Ani­ma­les de com­pa­ñía

Cha­mus­qui­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

cuan­do arde un bos­que es co­mo si al­go con­san­guí­neo nues­tro, al­go fa­mi­liar y que­ri­do, hu­bie­ra si­do lle­va­do al tor­men­to y des­pe­da­za­do. Po­cas imá­ge­nes nos so­bre­co­gen tan­to co­mo el in­cen­dio de un bos­que, tal vez por­que un bos­que es re­ser­va de vi­da y tam­bién me­tá­fo­ra de mu­chas de nues­tras in­quie­tu­des es­pi­ri­tua­les. Nues­tra her­man­dad con el ár­bol es ma­yor que con cual­quier cria­tu­ra de las que pue­blan la tie­rra: hun­di­das en la tie­rra las raí­ces, an­he­lan­tes de cie­lo las ra­mas, su­fri­do y ro­bus­to el tron­co. Es di­fí­cil en­con­trar una vi­da más tris­te que la de quien no co­bi­ja al­gún re­cuer­do in­fan­til aso­cia­do al bos­que, la de quien no guar­da me­mo­ria de al­gu­na aven­tu­ra o des­cu­bri­mien­to acae­ci­dos en un bos­que, la de quien no se es­tre­me­ce dul­ce­men­te al evo­car un pa­seo por el bos­que, una acam­pa­da en el bos­que, un en­cuen­tro (aun­que sea ape­nas en­tre­vis­to) con un ani­mal ace­chan­te o hui­di­zo en el bos­que. El bos­que nu­tre la ve­na ima­gi­na­ti­va y poé­ti­ca de los hom­bres des­de que el mun­do es mun­do. A la vez que nos ins­pi­ra un sen­ti­mien­to de fra­ter­ni­dad, nos con­mue­ve con su gran­de­za, nos in­vi­ta a pen­sar en mis­te­rios muy hon­dos, nos in­fun­de te­mor re­ve­ren­cial y ren­di­da gra­ti­tud, se­gún la cir­cuns­tan­cia, por­que tie­ne al­go de tem­plo a la in­tem­pe­rie don­de se co­bi­ja la tu­mul­tuo­sa vi­da. Por eso el in­cen­dio de un bos­que nos en­tris­te­ce y so­bre­co­ge tan­to (y a quien no le en­tris­te­ce y so­bre­co­ge es por­que es­tá en­fer­mo, tal vez in­fier­na­do). Sin em­bar­go, ca­da vez que en Es­pa­ña arde un bos­que, en lu­gar del due­lo de­bi­do aflo­ran dis­cu­sio­nes bi­zan­ti­nas so­bre la in­com­pe­ten­cia de nues­tros go­ber­nan­tes, so­bre la de­fi­cien­cia de nues­tros ser­vi­cios fo­res­ta­les, so­bre la fal­ta de coor­di­na­ción y la cha­pu­ce­ría de las di­ver­sas ad­mi­nis­tra­cio­nes, así co­mo pro­fe­sio­nes de fe en el cam­bio cli­má­ti­co, que ba­jo su cás­ca­ra cien­tí­fi­ca es­con­den un meo­llo ideo­ló­gi­co. Y to­do ello con el pro­pó­si­to evi­den­te de ati­zar el fue­go de la de­mo­gres­ca, que es la ga­so­li­na que man­tie­ne en­gra­sa­dos los en­gra­na­jes del ri­fi­rra­fe po­lí­ti­co, a la vez que ani­qui­la a los pue­blos. Aca­ba de ocu­rrir con oca­sión del abru­ma­dor nú­me­ro de in­cen­dios si­mul­tá­neos desata­dos en Ga­li­cia y re­gio­nes li­mí­tro­fes, ha­ce me­nos de quin­ce días. He­mos es­cu­cha­do acu­sa­cio­nes de in­com­pe­ten­cia, ne­gli­gen­cia, fal­ta de pre­vi­sión y ra­ca­neo pre­su­pues­ta­rio a las au­to­ri­da­des con man­do en pla­za; pe­ro lo cier­to es que re­sul­ta im­po­si­ble com­ba­tir cien­to cin­cuen­ta in­cen­dios si­mul­tá­neos, por mu­cho di­ne­ro que se des­ti­ne al cui­da­do del mon­te, por muy com­pe­ten­tes, di­li­gen­tes y pre­vi­so­ras que sean nues­tras au­to­ri­da­des. Se­gu­ra­men­te se ha­yan co­me­ti­do mu­chos erro­res y has­ta des­ma­nes po­lí­ti­cos, por ac­ción y omi­sión; se­gu­ra­men­te la ra­pa­ci­dad hu­ma­na ha­ya con­tri­bui­do en la mo­di­fi­ca­ción del cli­ma, en la de­ser­ti­fi­ca­ción del pai­sa­je, en la au­sen­cia tan pro­lon­ga­da de llu­vias. Pe­ro cuan­do se de­cla­ran de for­ma ca­si si­mul­tá­nea cien­to cin­cuen­ta in­cen­dios nos en­fren­ta­mos a una reali­dad de otra ín­do­le. La in­men­sa ma­yo­ría de los in­cen­dios fo­res­ta­les son, co­mo sa­be­mos, pro­vo­ca­dos. A ve­ces por una im­pru­den­te que­ma de ras­tro­jos, a ve­ces por las­ti­mo­sas que­re­llas ve­ci­na­les, a ve­ces por la es­tul­ti­cia y fri­vo­li­dad de do­min­gue­ros que pren­den una fo­ga­ta o arro­jan una co­li­lla en­cen­di­da so­bre un ma­to­jo se­co. Y tam­bién sa­be­mos que mu­chos desapren­si­vos bus­can al­gún ti­po de ré­di­to eco­nó­mi­co en los bos­ques cal­ci­na­dos que se nos escapa. Pe­ro los in­cen­dios que aso­la­ron Ga­li­cia ha­ce dos se­ma­nas no eran pro­duc­to de la de­sidia, ni de la fri­vo­li­dad, ni si­quie­ra de la ava­ri­cia. Aque­llos in­cen­dios si­mul­tá­neos fue­ron me­ticu­losa­men­te pla­nea­dos, apro­ve­chan­do una se­rie de cir­cuns­tan­cias (se­quía, al­tas tem­pe­ra­tu­ras, vien­tos hu­ra­ca­na­dos) que los ha­cían más te­mi­bles. El mo­dus ope­ran­di de quie­nes los con­ci­bie­ron fue se­me­jan­te al de quie­nes di­se­ñan ata­ques ci­ber­né­ti­cos a gran es­ca­la, o vio­len­cias ma­si­vas cu­ya fi­na­li­dad pri­mor­dial no es –aun­que a sim­ple vis­ta lo pa­rez­ca– ob­te­ner al­gún ti­po de recompensa eco­nó­mi­ca o la sa­tis­fac­ción de unos ins­tin­tos abe­rran­tes. Ta­les in­cen­dios tie­nen el inequí­vo­co olor a cha­mus­qui­na que des­pren­den los

El bos­que tie­ne al­go de tem­plo a la in­tem­pe­rie don­de se co­bi­ja la vi­da. Por eso el in­cen­dio de un bos­que nos en­tris­te­ce y so­bre­co­ge tan­to

Qcrí­me­nes in­dis­cri­mi­na­dos, ur­di­dos y per­pe­tra­dos con el de­seo de sem­brar el caos, pro­vo­car ten­sio­nes y do­ble­gar vo­lun­ta­des, con el pro­pó­si­to úl­ti­mo de ex­ten­der el des­am­pa­ro en­tre las gen­tes a las que se pre­ten­de hun­dir mo­ral­men­te y es­cla­vi­zar. Hoy queman el bos­que, ma­ña­na pue­den en­ve­ne­nar las aguas o pro­pa­gar nue­vas pes­tes. Han em­pe­za­do a co­ger­le el gus­to a es­tas ‘que­da­das’ per­ver­sas o aque­la­rres de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, ex­pre­sión agó­ni­ca de un mun­do com­ple­ta­men­te in­fier­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.