Mi­les de per­so­nas sin re­cur­sos ven­den sus ór­ga­nos pa­ra ali­men­tar­se, sal­dar deu­das o pa­gar el via­je que les per­mi­ta emi­grar.

No es una le­yen­da ne­gra. Mi­les de emi­gran­tes sin re­cur­sos ven­den un ri­ñón o par­te de su hí­ga­do pa­ra ali­men­tar­se, sal­dar deu­das o pa­gar el via­je que los lle­ve a Eu­ro­pa. Los com­pra­do­res son nor­te­ame­ri­ca­nos, eu­ro­peos... Se lo con­ta­mos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CARLOS MA­NUEL SÁN­CHEZ / FO­TO­GRA­FÍA: BRENT STIRTON

Ofer­ta y de­man­da. Esa es la ley que ri­ge los mer­ca­dos. Y el del trá­fi­co de ór­ga­nos no es una ex­cep­ción. Se cal­cu­la que en el mun­do hay dos mi­llo­nes de per­so­nas que ne­ce­si­tan un tras­plan­te. SIN EM­BAR­GO, CA­DA AÑO SO­LO SE PRAC­TI­CAN UNOS 126.000. Así pues, la de­man­da su­pera a la ofer­ta en una pro­por­ción abru­ma­do­ra: de ca­da 16 en­fer­mos que ne­ce­si­tan un tras­plan­te, so­lo uno lo re­ci­be. Es­ta es­ca­sez mun­dial de ór­ga­nos es un dra­ma... Y tam­bién un ni­cho de ne­go­cio. Las gue­rras, el ham­bre y la po­bre­za han des­pla­za­do a 65 mi­llo­nes de per­so­nas, se­gún el Al­to Co­mi­sio­na­do de la ONU pa­ra los Re­fu­gia­dos. Sin pa­pe­les, vul­ne­ra­bles, in­vi­si­bles... Mu­chos son cha­va­les jó­ve­nes y sa­nos, y tam­bién hay mu­chas ma­dres sol­te­ras. Sus po­si­bi­li­da­des de in­te­grar­se en la eco­no­mía de los paí­ses a los que lle­gan son re­du­ci­das. No tie­nen ape­nas op­cio­nes en el mer­ca­do la­bo­ral, pe­ro sus ór­ga­nos sí que tie­nen un va­lor en el mer­ca­do. ¿Ha­bla­mos de pre­cios? Por un tras­plan­te de pán­creas se pa­gan en­tre 80.000 y 100.000 eu­ros; 125.000 por un hí­ga­do, 25.000 por una cór­nea, has­ta 130.000 por un co­ra­zón. Pe­ro la in­men­sa ma­yo­ría del trá­fi­co ile­gal de ór­ga­nos se de­di­ca a los ri­ño­nes. Es una ope­ra­ción rá­pi­da; cua­tro ho­ras. El ór­gano se lim­pia y se vuel­ve a im­plan­tar an­tes de una ho­ra. Pre­cio: 50.000 eu­ros. Eso es lo que le cues­ta al tras­plan­ta­do. El do­nan­te so­lo re­ci­be en­tre

Más de 20.000 si­rios han ven­di­do un ri­ñón des­de que em­pe­zó la gue­rra. De re­pen­te tie­nen un va­lor. No co­mo se­res hu­ma­nos, sino co­mo mer­can­cía 'tro­cea­ble'

2500 y 4000 eu­ros. Los in­ter­me­dia­rios, co­mo ocu­rre ca­si siem­pre en las transac­cio­nes ile­ga­les, son los que se lu­cran. El Pa­pa Fran­cis­co lo ha ca­li­fi­ca­do co­mo una «mo­der­na for­ma de es­cla­vi­tud».

UNA LE­YEN­DA NE­GRA HE­CHA REALI­DAD Su­da­ne­ses, ira­quíes, si­rios, so­ma­líes o eri­treos, de re­pen­te, tie­nen un va­lor. No co­mo se­res hu­ma­nos, sino co­mo mer­can­cías 'tro­cea­bles'. Los com­pra­do­res de esos 'pe­da­zos' son sau­díes, ru­sos, es­ta­dou­ni­den­ses, ca­na­dien­ses, ja­po­ne­ses, aus­tra­lia­nos, eu­ro­peos... Las ope­ra­cio­nes se rea­li­zan en Egip­to, Tur­quía, Pa­kis­tán, la In­dia, Fi­li­pi­nas... Los en­fer­mos lle­gan allí co­mo fal­sos tu­ris­tas. Com­pra­do­res y ven­de­do­res tie­nen un par de co­sas en co­mún. Una: sus ór­ga­nos de­ben ser com­pa­ti­bles. Dos: la de­ses­pe­ra­ción. Los unos, por no mo­rir­se; los otros, por so­bre­vi­vir. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud cal­cu­la que ca­da año se rea­li­zan unos 12.000 tras­plan­tes ile­ga­les, el diez por cien­to del to­tal. Es una ci­fra muy con­ser­va­do­ra. Pe­ro ha­ce una dé­ca­da to­da­vía se pen­sa­ba que es­te asun­to no era más que una le­yen­da ne­gra. Erra­di­car es­ta la­cra es el ob­je­ti­vo del Gru­po Cus­to­dio de la De­cla­ra­ción de Es­tam­bul, una red

mun­dial de pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, po­li­cías y ju­ris­tas. La es­pa­ño­la Bea­triz Do­mín­guez-gil es su co­pre­si­den­ta. «En es­te mo­men­to, Egip­to es uno de los pun­tos ca­lien­tes del trá­fi­co de ór­ga­nos, don­de las mafias abu­san de la si­tua­ción de­ses­pe­ra­da de los re­fu­gia­dos pa­ra po­der pa­gar­se su ca­mino a Eu­ro­pa», ad­vier­te Do­mín­guez-gil, que tam­bién di­ri­ge la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Tras­plan­tes. UN MER­CA­DO SIN RE­GU­LA­CIÓN PO­SI­BLE El ca­so de Egip­to ofre­ce una ins­tan­tá­nea de la si­tua­ción mun­dial. Des­de 2010, el trá­fi­co de ór­ga­nos en ese país es ile­gal. En to­do el mun­do lo es, ex­cep­to en Irán, que tie­ne su pro­pio sis­te­ma de com­pra­ven­ta re­gu­la­do. En Egip­to, por pre­jui­cios re­li­gio­sos, no hay ape­nas do­na­cio­nes de per­so­nas fa­lle­ci­das. Los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, que do­mi­nan el

Sin­di­ca­to Mé­di­co, con­si­de­ran que el al­ma de los pa­cien­tes en es­ta­do de muer­te ce­re­bral to­da­vía no ha aban­do­na­do el cuer­po. Así pues, los tras­plan­tes de­pen­den de do­nan­tes vi­vos. Hay de­ce­nas de clí­ni­cas pri­va­das que rea­li­zan es­tas ope­ra­cio­nes. Se re­clu­ta a los do­nan­tes –so­bre to­do, su­da­ne­ses– en los mer­ca­dos y ca­fe­te­rías. O bien –cuan­do se tra­ta de si­rios– son las re­des tur­cas las que los traen des­de los cam­pos de re­fu­gia­dos y su­bur­bios del Lí­bano y Jor­da­nia... Se les rea­li­zan los aná­li­sis y prue­bas diag­nós­ti­cas y se los em­pa­re­ja con un com­pra­dor com­pa­ti­ble. Más de 20.000 si­rios han ven­di­do un ri­ñón des­de que em­pe­zó la gue­rra ci­vil en 2011, se­gún la Uni­ver­si­dad de Da­mas­co. Las re­des se las arreglan pa­ra 'blan­quear' los ór­ga­nos. En Egip­to no es le­gal la ven­ta, pe­ro sí pa­gar por or­ga­ni­zar un tras­plan­te. El hos­pi­tal so­li­ci­ta an­tes el vis­to bueno a la ope­ra­ción, en­vian­do al co­mi­té éti­co del Co­le­gio Mé­di­co de Egip­to los do­cu­men­tos del pa­cien­te y del do­nan­te y es­pe­ci­fi­can­do que se tra­ta de una do­na­ción al­truis­ta. En­tre los del su­pues­to do­nan­te fi­gu­ra una de­cla­ra­ción de con­sen­ti­mien­to fir­ma­da, ade­más de un for­mu­la­rio que exo­ne­ra a la clí­ni­ca de pos­te­rio­res acu­sa­cio­nes. Pa­ra el tras­plan­ta­do, el ries­go de re­cha­zo del ór­gano es al­to. Las se­cue­las pa­ra el be­ne­fac­tor son do­lo­res, he­mo­rra­gias, in­fec­cio­nes... Mu­chos no po­drán vol­ver a tra­ba­jar. «Los hos­pi­ta­les egip­cios rea­li­zan diez o do­ce ope­ra­cio­nes se­ma­na­les. Un mi­llón de dó­la­res de be­ne­fi­cio. Y si se re­pi­te to­das las se­ma­nas, su­po­ne 15 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les pa­ra ca­da ci­ru­jano», ase­gu­ra Camp­bell Fra­ser, in­ves­ti­ga­dor de la Grif­fith Uni­ver­sity de Aus­tra­lia, en de­cla­ra­cio­nes al se­ma­na­rio ita­liano L'es­pres­so.

Q¿AL­GU­NA ES­PE­RAN­ZA? La In­ter­pol tie­ne se­rios pro­ble­mas pa­ra per­se­guir es­te trá­fi­co, por­que es trans­na­cio­nal y hay mu­chos con­flic­tos de ju­ris­dic­ción. Ade­más, los pa­gos se frac­cio­nan en pe­que­ñas can­ti­da­des y se efec­túan con ser­vi­cios de en­vío de di­ne­ro co­mo Mo­ney Trans­fer, di­fí­ci­les de ras­trear. Los anun­cios de ven­ta de ór­ga­nos en las re­des so­cia­les que tan­to pro­li­fe­ra­ron de­jan un ras­tro di­gi­tal que ayu­da­ría a los in­ves­ti­ga­do­res, así que aho­ra la ma­yo­ría son fa­kes. No obs­tan­te, los fo­ros pro­te­gi­dos de In­ter­net y las apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría –en­crip­ta­das– sir­ven pa­ra un pri­mer con­tac­to en­tre com­pra­do­res po­ten­cia­les y 'pro­vee­do­res'. Tam­bién hay bue­nas no­ti­cias, o por lo me­nos bue­nas in­ten­cio­nes... Chi­na se ha com­pro­me­ti­do a de­jar de po­ner en el mer­ca­do los ór­ga­nos de los pre­sos eje­cu­ta­dos, aun­que los ex­per­tos du­dan de que la tran­si­ción a un sis­te­ma más éti­co y trans­pa­ren­te sea rá­pi­da. Y Es­pa­ña ha pre­sen­ta­do an­te la ONU un pro­yec­to pa­ra lu­char con­tra es­te fe­nó­meno que con­sis­te en ex­ten­der el mo­de­lo es­pa­ñol al ma­yor nú­me­ro de paí­ses. Hay que te­ner en cuen­ta que nues­tro país –don­de más del 90 por cien­to de los pa­cien­tes que ne­ce­si­tan un ór­gano lo con­si­gue a tiem­po– es una au­tén­ti­ca ra­re­za. Li­de­ra des­de ha­ce 26 años las do­na­cio­nes y tras­plan­tes en el mun­do (con por­cen­ta­jes que cua­dru­pli­can los de Ale­ma­nia y du­pli­can los del Reino Uni­do). «Es un mo­de­lo que fun­cio­na bien –ex­pli­ca Do­mín­guez Gil– por­que es­tá ba­sa­do en la au­to­su­fi­cien­cia de ór­ga­nos, la so­li­da­ri­dad de la gen­te, un buen mar­co le­gal y la im­pli­ca­ción de los pro­fe­sio­na­les». Un mo­de­lo, oja­lá, ex­por­ta­ble.

Per­se­guir es­te trá­fi­co es com­ple­jo por­que ca­da ope­ra­ción im­pli­ca a va­rios paí­ses y por­que los pa­gos se frac­cio­nan a tra­vés de In­ter­net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.