EL COL­CHÓN ANTICUERNOS

ASÍ ES LA CA­MA QUE CON­SI­GUE DE­TEC­TAR LA IN­FI­DE­LI­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: R. D. SEOA­NE

Que la ca­ma con­vie­ne que sea so­lo co­sa de dos, y siem­pre los mis­mos, va ca­mino de con­ver­tir­se en una con­de­na. Cui­da­do con las ca­nas al ai­re que no res­pe­tan el tá­la­mo, por­que en Ordes ya han lan­za­do el col­chón anticuernos. Aho­ra sí que es ver­dad que los mue­lles can­tan, aun­que en es­te ca­so sin ni si­quie­ra oír­los. La cul­pa la tie­nen 24 sen­so­res ul­tra­só­ni­cos, re­par­ti­dos en cua­tro fi­las y seis co­lum­nas, ca­pa­ces de me­dir la pre­sión y el rit­mo que se ejer­ce so­bre di­fe­ren­tes pun­tos del col­chón. Si re­sul­ta que coin­ci­den con el al­go­rit­mo (sí, sí, has­ta en es­to en­tran las ma­te­má­ti­cas) del ac­to se­xual, sal­ta una aler­ta in­me­dia­ta al mó­vil del des­con­fia­do.

«La idea nos sur­gió cuan­do vi­mos en una en­cues­ta que los es­pa­ño­les so­mos los más in­fie­les de Eu­ro­pa», ex­pli­ca José Antonio Mui­ño, ge­ren­te de Dur­met. «So­mos una em­pre­sa pe­que­ña y que­ría­mos ha­cer al­go di­fe­ren­te, al­go que com­bi­na­ra tec­no­lo­gía con des­can­so». Así sur­gió el pri­mer col­chón in­te­li­gen­te, bau­ti­za­do Smart­tress, que — ase­gu­ran des­de la fir­ma— no se de­ja en­ga­ñar.

«No va­le que el pe­rro se suba a la ca­ma o que los ni­ños sal­ten en­ci­ma, no», in­sis­te, ya que «hay unos pa­tro­nes de rit­mo», una ve­lo­ci­dad, in­ten­si­dad y fre­cuen­cia de­ter­mi­na­da, y es­tu­dia­da, y la alar­ma so­lo se dis­pa­ra cuan­do coin­ci­de con el vai­vén ha­bi­tual del in­ter­cam­bio amo­ro­so. Una vez lle­ga­da la aler­ta al mó­vil, ob­via­men­te hay una cla­ve se­cre­ta pa­ra po­der con­sul­tar con to­do detalle en qué mo­men­to la fi­de­li­dad ha que­bra­do ¡y en tu pro­pia ca­ma! Ojo que no se an­da con chi­qui­tas es­te in­ge­nio, di­se­ña­do con un

soft­wa­re ca­paz de co­no­cer la po­si­ción, en tiem­po real, de ca­da sen­sor y así mos­trar un ma­pa en 3D del col­chón pa­ra di­bu­jar exac­ta­men­te las ma­nio­bras de la in­fi­de­li­dad.

Un in­ge­nie­ro, Iván Mi­ran­da, es el crea­dor de es­ta ca­ma indiscreta, de­la­to­ra de trai­cio­nes sin ne­ce­si­dad de co­ti­llas, ni de­tec­ti­ves, ni co­sa pa­re­ci­da. Siem­pre y cuan­do se pro­duz­can en el mue­ble, si no más co­di­cia­do, más uti­li­za­do por los aman­tes.

«En reali­dad es muy dis­cre­to, por­que ni si­quie­ra el que lo mon­ta sa­be que lle­va esos sen­so­res, ni tam­po­co el que lo usa, so­lo el que lo com­pra», ad­vier­te Mui­ño. Ob­via­men­te, la ad­qui­si­ción ha de ha­cer­se en so­li­ta­rio si no se quie­re des­ve­lar el tru­co de te­ner el ami­go —o el enemi­go, se­gún el la­do des­de el que se mi­re— en ca­sa. Ha­cer­se con uno es su­ma­men­te fá­cil: a tra­vés de la web, ba­jo pe­di­do, des­de cual­quier pun­to del pla­ne­ta y en el ma­te­rial y ca­li­dad que se pre­fie­ra por­que la tec­no­lo­gía pue­de adap­tar­se a cual­quier ti­po de so­por­te, más du­ro, más blan­do... «Por fue­ra no se no­ta na­da, es como cual­quier col­chón, y así tie­ne que ser; si no, el in­ven­to se­ría un desas­tre», re­fle­xio­na.

Pa­ra dar a co­no­cer es­te col­chón in­te­li­gen­te ma­de in Ga­li­cia, Dur­met eli­gió el Día Mun­dial del Be­so y la que, di­cen, es la ca­lle me­nos fiel del uni­ver­so, Se­rrano en Ma­drid. Lo hi­zo ba­jo to­do un le­ma: «Pa­ra po­der des­can­sar de no­che, y tam­bién de día», re­za el es­lo­gan. Así que lo di­cho, si la ten­ta­ción se ha­ce irre­sis­ti­ble, por si aca­so más va­le cam­biar de ca­ma. O al me­nos de rit­mo.

FO­TO: BENITO OR­DÓ­ÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.