Ani­ma­les de com­pa­ñía

Se­pa­ra­tis­tas y se­pa­ra­do­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da

n ama­ble lec­tor se sor­pren­de de que en mis ar­tícu­los con­tra el se­pa­ra­tis­mo no abra­ce «las te­sis cons­ti­tu­cio­na­lis­tas». No las abra­zo, que­ri­do amigo, por una sen­ci­lla ra­zón: aun­que me es­toy ha­cien­do vie­jo, no me he vuel­to tan cí­ni­co co­mo pa­ra pro­cla­mar co­mo re­me­dio de los ma­les que com­ba­to lo que en reali­dad es su cau­sa, si­quie­ra par­cial. Cuan­do se pro­mul­gó la Cons­ti­tu­ción, allá por 1978, só­lo cin­co de ca­da cien ca­ta­la­nes se pro­cla­ma­ban se­pa­ra­tis­tas; tras cua­ren­ta años de vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción, ya son ca­si cin­cuen­ta de ca­da cien, en lo que se prue­ba que el ci­ta­do tex­to es una fá­bri­ca de se­pa­ra­tis­tas en ver­dad por­ten­to­sa y di­fí­cil­men­te igua­la­ble. Es una fá­bri­ca de se­pa­ra­tis­tas, en pri­mer lu­gar, por con­sa­grar un ré­gi­men au­to­nó­mi­co que, le­jos de com­ba­tir los ma­les del cen­tra­lis­mo, los ha mul­ti­pli­ca­do por die­ci­sie­te, con­vir­tien­do ca­da au­to­no­mía en un Es­ta­do di­mi­nu­to que, allá don­de ha­bía un sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta arrai­ga­do, ani­qui­ló el sen­ti­do de per­te­nen­cia a una pa­tria co­mún. Y es tam­bién una fá­bri­ca de se­pa­ra­tis­tas por pre­ten­der que las ten­sio­nes dis­gre­ga­do­ras se apla­ca­rían me­dian­te so­bor­nos que, apar­te de aban­do­nar ser­vi­cios pú­bli­cos esen­cia­les pa­ra la pro­tec­ción del sen­ti­do de per­te­nen­cia a una pa­tria co­mún, han pro­vo­ca­do una es­pi­ral sin fin de ri­va­li­da­des vic­ti­mis­tas en­tre au­to­no­mías. La Cons­ti­tu­ción, en fin, ha fra­ca­sa­do es­tre­pi­to­sa­men­te en su pro­pó­si­to de crear un «pa­trio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal». Y es na­tu­ral que así sea, pues na­die pue­de amar las en­te­le­quias que se in­clu­yen en un tex­to le­gal. El au­tén­ti­co pa­trio­tis­mo no se nu­tre de en­te­le­quias, sino de víncu­los cier­tos y amo­res pal­pa­bles. Pe­ro es­te mal­ha­da­do «pa­trio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal», ade­más de ofre­cer en­te­le­quias que no pue­den ser ama­das, ha te­ni­do un efec­to co­rro­si­vo so­bre cual­quier no­ble an­he­lo pa­trió­ti­co, des­de los más sen­ci­llos (que ha ri­di­cu­li­za­do) has­ta los más su­bli­mes (que ha per­se­gui­do y es­tig­ma­ti­za­do). ¿Qué pue­de ha­cer la bue­na gen­te que desea ex­pre­sar su pa­trio­tis­mo, apar­te de ha­cer pro­fe­sión de fe cons­ti­tu­cio­na­lis­ta? No pue­de her­ma­nar­se en una fe co­mún, pues pre­via­men­te ha si­do des­cris­tia­ni­za­da; no pue­de re­co­no­cer­se en una His­to­ria com­par­ti­da, pues en la es­cue­la só­lo le en­se­ña­ron ba­zo­fias lo­ca­lis­tas y re­cue­los de la Le­yen­da Ne­gra; no pue­de de­lei­tar­se en aque­llos pa­sa­jes de la li­te­ra­tu­ra y el pen­sa­mien­to que acier­tan a ex­pre­sar de for­ma in­te­li­gen­te y con­mo­ve­do­ra el amor a Es­pa­ña, por­que la in­du­cen a leer la al­fal­fa sis­té­mi­ca pro­mo­cio­na­da. Así que, pa­ra ex­pre­sar su pa­trio­tis­mo, a la bue­na gen­te no le que­da otro re­me­dio sino ‘es­pa­ño­lear’: en­vol­ver­se en la ban­de­ra ro­ji­gual­da, ta­ra­rear una can­ción de Ma­no­lo Es­co­bar y ja­lear los go­les de ‘la ro­ja’ (aho­ra ape­nas ‘ro­ji­lla’, pues no se co­me un ros­co). Sin­ce­ra­men­te, no creo que ha­ga fal­ta ser se­pa­ra­tis­ta pa­ra con­si­de­rar es­te ‘es­pa­ño­leo’ gri­mo­so; no tan só­lo por es­que­má­ti­co y pau­pé­rri­mo, sino so­bre to­do por reac­ti­vo. Pues el ver­da­de­ro pa­trio­tis­mo es cons­truc­ti­vo: eri­ge los ci­mien­tos de la con­vi­ven­cia, for­ta­le­ce las raí­ces com­par­ti­das, fun­da un es­pa­cio co­mún. Co­mo le es­cri­bía Joan Ma­ra­gall a Mi­guel de Una­muno, «un pueblo vi­ve só­lo en cuan­to se sien­te con es­pí­ri­tu pro­pio y una mi­sión con­si­guien­te»; pe­ro la Cons­ti­tu­ción, al de­jar a los pue­blos de Es­pa­ña sin es­pí­ri­tu y sin mi­sión, los con­de­nó a la de­sin­te­gra­ción. Y el ver­da­de­ro pa­trio­tis­mo de­be es­for­zar­se por vol­ver a in­te­grar­los, lo que no po­drá lo­grar­se si an­tes no abra­za sus di­fe­ren­cias –«La in­te­gra­ción vie­ne des­pués de la di­fe­ren­cia­ción», afir­ma­ba Una­muno–, si no re­co­no­ce y apren­de a amar su her­mo­sa di­ver­si­dad. Y, re­co­no­cien­do y apren­dien­do a amar esa di­ver­si­dad, po­dre­mos lle­gar a la mé­du­la del al­ma es­pa­ño­la, allá don­de han si­do en­te­rra­dos su es­pí­ri­tu y su mi­sión. Un au­tén­ti­co pa­trio­ta de­be es­for­zar­se por ‘ca­ta­la­ni­zar­se’ un po­co, de­be aso­mar­se con amor cu­rio­so a la tra­di­ción ca­ta­la­na, a su len­gua co­mo un va­so de agua cla­ra, a su ri­quí­si­mo le­ga­do li­te­ra­rio, a sus hon­du­ras es­pi­ri­tua­les; y, apren­dien­do a amar esa tra­di­ción ca­ta­la­na, des­cu­bri­rá que el ser de Ca­ta­lu­ña es­tá en­cas­ta­do en el ser de Es­pa­ña –se­gún re­co­no­cía el pro­pio Prat de la Ri­ba– co­mo «los pó­li­pos en el co­ral». El se­pa­ra­tis­mo desea evi­tar a to­da cos­ta es­te des­cu­bri­mien­to; pa­ra lo que ha ha­lla­do su me­jor alia­do en ese ‘cons­ti­tu­cio­na­lis­mo’ que nos ha de­ja­do sin es­pí­ri­tu y sin mi­sión, re­ve­lán­do­se

Un au­tén­ti­co pa­trio­ta de­be es­for­zar­se por 'ca­ta­la­ni­zar­se' un po­co, de­be aso­mar­se con amor cu­rio­so a la tra­di­ción ca­ta­la­na

Qco­mo el más efi­caz se­pa­ra­dor. Só­lo re­cu­pe­ran­do el es­pí­ri­tu pro­pio y la mi­sión con­si­guien­te de los pue­blos de Es­pa­ña, tal co­mo se­ña­la­ba Ma­ra­gall, po­dre­mos re­cu­pe­rar la uni­dad per­di­da, la in­te­gra­ción en la di­fe­ren­cia­ción. De lo con­tra­rio, só­lo ha­brá se­pa­ra­ción; o al­go to­da­vía peor: la uni­dad odio­sa del hormiguero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.