Tra­ba­jo y bra­gue­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

en al­gún ar­tícu­lo re­cien­te he­mos se­ña­la­do que la exal­ta­ción cre­cien­te de los de­re­chos de bra­gue­ta dis­cu­rre pa­ra­le­la al agos­ta­mien­to de los de­re­chos de­ri­va­dos del tra­ba­jo. Es un he­cho pal­ma­rio que cual­quier per­so­na que no es­té ob­tu­ra­da por la con­ta­mi­na­ción ideo­ló­gi­ca pue­de com­pro­bar fá­cil­men­te. Has­ta me atre­ve­ría a de­cir que po­drían ela­bo­rar­se cua­dros si­nóp­ti­cos en los que se cons­ta­ta­ría có­mo ca­da agresión a los de­re­chos la­bo­ra­les se ha com­pen­sa­do con una ale­gría de bra­gue­ta. Des­de lue­go, po­dría ela­bo­rar­se en el ca­so es­pa­ñol: el di­vor­cio se le­ga­li­zó en la mis­ma épo­ca en la que se am­pa­ra­ba el des­pi­do li­bre; el abor­to se per­mi­tió a la vez que se aco­me­tía el des­man­te­la­mien­to de nues­tra in­dus­tria; el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual se re­co­no­ció a la vez que se in­tro­du­cían ‘re­for­mas la­bo­ra­les’ que con­ver­tían al tra­ba­ja­dor en un tra­po de usar y ti­rar (¡fle­xi­bi­li­za­ción del em­pleo!); y, en fin, los pos­tu­la­dos trans­gé­ne­ro se es­tán im­po­nien­do a la vez que se ins­tau­ra la sar­cás­ti­ca­men­te lla­ma­da ‘eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va’ y el cí­ni­ca­men­te de­no­mi­na­do ‘em­pren­di­mien­to’, que con­vier­ten al tra­ba­ja­dor en un zas­can­dil que tie­ne que bus­car­se la vi­da de las for­mas más in­de­co­ro­sas y men­di­can­tes. Pe­ro na­die se atre­ve a se­ña­lar es­te he­cho pal­ma­rio. Ocu­rre así, por ejem­plo, con cier­to ca­to­li­cis­mo pom­pier, que a la vez que de­fien­de has­ta des­ga­ñi­tar­se la fa­mi­lia y la vi­da ca­lla an­te los desafue­ros del ca­pi­ta­lis­mo. Y tam­po­co las iz­quier­das a la vio­le­ta tie­nen el va­lor de afron­tar es­ta reali­dad, pues son rehe­nes de las po­lí­ti­cas de iden­ti­dad (fe­mi­nis­mos, ho­mo­se­xua­lis­mos, et­cé­te­ra) que la plu­to­cra­cia im­pul­sa des­de los años se­ten­ta, pa­ra des­ac­ti­var las reivin­di­ca­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res; y aho­ra, des­pués de ha­ber trai­cio­na­do a los tra­ba­ja­do­res, las iz­quier­das cla­man con­tra los abusos del ca­pi­ta­lis­mo de for­ma fa­ri­sai­ca, a la vez que ma­man de la te­ta de So­ros y sus ma­ria­chis. Hu­bo, des­de lue­go, es­pí­ri­tus pers­pi­ca­ces que avi­zo­ra­ron es­ta es­tra­te­gia de la plu­to­cra­cia; ahí es­tá, por ejem­plo, Pa­so­li­ni, quien ya en 1972 de­nun­cia­ba que el ca­pi­ta­lis­mo es­ta­ba pro­mo­vien­do una re­vo­lu­ción an­tro­po­ló­gi­ca que los iz­quier­dis­tas abra­za­rían con de­nue­do. Pe­ro pron­to los iz­quier­dis­tas chu­póp­te­ros des­cu­bri­rían que re­cla­mar de­re­chos de bra­gue­ta les per­mi­tía ma­mar de la te­ta y ha­cer postureo cos­mé­ti­co, mien­tras que re­cla­mar me­jo­ras la­bo­ra­les los es­tig­ma­ti­za­ba y no les per­mi­tía co­mer­se ni un co­lín. Es una evi­den­cia in­con­tes­ta­ble que la ero­sión de los de­re­chos del tra­ba­jo ha dis­cu­rri­do pa­ra­le­la a la exal­ta­ción de los de­re­chos de bra­gue­ta. Y es que to­da re­vo­lu­ción eco­nó­mi­ca ne­ce­si­ta des­truir el or­den so­cial que obs­ta­cu­li­za su cre­ci­mien­to. Lo ex­pu­so de for­ma des­car­na­da Wal­ter Lipp­mann (pro­mo­tor en 1938 de un cé­le­bre co­lo­quio que mu­chos con­si­de­ran el ori­gen in­te­lec­tual de la re­vo­lu­ción neo­ca­pi­ta­lis­ta) en su obra The Good So­ciety: «Se ha pro­du­ci­do una re­vo­lu­ción en el mo­do de pro­duc­ción. Pe­ro es­ta re­vo­lu­ción tie­ne lu­gar en hom­bres que han he­re­da­do un gé­ne­ro de vi­da en­te­ra­men­te dis­tin­to. Así que el re­ajus­te ne­ce­sa­rio de­be ex­ten­der­se a to­do el or­den so­cial por en­te­ro. (…) De­bi­do a la na­tu­ra­le­za de las co­sas, una eco­no­mía di­ná­mi­ca de­be alo­jar­se ne­ce­sa­ria­men­te en un or­den so­cial pro­gre­sis­ta. (…) Los ver­da­de­ros pro­ble­mas de las so­cie­da­des mo­der­nas se plan­tean so­bre to­do allí don­de el or­den so­cial no es com­pa­ti­ble con las ne­ce­si­da­des de la di­vi­sión del tra­ba­jo. Una re­vi­sión de los pro­ble­mas ac­tua­les no se­ría más que un ca­tá­lo­go de ta­les in­com­pa­ti­bi­li­da­des. El ca­tá­lo­go em­pe­za­ría por lo he­re­da­do, enu­me­ra­ría to­das las cos­tum­bres, las le­yes, las ins­ti­tu­cio­nes y las po­lí­ti­cas y só­lo se com­ple­ta­ría des­pués de ha­ber tra­ta­do la no­ción que tie­ne el hom­bre de su des­tino en la Tie­rra y sus ideas acer­ca de su al­ma. Por­que to­do con­flic­to en­tre la he­ren­cia so­cial y la for­ma en que los hom­bres de­ben ga­nar­se la vi­da aca­rrea ne­ce­sa­ria­men­te un des­or­den». Lipp­mann ad­vir­tió en fe­cha muy tem­pra­na que la re­vo­lu­ción neo­ca­pi­ta­lis­ta no po­dría triun­far mien­tras no se ins­tau­ra­sen gé­ne­ros de vi­da acor­des

La ero­sión de los de­re­chos del tra­ba­jo ha dis­cu­rri­do pa­ra­le­la a la exal­ta­ción de los de­re­chos de bra­gue­ta

con su mo­de­lo eco­nó­mi­co, has­ta que no hu­bie­se un ‘re­ajus­te’ en el or­den so­cial. Esa re­vo­lu­ción an­tro­po­ló­gi­ca, ne­ce­sa­ria pa­ra la ex­pan­sión del ca­pi­ta­lis­mo, exi­ge des­truir víncu­los fa­mi­lia­res, es­ta­ble­cer la com­pe­ten­cia en­tre los se­xos y fo­men­tar el an­ti­na­ta­lis­mo; exac­ta­men­te lo que los de­re­chos de bra­gue­ta han con­se­gui­do. Quie­nes se des­ga­ñi­tan a fa­vor de la fa­mi­lia y exal­tan el ca­pi­ta­lis­mo, co­mo quie­nes cla­man con­tra el ca­pi­ta­lis­mo mien­tras exal­tan los de­re­chos de bra­gue­ta, son im­pos­to­res al ser­vi­cio del mis­mo amo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.