Are­nas mo­ve­di­zas

Y Ma­rio Bion­di vino de vi­si­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

ará cua­tro años que es­cri­bí aquí mis­mo so­bre los pla­ce­res un do­min­go por la tar­de. No tan­to por re­cor­dar aque­llo que sos­te­nía el inol­vi­da­ble An­to­nio Gar­men­dia, se­gún el cual la tar­de de los do­min­gos es tan de­pri­men­te que eso le in­vi­ta­ba a sa­lir a la ca­lle a dar­se un gar­beo por sus ba­res fa­vo­ri­tos, sino por la mu­cha com­pa­ñía que ha­cen en esas ho­ras tus ar­tis­tas de ca­be­ce­ra. Uno tie­ne sus vo­ces idea­les pa­ra esas tar­des en las que se cie­rra to­do o ca­si to­do, esas tar­des en las que ves ve­nir el lu­nes y des­pi­des un par de días par­ti­cu­lar­men­te desea­dos si vi­ves a la ca­rre­ra has­ta que lle­gue el vier­nes. Las vo­ces pa­ra un do­min­go no son las mis­mas por la tar­de que por la ma­ña­na. Re­cuer­do mis ma­ña­nas de do­min­go cuan­do era un re­na­cua­jo y siem­pre so­na­ba en el apa­ra­to de ra­dio el fla­men­co al que me aca­bé ha­cien­do afi­cio­na­do a me­di­da que fui cre­cien­do. Ri­car­do Romero y su To­ca­dis­cos fla­men­co so­na­ban a to­do me­ter. La ra­dio bar­ce­lo­ne­sa de en­ton­ces re­co­gía mu­cho so­ni­do fla­men­co. Ra­dio Re­loj de Ra­dio Es­pa­ña o Ra­dio Mi­ra­mar aten­dían muy bien esa fran­ja. En Mi­ra­mar, emi­so­ra en la que con los años tra­ba­jé y apren­dí, el gran Juan To­rri­jos se­du­cía a dia­rio a la po­bla­ción de ori­gen an­da­luz (y no so­lo al an­da­luz) con su le­gen­da­rio An­da­lu­cía en Ca­ta­lu­ña, de es­cu­cha obli­ga­to­ria en ca­sa. El do­min­go por la ma­ña­na, pa­ra es­te ser­vi­dor, si­gue sien­do ma­ña­na de fla­men­co, co­mo aque­llos días en los que ama­ne­cía el pa­si­llo al­fom­bra­do de pa­pe­les de pe­rió­di­co des­pués de ser fre­ga­do por amo­ro­sas ma­nos. Pe­ro el do­min­go por la tar­de es tar­de de Tom Waits, de Van Mo­rri­son... o de Ma­rio Bion­di, de quien les di de­bi­da cuen­ta ha­ce unos años pa­ra re­go­ci­jo de no po­cos lec­to­res que me con­fe­sa­ron ha­ber­lo des­cu­bier­to con gran sor­pre­sa y no­ta­ble agra­do. Pues bueno, fi­nal­men­te Bion­di vino a Es­pa­ña, co­sa que no ha­bía he­cho nun­ca. A Bar­ce­lo­na en ve­rano y aho­ra a Ma­drid, con mo­ti­vo del Smooth Hot Jazz Festival, un in­ven­to de mi vie­jo ami­go Jor­di Ar­qué, que ha jun­ta­do en el Tea­tro Luz Phi­lips Gran Vía a ar­tis­tas muy su­ge­ren­tes del smooth jazz, un es­que­je del jazz ca­rac­te­ri­za­do por ser una fu­sión de es­ti­los y por mos­trar un so­ni­do ele­gan­te y ar­mó­ni­co, co­mo el que han ve­ni­do ama­san­do gen­te tan só­li­da y gus­to­sa del or­den de Geor­ge Ben­son, Kenny G o Chuck Man­gio­ne (¡ay, aquel dis­co inol­vi­da­ble en di­rec­to des­de el Holly­wood Bowl!). Del in­tere­san­te car­tel que mon­tó el gran Ar­qué, re­sul­ta­ba inevi­ta­ble acu­dir a ver a Bion­di, con lo que Go­yi­to, Mi Ma­ri­jo­se, El Pul­po y un ser­vi­dor nos to­ma­mos unos va­sos y allá que fui­mos: ¿Có­mo se­ría el so­ni­do Bion­di? El si­ci­liano Ma­rio Bion­di es un pro­di­gio, un des­te­llo, un ra­yo de­mo­le­dor, lo que quie­ran uti­li­zar pa­ra de­fi­nir la ex­ce­len­cia. Su con­cier­to (co­ro­na­do por This is what you are) fue una ca­ta­ra­ta de buen gus­to, de ele­gan­cia, de hon­du­ra. El so­ni­do Bion­di, el de sus gra­ba­cio­nes, lo re­pro­du­cen sie­te mú­si­cos ex­cep­cio­na­les con una fi­de­li­dad asom­bro­sa y un vir­tuo­sis­mo inopi­na­do. Bion­di es un su­per­cla­se, ade­más de un tío sim­pá­ti­co, sen­ci­llo y muy ocu­rren­te. Es­tá ba­ña­do en swing, con go­tas funkys y blues. Y tie­ne la de­cen­cia de ase­gu­rar que el ja­món ibé­ri­co es in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior al de Par­ma, sien­do él par­me­sano de adop­ción. O sea, que vi­ve en Par­ma. La voz cá­li­da, asom­bro­sa, de Ma­rio Bion­di se hi­zo car­ne en un tea­tro en­tre­ga­do. No es una su­per­es­tre­lla en Es­pa­ña, co­mo sí lo es en otros lu­ga­res, ig­no­ro por qué. De he­cho, nun­ca an­tes ha­bía ve­ni­do a tra­ba­jar por es­tos la­res. Des­de lue­go, quie­nes lo vi­mos se­re­mos ca­pa­ces de re­co­rrer to­dos los tre­chos que me­dien en­tre no­so­tros y él con tal de asis­tir a un des­pa­rra­me de ele­gan­cia de esa en­ver­ga­du­ra. A

No es una su­per­es­tre­lla en Es­pa­ña, co­mo sí en otros lu­ga­res, ig­no­ro por qué. De he­cho, nun­ca an­tes ha­bía ve­ni­do por es­tos la­res

Qal­gu­nos la voz de Bion­di les re­mi­te en al­go a otros can­tan­tes del ca­riz de Isaac Ha­yes o Barry Whi­te, co­sa que po­dría ser re­mo­ta­men­te ve­ro­sí­mil mer­ced a la gra­ve­dad de su tono, pe­ro el so­ni­do Bion­di se me ha­ce to­tal­men­te pro­pio, per­so­nal, in­trans­fe­ri­ble. Tie­ne una voz ne­gra, co­mo la de Lou Rawls, he­cha pa­ra aca­ri­ciar des­de cual­quier to­na­li­dad, y la ma­ne­ja co­mo le ape­te­ce. Aho­ra mar­cha a Río de Ja­nei­ro a gra­bar un dis­co en vi­vo. En­tre que apa­rez­ca o no, le acon­se­jo una vez más que re­pa­se su dis­co­gra­fía. Aun­que no sea do­min­go por la tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.