COM­PRO­BA­DO, LAS PE­NAS ROM­PEN EL CO­RA­ZÓN

Una nue­va dis­ci­pli­na, la psi­co­car­dio­lo­gía, de­mues­tra de ma­ne­ra cien­tí­fi­ca có­mo las emo­cio­nes in­flu­yen en el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, ex­pli­ca có­mo un dis­gus­to pue­de "li­te­ral­men­te" par­tir­nos el co­ra­zón y con­clu­ye que los ami­gos son la me­jor me­di­ci­na pa­ra evi

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Salud - POR PAUL KLAMMER

UNA NUE­VA DIS­CI­PLI­NA, la psi­co­car­dio­lo­gía, con­fir­ma la exis­ten­cia de una re­la­ción muy es­tre­cha en­tre el co­ra­zón y la men­te. Es­tá pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te có­mo las de­pre­sio­nes pue­den da­ñar el co­ra­zón y, a la in­ver­sa, có­mo un co­ra­zón en­fer­mo pue­de su­mir a las per­so­nas en una cri­sis psi­co­ló­gi­ca. Que el co­ra­zón y la men­te van de la mano es al­go que el ser hu­mano ha sa­bi­do de ma­ne­ra in­tui­ti­va des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Ya Aris­tó­te­les si­tua­ba en la ca­ja to­rá­ci­ca la fuen­te del su­fri­mien­to y de la ale­gría. Aho­ra, los cien­tí­fi­cos es­tán en con­di­cio­nes de des­cri­bir có­mo el amor y la tris­te­za, la pa­sión y la frus­tra­ción de­jan su im­pron­ta en nues­tro sis­te­ma cir­cu­la­to­rio. El co­ra­zón, el úni­co ór­gano cu­ya ac­ti­vi­dad po­de­mos per­ci­bir en to­do

Ale­gría, mie­do y ra­bia im­pul­san el sis­te­ma sim­pá­ti­co que ace­le­ra los la­ti­dos del co­ra­zón

mo­men­to, la­te al rit­mo de nues­tros sen­ti­mien­tos. Bas­ta con ver la fo­to de nues­tra pa­re­ja pa­ra que em­pie­ce a gol­pear des­bo­ca­do. El pul­so se ace­le­ra en ape­nas cua­tro se­gun­dos, se­gún han de­mos­tra­do in­ves­ti­ga­cio­nes de psi­có­lo­gos es­pa­ño­les. La pro­xi­mi­dad fí­si­ca, por su par­te, li­be­ra oxi­to­ci­na, re­du­ce la pre­sión ar­te­rial y mi­ti­ga la an­sie­dad. Ale­gría, mie­do o ra­bia ha­cen que en­tre en ac­ción el lla­ma­do 'sis­te­ma sim­pá­ti­co', que es el que lle­va al co­ra­zón a latir más rápido y con más

fuer­za. La re­la­ja­ción y la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad, por el con­tra­rio, re­fuer­zan el efec­to del sis­te­ma pa­ra­sim­pá­ti­co, que ac­túa so­bre el co­ra­zón con un efec­to tran­qui­li­za­dor. En ca­so de pe­li­gro, el ce­re­bro en­vía una se­ñal a las glán­du­las su­pra­rre­na­les, en­car­ga­das de se­gre­gar, en­tre otras sus­tan­cias, la adre­na­li­na. Es­ta hor­mo­na lle­ga al co­ra­zón a tra­vés de los va­sos san­guí­neos y ac­túa co­mo un es­ti­mu­lan­te. El ce­re­bro per­ci­be el gra­do de es­fuer­zo al que es­tá so­me­ti­do

Mé­di­cos ja­po­ne­ses des­cu­brie­ron en los años no­ven­ta el 'sín­dro­me del co­ra­zón ro­to'

en ca­da ins­tan­te el co­ra­zón a tra­vés de re­cep­to­res de pre­sión si­tua­dos en la aor­ta y en otros va­sos im­por­tan­tes. Hay pa­cien­tes in­far­ta­dos en los que no se en­con­tra­ron, en aná­li­sis pos­te­rio­res, ar­te­rias obs­trui­das ni vál­vu­las de­fec­tuo­sas o tras­tor­nos en los te­ji­dos vas­cu­la­res. Los mé­di­cos bus­can las cau­sas en el ám­bi­to psi­co­ló­gi­co y emo­cio­nal de esos pa­cien­tes. El co­ra­zón pue­de reac­cio­nar de una for­ma dra­má­ti­ca cuan­do per­de­mos al com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal o a un pa­rien­te cer­cano. Pue­de rom­per­se, ca­si en un sen­ti­do li­te­ral. Los pri­me­ros en des­cri­bir es­te fe­nó­meno fue­ron unos mé­di­cos ja­po­ne­ses a co­mien­zos de los años no­ven­ta. Es­ta­ban in­ves­ti­gan­do a pa­cien­tes in­gre­sa­dos con las se­ña­les

tí­pi­cas de un in­far­to, co­mo fal­ta de aire, do­lor pec­to­ral y al­te­ra­cio­nes en el elec­tro­car­dio­gra­ma, pe­ro que no pre­sen­ta­ban es­tre­cha­mien­to de los va­sos co­ro­na­rios. Com­pro­ba­ron, sin em­bar­go, que el co­ra­zón pre­sen­ta­ba un es­tre­cha­mien­to en la par­te me­dia y un abul­ta­mien­to en la in­fe­rior. Mé­di­cos de to­do el mun­do em­pe­za­ron a diag­nos­ti­car es­te cua­dro, es­pe­cial­men­te fre­cuen­te en mu­je­res tras la me­no­pau­sia y so­bre to­do en aque­llas que ha­bían per­di­do a sus pa­re­jas de to­da la vi­da. Por eso, los car­dió­lo­gos lla­man a es­te fe­nó­meno 'sín­dro­me del co­ra­zón ro­to'. No siem­pre las al­te­ra­cio­nes lle­gan con los dis­gus­tos. Ex­pe­rien­cias ale­gres, co­mo ga­nar la lo­te­ría o una fiesta sor­pre­sa, tam­bién pue­den pro­vo­car un pseu­do­in­far­to. Pe­li­gro­so pue­de ser igual­men­te un ex­ce­so de pa­sión o una car­ga ex­ce­si­va de tra­ba­jo. En Ja­pón exis­te una pa­la­bra pa­ra es­te fe­nó­meno: ka­ros­hi. Allí, mu­chos cien­tos de per­so­nas mueren ca­da año des­pués de ha­ber te­ni­do que tra­ba­jar re­pe­ti­da­men­te 24 ho­ras se­gui­das. Hay otros fac­to­res. Un es­tu­dio del Helm­holtz Zen­trum de Mú­nich ha pro­ba­do que un 15 por cien­to de las muer­tes por pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res es­tán re­la­cio­na­das con la de­pre­sión. Y en los hom­bres, el su­fri­mien­to psi­co­ló­gi­co au­men­ta el ries­go de desa­rro­llar una en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar en la mis­ma me­di­da que lo ha­cen el co­les­te­rol al­to o el so­bre­pe­so. Du­ran­te una de­pre­sión, los sis­te­mas ner­vio­so y hor­mo­nal se en­cuen­tran en un estado de alar­ma pro­lon­ga­do. Los va­lo­res san­guí­neos se al­te­ran y au­men­tan mar­ca­do­res in­fla­ma­to­rios. Es­te cóc­tel pro­vo­ca un es­tre­cha­mien­to de los va­sos san­guí­neos. Las preo­cu­pa­cio­nes tam­bién pe­san en el co­ra­zón. Las per­so­nas pa­ra las que el tra­ba­jo es una fuen­te de es­trés pue­den ver au­men­ta­do su ries­go de su­frir un in­far­to car­dia­co o una em­bo­lia en un 40 por cien­to, mien­tras que, en el ca­so de la de­pre­sión, ese va­lor se dis­pa­ra has­ta el 70 por cien­to. Los cien­tí­fi­cos creen que las per­so­nas es­pe­cial­men­te pro­pen­sas a su­frir un in­far­to son aque­llas que no sa­ben de­cir que no en si­tua­cio­nes de so­bre­exi­gen­cia, ade­más de aque­llas con ten­den­cia a en­fa­dar­se fá­cil­men­te o que se mues­tran hos­ti­les en su tra­to con los de­más. Al mis­mo tiem­po pien­san que cual­quier cam­bio po­si­ti­vo en la psi­que mejora el estado fí­si­co. Men­te sa­na, co­ra­zón sano.

SE­CUE­LAS DEL IN­FAR­TO

A me­nu­do lo que tam­bién se cum­ple es el pro­ce­so in­ver­so: co­ra­zón en­fer­mo, men­te en­fer­ma. «Una en­fer­me­dad car­dia­ca sue­le ge­ne­rar in­se­gu­ri­dad y an­sie­dad en los pa­cien­tes», di­ce Hil­ka Gu­nold, di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de Psi­co­car­dio­lo­gía en el Cen­tro Car­dia­co de Leip­zig. «Se pier­de esa con­fian­za in­trín­se­ca en que el cuer­po va a se­guir fun­cio­nan­do co­mo siem­pre», con­fir­ma Ch­ris­toph Her­mann-lin­gen, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Me­di­ci­na Psi­co­so­má­ti­ca y Psi­co­te­ra­pia en la Uni­ver­si­dad de Go­tin­ga. «No es ra­ro que a un in­far­to de mio­car­dio le si­ga un in­far­to del yo», aña­de. Al me­nos uno de ca­da cin­co afec­ta­dos desa­rro­lla una de­pre­sión o un tras­torno por an­sie­dad que pre­ci­sa tra­ta­mien­to. Mu­chos psi­có­lo­gos y car­dió­lo­gos apues­tan por man­te­ner unas bue­nas re­la­cio­nes so­cia­les co­mo me­jor me­di­ci­na pa­ra te­ner un co­ra­zón sano y fe­liz. Va­rios es­tu­dios han de­mos­tra­do que el apo­yo de la pa­re­ja o de un fa­mi­liar y el con­tac­to con ami­gos pro­lon­gan la vi­da. Las per­so­nas a las que les abri­mos nues­tro co­ra­zón se aca­ban con­vir­tien­do en su me­jor pro­tec­ción.

El su­fri­mien­to au­men­ta el ries­go de in­far­to en la mis­ma me­di­da que el co­les­te­rol al­to

EL CO­RA­ZÓN CO­MO CAM­PO DE BATALLA Con acrí­li­co y se­ri­gra­fía so­bre lien­zo plas­mó Andy War­hol su Hu­man heart, obra de 1979. Nue­vos es­tu­dios es­tán des­ci­fran­do la ac­ción de la men­te so­bre las do­len­cias car­dia­cas.

UNA MI­RA­DA OB­JE­TI­VA Leo­nar­do da Vin­ci fue uno de los pri­me­ros en ob­ser­var sin ta­bús la ana­to­mía de nues­tro co­ra­zón. En es­te di­bu­jo de 1512, el ar­tis­ta re­co­gió to­dos los de­ta­lles, in­clui­das las ar­te­rias co­ro­na­rias y las vál­vu­las car­dia­cas. Pa­ra sus es­tu­dios anató­mi­cos reali­zó en torno a 30 di­sec­cio­nes, he­cho que solo se co­no­ció tras la muer­te de Da Vin­ci.

CO­RA­ZÓN Y DO­LOR Frida Kah­lo pin­tó su re­tra­to do­ble Las dos Fri­das, en 1939, cuan­do se di­vor­ció de su ma­ri­do. El ves­ti­do blanco y el co­lo­ri­do ves­ti­do tra­di­cio­nal re­pre­sen­tan sus raí­ces eu­ro­peas y me­xi­ca­nas: dos co­ra­zo­nes la­ten en su pe­cho.

El pin­tor me­xi­cano Juan Pa­tri­cio Mor­le­te Ruiz ilus­tró con su cua­dro El co­ra­zón de Ma­ría (1759) un im­por­tan­te sím­bo­lo de la es­pi­ri­tua­li­dad ca­tó­li­ca. Des­de ha­ce si­glos se ha vin­cu­la­do el co­ra­zón con los sen­ti­mien­tos, tam­bién en­tre los egip­cios y los grie­gos. UN PU­ÑAL EN EL PE­CHO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.