"¿Chu­lo, adi­vino? Llá­ma­lo co­mo quie­ras. Sa­bía que iba a ga­nar 'Mas­te­rchef'. No ha­bía op­ción"

Na­cí en Ma­drid ha­ce 28 años, pe­ro me sien­to gra­na­dino. Soy fut­bo­lis­ta y en Co­lom­bia co­no­cí la fa­ma, así que la po­pu­la­ri­dad de ga­nar 'Mas­te­rchef' no me co­ge de nue­vas. Pu­bli­co mi li­bro de re­ce­tas.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él - Jor­ge Bra­za­lez

Xl­se­ma­nal. Ha di­cho que no es­ta­ba dis­pues­to a per­der es­te con­cur­so. Jor­ge Bra­za­lez. Sí, no me ca­bía otra op­ción: no me iba a con­for­mar con in­ten­tar­lo. Sa­bía que el des­tino me te­nía re­ser­va­do es­te triun­fo. XL. ¿Es us­ted muy chu­lo o adi­vino? J.B. Llá­ma­lo co­mo quie­ras. He ido a ga­nar y lo he con­se­gui­do, que es lo im­por­tan­te, aun­que no ha re­sul­ta­do na­da fá­cil. Ga­nar Mas­te­rchef ha si­do un ja­rro de agua ca­lien­te, la me­jor ex­pe­rien­cia de mi vi­da. XL. Na­da más ga­nar, se ti­ró al sue­lo para ce­le­brar­lo, cual fut­bo­lis­ta que es. J.B. Era co­mo ce­le­brar un gol y mi Nat­han [otro con­cur­san­te] se ti­ró en­ci­ma de mí; des­pués se ti­ra­ron mis her­ma­nos. Fue un mo­men­to bes­tial. XL. A los 15 años se fue de ca­sa… J.B. Sí, en­tré en el Atlé­ti­co de Ma­drid; aun­que a mí ma­dre le hu­bie­ra gus­ta­do que es­tu­dia­se al­go más, pe­ro siem­pre he es­ta­do muy uni­do a mi fa­mi­lia. XL. Di­ce que fue una eta­pa muy du­ra, ¿llo­ró al­gu­na no­che?

J.B. Sí, he pa­sa­do mo­men­tos du­ros; no ha si­do fá­cil, pe­ro no he llo­ra­do; siem­pre he si­do muy frío y tem­pla­do. XL. En Formentera se le co­no­cía más co­mo ju­ga­dor de Ter­ce­ra Di­vi­sión que co­mo co­ci­ne­ro de pri­me­ra. J.B. Es que ga­na­mos la li­ga con el SD Formentera y, aun­que tra­ba­ja­ba en un bar, lo ha­cía so­lo en ve­rano. Pe­ro yo ya te­nía la idea de mon­tar un res­tau­ran­te en el fu­tu­ro. XL. Di­ce que quie­re po­ner­lo con ‘su Nat­han’ del al­ma, ¿sa­be có­mo ter­mi­nan dos ga­llos en un mis­mo co­rral? J.B. Nooo… Yo creo que él no es tan ga­llo. He­mos tra­ba­ja­do jun­tos en el pro­gra­ma muy bien. Cuan­do yo era ca­pi­tán, lo ele­gía siem­pre por­que es es­tu­pen­do trabajar con él. XL. Así que su re­la­ción más ín­ti­ma no ha si­do con Mi­ri, sino con Nat­han. J.B. A Mi­ri le ten­go mu­cho ca­ri­ño, pe­ro ca­da uno si­gue su vi­da. Al fi­nal, Nat­han va a ser mi pa­re­ja en San Se­bas­tián, don­de nos va­mos jun­tos al Bas­que Cu­li­nary Cen­ter [ríe]. XL. De­jó el fút­bol para ir­se a trabajar con su pa­dre. J.B. Sí, él tie­ne un ne­go­cio de se­gu­ros y fi­nan­zas y, tras una eta­pa ha­cien­do se­gu­ros, de­ci­dí ve­nir a Ma­drid a trabajar en el lo­cal de un ami­go don­de me pre­pa­ré para el cas­ting de Mas­te­rchef. XL. Di­ce que nun­ca ten­drá una Ther­mo­mix y que no quie­re usar la olla ex­prés. J.B. Por­que ade­lan­tar los pa­sos de la co­ci­na es per­der el en­can­to, es mu­cho más bo­ni­to gui­sar a fue­go len­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.