Ani­ma­les de com­pa­ñía

'Dun­ker­que'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - Por

se­gu­ra­men­te, en­tre to­das las pe­lí­cu­las del pa­sa­do ve­rano (no in­clu­yo bo­drios ga­lác­ti­cos o de su­per­hé­roes), la más exi­to­sa ha­ya si­do Dun­ker­que, una re­crea­ción del cé­le­bre epi­so­dio bé­li­co di­ri­gi­da por Ch­ris­top­her No­lan. Aun­que el director siem­pre me ha des­per­ta­do re­ti­cen­cias, acu­dí con mu­cha cu­rio­si­dad a ver la pe­lí­cu­la, pues la eva­cua­ción de las tro­pas in­gle­sas en Dun­ker­que es uno de los epi­so­dios más de­ter­mi­nan­tes de la historia con­tem­po­rá­nea (ca­si tan im­por­tan­te co­mo la ba­ta­lla de Sta­lin­gra­do y, des­de lue­go, mu­cho más im­por­tan­te que el des­em­bar­co de Nor­man­día con el que los yan­quis nos han mar­ti­llea­do las me­nin­ges); pues fue en Dun­ker­que don­de Hitler –que allí pu­do ha­cer fos­fa­ti­na al ejér­ci­to bri­tá­ni­co– em­pe­zó a per­der la gue­rra. Dun­ker­que me re­sul­tó una pe­lí­cu­la me­dio­cre, por mo­men­tos mos­tren­ca, y des­de lue­go inep­ta en sus pre­ten­di­das vir­gue­rías na­rra­ti­vas. No­lan, pa­ra po­ner pa­lo­tes a los ga­fa­pas­tas, al­ter­na tres ac­cio­nes que no son si­mul­tá­neas (la pri­me­ra se ex­tien­de a lo lar­go de to­da una se­ma­na, la se­gun­da se desa­rro­lla du­ran­te un día, la ter­ce­ra ape­nas abar­ca una ho­ra) y, al ba­ra­jar­las, in­cu­rre en un em­pa­cho­so zu­rri­bu­rri. Por lo de­más, No­lan rehú­ye ha­cer una pe­lí­cu­la épi­ca, cons­cien­te de que pre­sen­tar la eva­cua­ción de las tro­pas co­mo una ha­za­ña re­sul­ta­ría ri­dícu­lo; pe­ro se las arre­gla pa­ra que el re­plie­gue bri­tá­ni­co no re­sul­te del to­do in­de­co­ro­so e in­clu­ye al­gu­na mis­ti­fi­ca­ción de bul­to (exa­ge­ran­do, por ejem­plo, el pa­pel de bar­cos pes­que­ros y de re­creo en el sal­va­men­to de las tro­pas). Pe­ro ta­les mis­ti­fi­ca­cio­nes son li­cen­cias com­pren­si­bles en una pe­lí­cu­la; pues de lo que se tra­ta es de al­can­zar un clí­max acep­ta­ble. El éxi­to de Dun­ker­que re­sul­ta es­pe­cial­men­te lla­ma­ti­vo por dos ra­zo­nes que sir­ven pa­ra ex­pli­car­nos el cli­ma es­pi­ri­tual de nues­tra épo­ca. Re­sul­ta lla­ma­ti­vo, en pri­mer lu­gar, por­que mu­chos de sus per­so­na­jes son pre­sen­ta­dos de for­ma po­co he­roi­ca. Re­cu­rren a las más di­ver­sas tre­tas pa­ra es­ca­quear­se del com­ba­te y ser eva­cua­dos an­tes que na­die (¡an­tes in­clu­so que los he­ri­dos!) o pa­de­cen cri­sis ner­vio­sas que los tor­nan egoís­tas y co­bar­do­nes. No se nos es­ca­pa que en una gue­rra ta­les com­por­ta­mien­tos de­ben ser fre­cuen­tes; pe­ro lo que re­sul­ta cho­can­te es que a tra­vés de su ex­hi­bi­ción se lo­gre la iden­ti­fi­ca­ción de los es­pec­ta­do­res (pues el éxi­to de una pe­lí­cu­la dra­má­ti­ca se ci­fra so­bre to­do en que la au­dien­cia se con­mue­va con las tri­bu­la­cio­nes de sus pro­ta­go­nis­tas). In­du­da­ble­men­te, si ta­les com­por­ta­mien­tos pro­vo­can empatía es por­que los es­pec­ta­do­res con­si­de­ra­mos que, pues­tos en la mis­ma te­si­tu­ra, ha­ría­mos exac­ta­men­te lo mis­mo. Pe­ro na­die sa­be a ciencia cier­ta si, an­te pe­li­gros que no ha vi­vi­do, reac­cio­na­ría con ga­llar­día o pon­dría pies en pol­vo­ro­sa; de he­cho, la historia es­tá pla­ga­da de pre­sun­tos va­lien­tes que se com­por­ta­ron de for­ma pu­si­lá­ni­me an­te el pe­li­gro, y tam­bién de pre­sun­tos co­bar­des que mos­tra­ron una ga­llar­día inau­di­ta. La ra­zón por la que nos iden­ti­fi­ca­mos con esos com­por­ta­mien­tos tan po­co he­roi­cos es, a mi jui­cio, de otra ín­do­le mu­cho más in­quie­tan­te: tie­ne que ver con nues­tras an­sias in­fi­ni­tas de paz, con nues­tro re­cha­zo vis­ce­ral de to­das las gue­rras, con nues­tra con­de­na ta­jan­te de to­da for­ma de vio­len­cia. Ya na­die (o ca­si na­die) se de­tie­ne a con­si­de­rar que hay gue­rras jus­tas, pa­ces exe­cra­bles, vio­len­cias tris­te­men­te ne­ce­sa­rias. Es­ta ac­ti­tud re­ve­la, en el fon­do, una pa­vo­ro­sa gan­gre­na so­cial; y, sin du­da, es un ins­tru­men­to ex­plo­si­vo en ma­nos de nues­tros enemi­gos, que sa­ben que nues­tro fo­fo pa­ci­fis­mo es el me­jor au­gu­rio de su triun­fo. El éxi­to de Dun­ker­que re­sul­ta tam­bién lla­ma­ti­vo por otra ra­zón. Se tra­ta de una pe­lí­cu­la en la que el enemi­go nun­ca tie­ne ros­tro. Al­gu­nos crí­ti­cos inanes se han ex­pli­ca­do es­ta au­sen­cia co­mo una blan­den­gue­ría de No­lan, que no ha­bría que­ri­do ofen­der a los ale­ma­nes (¡co­mo si los ale­ma­nes, des­pués de ver mil pe­lí­cu­las de na­zis pro­ter­vos, no hu­bie­sen cria­do ca­llo!). Pe­ro la ex­pli­ca­ción es mu­cho más desa­so­se­gan­te: en reali­dad, No­lan –un ci­neas­ta ple­na­men­te sis­té­mi­co– ocul­ta al enemi­go por­que no quie­re in­da­gar en las cau­sas por las que Hitler evi­tó

Ya na­die (o ca­si na­die) se de­tie­ne a con­si­de­rar que hay gue­rras jus­tas, pa­ces exe­cra­bles, vio­len­cias tris­te­men­te ne­ce­sa­rias

Qma­sa­crar a las tro­pas bri­tá­ni­cas, que te­nía arrin­co­na­das y a su mer­ced en Dun­ker­que. Sa­be que si in­da­ga­se en tan pe­lia­gu­do asun­to lle­ga­ría a con­clu­sio­nes in­tran­qui­li­za­do­ras, que po­drían pin­tar a un Hitler mag­ná­ni­mo, o tal vez (mu­cho más pro­ba­ble) tan só­lo prag­má­ti­co y de­seo­so de fir­mar un rá­pi­do ar­mis­ti­cio con In­gla­te­rra. Que una pe­lí­cu­la tan po­co pe­ne­tran­te (¡na­da pe­ne­tran­te, en reali­dad!) re­sul­te tan exi­to­sa nos re­ve­la, en fin, que nues­tra épo­ca vi­ve muy có­mo­da­men­te ins­ta­la­da en su col­chón de dul­ces men­ti­ras. Que nues­tra épo­ca te­me tan­to la ver­dad co­mo el le­pro­so con­tem­plar­se an­te el es­pe­jo que mues­tra sus lla­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.