Ci­ta a cie­gas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas -

el hom­bre de­ci­dió ba­jar a leer en un ca­fé a dos man­za­nas de su ca­sa. Uno de esos sa­lo­nes de té pa­ra hips­ters, con re­pos­te­ría so­fis­ti­ca­da, bi­ci­cle­tas ple­ga­das jun­to al pa­ra­güe­ro y or­de­na­do­res abier­tos so­bre las me­sas. Le gus­ta­ba leer ahí por­que se se­pul­ta­ba en una bu­ta­ca de piel que le pa­re­cía dig­na de un club in­glés pa­ra ca­ba­lle­ros. Es­co­gió una no­ve­la li­via­na, de in­tri­ga y es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les, que es­ta­ba de mo­da. Y se dis­pu­so a re­la­jar­se con el ca­lor del ca­fé en las ye­mas de los de­dos de una mano y el tac­to del li­bro en los de la otra. So­nó en­ton­ces la cam­pa­ni­lla de la puer­ta y el hom­bre vio en­trar a la mu­jer. Se la que­dó mi­ran­do, era be­lla y tur­bia, con una ga­bar­di­na que le evo­có la idea de desen­vol­ver un ca­ra­me­lo. Com­pren­dió que la mi­ra­ba con de­ma­sia­da fi­je­za por­que ella se dio cuen­ta y lo mi­ró a él, tal vez mo­les­ta. Pe­ro no re­ti­ró la mirada por­que se ha­bía que­da­do fas­ci­na­do por su sensualidad. Se en­de­re­zó en la bu­ta­ca, por me­ro re­fle­jo, cuan­do vio que ella ca­mi­na­ba ha­cia él: «Ho­la, ¿An­drés?». Iba a de­cir­le que no, que le da­ba mu­cha pe­na pe­ro que él no era An­drés. Ella sa­có del bol­so la mis­ma no­ve­la que él es­ta­ba le­yen­do y se la mos­tró co­mo si se tra­ta­ra de un acuer­do pa­ra re­co­no­cer­se en una ci­ta a cie­gas. Com­pren­dió to­do es­to y de­ci­dió en­tre­gar­se a la aven­tu­ra, de­jar­se lle­var, apro­ve­char lo que tal vez fue­ra un re­ga­lo del des­tino: «Sí, soy An­drés, qué tal, qué pun­tual». Ella se mos­tró ali­via­da, se des­hi­zo del bol­so col­gán­do­lo de una si­lla y se sen­tó sin sa­car­se la ga­bar­di­na: «¿No ten­drás ca­lor?», le pre­gun­tó él. –Pe­ro es que vi­ne des­nu­da, co­mo me pe­dis­te. –Ah, mi­ra, qué bien. Le ofre­ció to­mar al­go y pro­bó con un par de te­mas de con­ver­sa­ción. A ella le ex­tra­ñó un po­co: «¿Pe­ro va­mos a me­ren­dar? ¿He­mos que­da­do pa­ra eso? ¿Por qué no nos va­mos di­rec­ta­men­te a mi ca­sa?, no per­da­mos tiem­po». –Ah, mi­ra, qué bien. Pa­gó el ca­fé y sa­lie­ron. Se de­jó la no­ve­la ol­vi­da­da so­bre la bu­ta­ca de piel. En la puer­ta, asu­mien­do el ries­go de que al­guien los vie­ra, ella le to­mó la mano y se la pa­só por de­ba­jo de la ga­bar­di­na pa­ra que com­pro­ba­ra al to­car sus glú­teos que iba des­nu­da. En ese pre­ci­so mo­men­to se cru­za­ron con otro hom­bre que en­tra­ba, im­pa­cien­te, di­ría­mos que ex­ci­ta­do, mien­tras sa­ca­ba de una car­te­ra de mano el ter­cer ejem­plar de la mis­ma no­ve­la que ese día ha­bía pa­sa­do por el ca­fé de hips­ters. Se que­dó en el cen­tro de la es­tan­cia bus­can­do con la mirada en las me­sas, des­orien­ta­do. Los to­ca­mien­tos se hi­cie­ron más atre­vi­dos en el as­cen­sor. A él lo des­con­cer­tó un po­co la fir­me­za con la que ella pa­re­cía di­ri­gir­lo, im­po­ner su vo­lun­tad. Es­ta­ba acos­tum­bra­do a man­dar en la ca­ma. Se sin­tió aún más con­fun­di­do cuan­do ella le pe­lliz­có una te­ti­lla con una fuer­za tal que le sa­có un gri­to. Pe­ro se­guía tan fas­ci­na­do, la desea­ba tan­to y te­nía tal sen­sa­ción de aven­tu­ra que se de­jó lle­var. En el apar­ta­men­to, que es­ta­ba a me­dia luz y olía a in­cien­so, ella le pi­dió unos mi­nu­tos de es­pe­ra en el sa­lón an­tes de pa­sar a la ha­bi­ta­ción. Se en­tre­tu­vo mi­ran­do una co­lec­ción de da­gas y lá­ti­gos que col­ga­ban de las pa­re­des. Cuan­do por fin ella abrió de par en par la puer­ta de la ha­bi­ta­ción, es­ta­ba ves­ti­da por com­ple­to de cue­ro, en­mas­ca­ra­da, acom­pa­ña­da por otro hom­bre, un cor­pu­len­to es­cla­vo, que le co­lo­có un bo­zal mien­tras ella le arrea­ba el pri­mer fus­ta­zo. Des­pués fue obli­ga­do a ca­mi­nar a cua­tro pa­tas has­ta lo que era una au­tén­ti­ca cá­ma­ra de tor­tu­ras con un po­tro y to­do. Era el ser­vi­cio con­tra­ta­do por An­drés: la más cruel do­mi­na­trix de

Qla ciu­dad, au­xi­lia­da en su maz­mo­rra por un bur­do si­mio se­xual. El hom­bre em­pe­zó a que­jar­se y a su­pli­car que lo de­ja­ran ir, lo cual lo em­peo­ró to­do, por­que ése era pre­ci­sa­men­te el pa­pel que se es­pe­ra­ba de él en la fan­ta­sía. Era por lo que ha­bía pa­ga­do, por que no lo de­ja­ran ir por más que gri­ta­ra y su­pli­ca­ra. La se­ño­ra del ter­ce­ro, mien­tras ba­ja­ba a ha­cer la com­pra, es­cu­chó sus gri­tos es­ca­lo­frian­tes y al­zó las ce­jas, co­mo di­cien­do: «Ya es­tá otra vez la do­mi­na­trix del se­gun­do iz­quier­da».

Ella le to­mó la mano y se la pa­só por de­ba­jo de la ga­bar­di­na pa­ra que com­pro­ba­ra al to­car sus glú­teos que iba des­nu­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.