APRETURAS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - EL APAR­TA­MEN­TO J.E.G.

Los años que Marx, su mu­jer y sus hi­jos vi­vie­ron en el apar­ta­men­to de Dean Street, en Lon­dres, fue­ron de es­tre­chez eco­nó­mi­ca. par­tien­do de los ma­nus­cri­tos no siem­pre cla­ros del maes­tro. Tras­cu­rri­dos 150 años des­de su apa­ri­ción, El ca­pi­tal se con­si­de­ra hoy uno de los li­bros más in­flu­yen­tes de nues­tro tiem­po y tam­bién de los más tra­du­ci­dos y edi­ta­dos, ya que no leí­dos, en com­pe­ten­cia con gran­des obras co­mo la Bi­blia o el Qui­jo­te. Ba­sán­do­se en las doc­tri­nas de Marx, e in­ter­pre­tán­do­las a su mo­do, han sur­gi­do del mar­xis­mo una se­rie de po­ten­tes hi­jue­los: el le­ni­nis­mo, que le aña­de una teo­ría del Es­ta­do; el trots­kis­mo; el es­ta­li­nis­mo; el maoís­mo, y otros is­mos que con la di­so­lu­ción de la URSS en 1991 se con­si­de­ra­ron de­rro­ta­dos por el is­mo de­fi­ni­ti­vo, el ca­pi­ta­lis­mo… has­ta que la cri­sis de 2008 re­ver­de­ció en al­gu­nos ga­bi­ne­tes de pen­sa­mien­to las teo­rías de Marx. Mu­chos co­mu­nis­tas pe­re­gri­nan a la tum­ba de Marx, en el ce­men­te­rio de High­ga­te (Lon­dres). Des­pués de aflo­jar las cua­tro li­bras que les ex­tir­pan por el ac­ce­so (una ver­güen­za has­ta qué pun­to se apro­ve­chan los ca­pi­ta­lis­tas de la de­vo­ción del obre­ro), se ac­ce­de al mau­so­leo cos­tea­do por co­mu­nis­tas bri­tá­ni­cos en 1955. Es mi­ni­ma­lis­ta, pe­ro lu­jo­so: una ca­be­za gi­gan­tes­ca

En el si­glo XIX, la re­vo­lu­ción in­dus­trial fa­vo­re­ció la pro­duc­ción en gran es­ca­la. Una má­qui­na aten­di­da por un obre­ro ha­cía el tra­ba­jo de una mu­che­dum­bre de ar­te­sa­nos. Ha­ci­na­do en los in­sa­lu­bres en­tor­nos de las in­dus­trias el an­ti­guo ar­te­sano se de­gra­dó al con­ver­tir­se en obre­ro. Co­mo so­bra­ba mano de obra, el obre­ro tu­vo que acep­tar sa­la­rios de ham­bre y ex­te­nuan­tes jor­na­das de tra­ba­jo pa­ra amor­ti­zar las má­qui­nas, que

Oe­ran ca­rí­si­mas. Mu­cha pro­duc­ción con po­co gas­to per­mi­tió a los in­dus­tria­les acu­mu­lar gran­des for­tu­nas. En es­te cal­do de cul­ti­vo de mi­se­ria, aban­dono e in­jus­ti­cia na­cie­ron los mo­vi­mien­tos obre­ros eu­ro­peos, el anar­quis­mo, el so­cia­lis­mo y el co­mu­nis­mo, así co­mo los sin­di­ca­tos que en su con­jun­to obli­ga­ron a los es­ta­dos a ge­ne­rar le­yes pro­tec­cio­nis­tas y a los in­dus­tria­les a me­jo­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y los sa­la­rios.

Qdel gran hom­bre so­bre un pe­des­tal de gra­ni­to ro­sa­do en el que pue­de leer­se la úl­ti­ma lí­nea del Ma­ni­fies­to co­mu­nis­ta: «Pro­le­ta­rios de to­dos los paí­ses, uníos». La tum­ba es­tá, su­pre­ma iro­nía, cer­ca de la de Her­bert Spen­cer, el após­tol del dar­wi­nis­mo so­cial, la fi­lo­so­fía opues­ta al mar­xis­mo. No es so­lo eso, es que, cuan­do los con­si­de­ra­mos con­jun­ta­men­te, los prohom­bres sue­nan a Marks & Spen­cer, la fa­mo­sa mar­ca, pa­raí­so de la so­cie­dad con­su­mis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.