¿Y a mí qué me im­por­ta?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das

que en el co­ra­zón de ca­da uno vi­ve –y rei­na– un vo­yeur es más que una ob­vie­dad. Pa­ra al­gu­nos ofi­cios, co­mo el de es­cri­tor, por ejem­plo, ser­lo es con­di­ción in­dis­pen­sa­ble. De he­cho, exis­ten dos ti­pos de es­cri­to­res: los narcisistas vo­yeurs de sí mis­mos y los es­pías y avis­ta­do­res de con­duc­tas y pa­sio­nes aje­nas. Sin es­te mal vi­cio ja­más ha­bría­mos co­no­ci­do a Ham­let, o al Qui­jo­te, tam­po­co a la du­que­sa de Guer­man­tes, o a Eli­za­beth Ben­net, es­pe­jo to­do de nues­tras gran­de­zas y de nues­tras más inefa­bles mi­se­rias. He­cha la sal­ve­dad, y una vez con­fe­sa­do que yo tam­bién me de­di­co a mi­rar me­ta­fó­ri­ca –o tal vez no tan me­ta­fó­ri­ca­men­te– por el ojo de la ce­rra­du­ra, dí­gan­me, por fa­vor, por ca­ri­dad, que no soy la úni­ca ra­ra a la que le im­por­ta un hui­to el alar­de de ex­hi­bi­cio­nis­mo fu­rio­so y a la vez com­ple­ta­men­te inane que nos in­fes­ta. En televisión, por ejem­plo, anun­cian es­ta se­ma­na dos programas que ten­drían que ale­lar­me con opio pa­ra que acep­ta­se ver­los. Uno se lla­ma El puen­te y, se­gún pa­re­ce, se tra­ta de un reality en el que unos ga­chós tie­nen que cons­truir un puen­te de no sé qué ma­te­rial y su­frien­do to­do ti­po de pe­na­li­da­des. Mos­qui­tos, de­rrum­bes y, tal co­mo es pre­cep­ti­vo en es­te ti­po de show, in­fi­ni­tos in­sul­tos, pe­leas y vi­tu­pe­rios de par­te de sus com­pa­ñe­ros concursantes. El se­gun­do pro­gra­ma se lla­ma La is­la, y en ella, por lo vis­to, han en­ce­rra­do a unos in­di­vi­duos ca­chas con en­tre­na­mien­to de ma­ri­nes que han de so­bre­vi­vir a otras tan­tas ad­ver­si­da­des. Qui­zá, si es­te ti­po de emi­sio­nes no fue­ran tan cló­ni­cas y pre­vi­si­bles, me ha­bría in­tere­sa­do ob­ser­var a esas es­for­za­das ra­tas de la­bo­ra­to­rio y com­pro­bar sus reac­cio­nes. Pe­ro to­dos es­tos programas –ya sean las in­fi­ni­tas ver­sio­nes de Mas­te­rchef co­mo las ago­ta­do­ras y tam­bién in­fi­ni­tas re­edi­cio­nes de Gran Her­mano— es­tán guio­ni­za­dos de mo­do que ya sa­be uno to­do lo que va a pa­sar. Unos concursantes se enamo­ra­rán ha­cién­do­nos tes­ti­gos de sus eflu­vios; otros ten­drán con­flic­tos (cuan­to más es­ca­bro­so y es­ca­to­ló­gi­co, me­jor) con sus com­pa­ñe­ros de cau­ti­ve­rio. Y por fin, to­dos, ab­so­lu­ta­men­te to­dos sin ex­cep­ción, llo­ra­rán y mo­quea­rán co­mo pla­ñi­de­ras. ¿Por qué? Cual­quier ra­zón es bue­na. Por­que se les ha pe­ga­do la be­cha­mel, si se tra­ta de un con­cur­so cu­li­na­rio; por­que le han ro­ba­do la fo­to del no­vio/no­via que ate­so­ra­ba ba­jo la al­moha­da mien­tras él o ella se en­tre­ga­ba al 'edre­do­ning'; por­que en la is­la me ha pi­ca­do una mos­ca y a ver si va ser la tse-tse… An­te to­das es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes, co­mo tam­bién an­te los con­ti­nuos alar­des que pue­de uno ver en la Red con­ver­ti­dos en tren­ding topic: un ti­po que ca­mi­na por la cor­ni­sa de un edi­fi­cio de cien­to vein­te pi­sos can­tan­do Si te vas, yo tam­bién me voy; un fu­lano al que le da por en­gu­llir gri­llos vi­vos y ex­pli­car­nos a qué sa­ben; una se­ño­ra de Bris­tol que mues­tra or­gu­llo­sa las 3456 bar­bies de to­das las ra­zas que for­man su co­lec­ción (el ví­deo du­ra tres cuar­tos de ho­ra, ca­si ná)… An­te to­do es­te des­plie­gue de con­duc­tas hu­ma­nas pen­sa­das, su­pon­go, pa­ra atraer el ojo ajeno y, de pa­so, su apro­ba­ción –o su mie­do y/o re­pug­nan­cia, que, por lo vis­to, hoy día vie­ne a ser lo mis­mo–, lo úni­co que me da por pen­sar es: ¿y a mí qué me im­por­ta? ¿A mí qué más me da lo que ha­ce, co­me, di­ce, be­be, llo­ra, pa­ta­lea, can­ta o chin­ga to­da esa gen­te? A con­ti­nua­ción, me he pre­gun­ta­do por qué a una vo­yeur con­fe­sa co­mo yo, más aún, por qué a al­guien que ha he­cho del vi­cio de ob­ser­var al pró­ji­mo su pro­fe­sión le in­tere­sa po­co y na­da lo que ve en ese in­com­pa­ra­ble es­ca­pa­ra­te de pa­sio­nes hu­ma­nas que son los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Y he des­cu­bier­to que me trae al fres­co por una ra­zón muy sen­ci­lla. Por­que to­do es men­ti­ra. Mien­te el que co­me y mien­te el que di­ce, mien­te el que ha­ce y el que su­fre y mien­te has­ta el que chin­ga. To­dos re­pre­sen­tan un

¿A mí qué más me da lo que ha­ce, co­me, di­ce, be­be, llo­ra, pa­ta­lea, can­ta o chin­ga to­da esa gen­te?

pa­pel. Es cier­to que en la vi­da nor­mal fin­gi­mos, y mu­cho, pe­ro uno no mien­te por men­tir, sino pa­ra con­se­guir otros fi­nes que no son la sim­ple y ton­ta ex­hi­bi­ción inane. Por eso ten­go la es­pe­ran­za de que pron­to nos can­sa­re­mos to­dos de tan­ta im­be­ci­li­dad pro­gra­ma­da. Ob­ser­var la vi­da es mu­chí­si­mo más in­tere­san­te que ver lo que ha­cen to­dos esos nar­ci­sos com­pul­si­vos por muy bes­tia, cruel, exa­ge­ra­do o es­tú­pi­do que sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.