El triun­fo de las mu­cha­chas en flor

Sus car­te­les de mu­je­res sen­sua­les con­ta­gia­ron un es­ti­lo nue­vo a la pin­tu­ra, la ar­qui­tec­tu­ra y la de­co­ra­ción. Lue­go, los na­zis lo per­si­guie­ron y los so­vié­ti­cos ocul­ta­ron su le­ga­do. Una gran ex­po­si­ción reivin­di­ca al pa­dre del 'art nou­veau'.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer - POR FÁ­TI­MA URIBARRI

ERA EL DÍA DE NA­VI­DAD. ALP­HON­SE MU­CHA CO­RRE­GÍA PRUE­BAS EN LA IM­PREN­TA. ES­TA­BA SO­LO. POR ESO FUE ÉL QUIEN ATEN­DIÓ A LA AC­TRIZ SA­RAH BERN­HARDT, 'LA DI­VI­NA SA­RAH': NO LE GUS­TA­BA EL CAR­TEL QUE ANUN­CIA­BA LA OBRA TEA­TRAL 'GIS­MON­DA'. QUE­RÍA CAM­BIAR­LO.

A ALP­HON­SE MU­CHA LE EN­TRÓ PÁ­NI­CO:

era im­po­si­ble lo­ca­li­zar a na­die. De­ci­dió ju­gár­se­la, pin­tar­lo él. Se arries­gó y di­se­ñó un car­tel ab­so­lu­ta­men­te rompe­dor. Es fá­cil ima­gi­nar­lo con­te­nien­do el alien­to mien­tras, unos días des­pués, es­pe­ra­ba el ve­re­dic­to de la gran Sa­rah Bern­hardt. La ac­triz reac­cio­nó co­mo la gran di­va que era, de ma­ne­ra des­me­su­ra­da: el car­tel le en­tu­sias­mó. Ese chi­co era un ge­nio, y ella, que ade­más de ar­tis­ta era una ex­per­ta pro­pa­gan­dis­ta de sí mis­ma, lo con­tra­tó en ex­clu­si­va por seis años. Ade­más de más car­te­les, Alp­hon­se Mu­cha –que has­ta en­ton­ces era un hu­mil­de ilus­tra­dor che­co abrién­do­se ca­mino en Pa­rís– se en­car­gó de di­se­ñar el ves­tua­rio y la es­ce­no­gra­fía de las obras de la com­pa­ñía tea­tral de la Bern­hardt. Aquel car­tel fue su ca­ta­pul­ta. El 1 de enero de 1895, su par­ti­cu­lar vi­sión de Gis­mon­da em­pa­pe­ló las ca­lles de Pa­rís. Las co­pias de ese pri­mer af­fi­che se con­vir­tie­ron en pie­zas de co­lec­cio­nis­ta: las arran­ca­ban por la no­che. Pa­re­ce que ha­bía un de­seo la­ten­te de una

nue­va es­té­ti­ca y Mu­cha lo des­ta­pó, hi­zo lo que el pú­bli­co que­ría ver. «La gen­te era fe­liz de po­der sa­ciar su sed de be­lle­za en una nue­va fuen­te», es­cri­bió el ar­tis­ta che­co. «Gus­tó tan­to por­que era muy fres­co vi­sual­men­te, uti­li­za­ba los co­lo­res de una ma­ne­ra dis­tin­ta y elon­ga­ba la fi­gu­ra que, ade­más, que­da­ba dig­ni­fi­ca­da, muy be­lla», ex­pli­ca To­mo­ko Sa­to, co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción Alp­hon­se Mu­cha, que mos­tra­rá 200 de sus obras en el pa­la­cio de Ga­vi­ria en Ma­drid.

ÉPO­CA DE CAM­BIOS. El fin de si­glo con sus avan­ces tec­no­ló­gi­cos bu­llía de cam­bios. El pro­pio Mu­cha veía des­de su apar­ta­men­to los avan­ces en la cons­truc­ción de la To­rre Eif­fel, que se eri­gía pa­ra la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 1889. Na­cían nue­vas in­quie­tu­des. El co­mer­cian­te de arte Sieg­fried Bing pe­día nue­vas ideas pa­ra mos­trar­las en su ga­le­ría La Mai­son de l'art Nou­veau. De ahí vie­ne una de las de­no­mi­na­cio­nes de es­ta co­rrien­te, que re­ci­bió va­rios nom­bres fru­to de la fu­sión con las tra­di­cio­nes lo­ca­les de allí adon­de lle­ga­ba. Se ha lla­ma­do 'se­ce­sión', 'ju­gends­til', 'mo­der­nis­mo', 'es­ti­lo Li­berty', in­clu­so –al prin­ci­pio– 'es­ti­lo Mu­cha'. Era una mis­ma co­rrien­te de re­no­va­ción ar­tís­ti­ca con un len­gua­je co­mún: «ele­gan­tes lí­neas cur­vas, flo­res y mo­ti­vos fi­to­mor­fos y es­bel­tas fi­gu­ras fe­me­ni­nas idea­li­za­das, de pe­lo lar­go y on­du­la­do», cuenta To­mo­ko Sa­to. Es­ta co­rrien­te te­nía in­fluen­cia orien­tal y se ex­ten­día a la pin­tu­ra, la ar­qui­tec­tu­ra y a las ar­tes de­co­ra­ti­vas y grá­fi­cas. Las nue­vas téc­ni­cas de im­pre­sión im­pul­sa­ron la in­dus­tria li­bre­ra, na­cie­ron editoriales, sur­gie­ron pues­tos de tra­ba­jo pa­ra ilus­tra­do­res co­mo Mu­cha. Ahí des­ta­có él por­que co­no­cía las la­bo­res de im­pren­ta y crea­ba sus car­te­les pen­san­do en fa­ci­li­tar la im­pre­sión: ha­cía trazos muy mar­ca­dos y su­per­vi­sa­ba el pro­ce­so de co­lo­ra­ción con los téc­ni­cos del ta­ller. Por eso sus car­te­les so­bre­sa­lían, por su per­fec­ción. Y por su ca­rác­ter es­la­vo, uno de los sellos de Mu­cha y uno de los gran­des afa­nes de su vi­da.

Sus car­te­les des­ta­can por su per­fec­ción. Mu­cha do­mi­na­ba tam­bién las téc­ni­cas de im­pren­ta

Alp­hon­se Mu­cha des­ta­có en su Mo­ra­via na­tal co­mo di­bu­jan­te y de­co­ra­dor. El con­de Khue­nbe­la­si que­dó des­lum­bra­do por su ta­len­to y fi­nan­ció sus es­tu­dios en Mú­nich y Pa­rís. A Fran­cia llegó en 1887. En­se­gui­da se arri­mó al gru­po de ar­tis­tas che­cos. Era un pa­trio­ta fer­vien­te y un ad­mi­ra­dor de lo es­la­vo. En sus obras des­ta­can los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos de la cul­tu­ra bi­zan­ti­na. Se ven en Gis­mon­da, en los ador­nos del ves­ti­do de la di­va, en las te­se­las de mo­sai­co de la pa­red del fon­do que for­man la cruz or­to­do­xa y en la com­po­si­ción que con­vier­te a la fi­gu­ra fe­me­ni­na en una san­ta si­tua­da en un ni­cho.

EN BUS­CA DE LA TRAS­CEN­DEN­CIA.

En 1897, Mu­cha al­can­za la con­sa­gra­ción con una gran mues­tra en Pa­rís en el Sa­lon des Cent. La Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 1900 con­so­li­da su fa­ma: su es­ti­lo se ex­ten­día por el mun­do y se con­ta­gia­ba a las jo­yas, mue­bles, ob­je­tos de de­co­ra­ción... Pe­ro él an­sia­ba una tras­cen­den­cia más es­pi­ri­tual. Qui­so ha­cer al­go más pro­fun­do. De ese afán pro­vie­ne Le Pa­ter, ins­pi­ra­do en el pa­dre­nues­tro. Sus in­quie­tu­des es­pi­ri­tua­les lo lle­va­ron a la ma­so­ne­ría, el eso­te­ris­mo, la teo­so­fía, el mis­ti­cis­mo y el ocul­tis­mo (don­de coin­ci­dió con Au­gust Strind­berg). «Era más un filósofo que un pin­tor», di­jo su hi­jo Ji­rí. Tam­bién fue un na­cio­na­lis­ta con­ven­ci­do. En 1911 co­men­zó el gran pro­yec­to de su vi­da, una se­rie de 20 pin­tu­ras mo­nu­men­ta­les pa­ra des­cri­bir la historia che­ca y de los pue­blos es­la­vos. En 1918 na­ció una Che­cos­lo­va­quia in­de­pen­dien­te. Alp­hon­se Mu­cha se im­pli­có de lleno y di­se­ñó los pri­me­ros bi­lle­tes y sellos del país. Pe­ro el sue­ño ter­mi­nó muy pron­to. Con Hitler vo­ci­fe­ran­do ame­na­zas, el ar­tis­ta to­mó los pin­ce­les pa­ra de­di­car un tríp­ti­co a la hu­ma­ni­dad. No llegó a ter­mi­nar­lo. Los tan­ques ale­ma­nes mar­cha­ron so­bre Pra­ga en mar­zo de 1939. La Ges­ta­po no tar­dó en ir a bus­car al ar­tis­ta: lo tor­tu­ra­ron y lo sol­ta­ron. A los po­cos días mu­rió de pul­mo­nía. Tras la gue­rra lle­ga­ron los so­vié­ti­cos. El te­lón de ace­ro ocul­tó la obra de Mu­cha: sus mu­je­res sen­sua­les no en­ca­ja­ban con el rea­lis­mo so­cia­lis­ta. Ca­yó en el ol­vi­do. 'Re­su­ci­tó' en 1963. En Lon­dres. El Vic­to­ria and Al­bert Mu­seum le de­di­có un gran tri­bu­to. Des­per­ta­ron sus mu­je­res se­duc­to­ras de lí­neas cur­vas, flo­res y ara­bes­cos. Atra­je­ron a los hip­pies. La psi­co­de­lia se que­dó pren­da­da del aro­ma del art nou­veau, de su pa­sión por las flo­res y de la sin­fo­nía de paz y amor que se des­pren­de de las sen­sua­les da­mas de Alp­hon­se Mu­cha. Los ar­tis­tas pop se fi­ja­ron en él pa­ra di­se­ñar por­ta­das de dis­cos y pós­te­res. To­da­vía su­ce­de: «Su arte es muy con­tem­po­rá­neo y si­gue ins­pi­ran­do a mu­chos ar­tis­tas», afir­ma su bis­nie­to Mar­cus Mu­cha.

Fer­vien­te na­cio­na­lis­ta che­co, di­se­ñó los pri­me­ros bi­lle­tes de su país. Cuan­do los ale­ma­nes en­tra­ron en Pra­ga, lo arres­tó la Ges­ta­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.