MI HI­JO ES MI JE­FE

HA­BLA­MOS CON GEN­TE QUE HA CON­TRA­TA­DO A SUS PA­DRES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: CÁNDIDA AN­DA­LUZ, TA­NIA TA­BOA­DA, BEA­TRIZ AN­TÓN Y PATRICIA GAR­CÍA

No.No nos re­fe­ri­mos a los hi­jos pe­que­ños que se han con­ver­ti­do, ya no en los je­fes de nues­tro tiem­po, sino en reyes de la ca­sa. Ha­bla­mos de em­pre­sas fa­mi­lia­res cons­ti­tui­das como ta­les. Con un hi­jo (ma­yor de edad) al fren­te y su ma­dre o su pa­dre de­trás, ¡o al la­do...! Pe­ro en lu­gar de di­cién­do­le qué tie­ne que ha­cer, lla­mán­do­le «je­fe».

Así a prio­ri, ¿quién no tra­ba­ja­ría pa­ra un hi­jo por di­ne­ro, cuan­do a me­nu­do lo ha­ce­mos tan ri­ca­men­te por amor? Sin em­bar­go, nos pue­de la fuer­za de la du­da... ¿Es fá­cil em­plear­se con éxi­to cuan­do la pri­me­ra au­to­ri­dad vi­tal se ajus­ta a con­tra­to? Im­po­si­ble ol­vi­dar esa pin­ta­da que ha co­rri­do de mu­ro en mu­ro de Fa­ce­book ad­vir­tien­do: «con­tra to­da au­to­ri­dad... ¡ex­cep­to mi ma­má!».

En­tre­mos en un ca­fé de O Car­ba­lli­ño, a ver có­mo se gui­sa la suer­te de ser el je­fe de pa­pá. Gui­ller­mo Gon­zá­lez Gó­mez mon­tó allí en julio del 2012 la Ca­fe­te­ría Coc­te­le­ría Moon 93. Des­de un prin­ci­pio tu­vo cla­ro que que­ría a su pa­dre al la­do. «Él tu­vo su pro­pio ne­go­cio. Tra­ba­ja­ba en la co­ci­na de un res­tau­ran­te. El ba­jón de la cons­truc­ción —mu­chos de los clien­tes eran tra­ba­ja­do­res de es­te sec­tor— hi­zo que ba­ja­se el ne­go­cio y se que­da­ra sin tra­ba­jo. Nun­ca ha­bría mon­ta­do la ca­fe­te­ría si él no me hu­bie­se acom­pa­ña­do», ex­pli­ca el hi­jo. Por eso, a Gui­ller­mo le pa­re­ció que era el mo­men­to de em­pren­der una nue­va aven­tu­ra en la vi­lla. Tras cua­tro años co­do con co­do, el hi­jo afir­ma: «Mi pa­dre es la co­lum­na ver­te­bral del ne­go­cio. So­mos como un gran equi­po. Y él tie­ne cla­ro el rol que am­bos te­ne­mos», di­ce Gui­ller­mo. Lo más im­por­tan­te es la con­fian­za: «A ve­ces dis­cu­ti­mos, pe­ro lo im­por­tan­te es que siem­pre ter­mi­na­mos ha­blan­do las co­sas». El pa­dre, José Antonio, afir­ma que el se­cre­to del éxi­to de la re­la­ción que es­ta­ble­cen pa­dre e hi­jo en el tra­ba­jo es la amis­tad: «Pri­me­ro tie­ne que ha­ber una bue­na re­la­ción en ca­sa. De con­fian­za y de sa­ber con­tar­se las co­sas. Una re­la­ción de amis­tad den­tro de la fa­mi­lia».

Tres her­ma­nos que cum­plie­ron el de­seo de su pro­ge­ni­tor. «É un­ha as­pi­ra­ción que ti­ve­mos. Foi un or­gu­llo pa­ra nós se­guir coa em­pre­sa que pu­xo en mar­cha o no­so pai, ao igual que ago­ra o é que os no­sos fi­llos es­tén ao tan­to de­la», ma­ni­fies­tan Bautista y Ra­món. Sus hi­jos son hoy sus je­fes. La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia es la que es­tá al fren­te de es­ta em­pre­sa con 50.000 me­tros cua­dra­dos de ins­ta­la­cio­nes y una plan­ti­lla que ron­da los cien em­plea­dos. «Es­tán os no­sos fi­llos ao man­do», cuen­tan los her­ma­nos Bautista y Ra­món.

Santiago, Mari Cruz, Pau­la y María son los cua­tro pri­mos e hi­jos de her­ma­nos que se en­car­gan des­de el año 2005 de ges­tio­nar la em­pre­sa. «De­ci­di­mos con­ti­nuar con el ne­go­cio que fun­dó nues­tro abue­lo, con el que con­ti­nua­ron nues­tros pa­dres. Ya co­no­cía­mos el mé­to­do de tra­ba­jo y ju­gá­ba­mos con ven­ta­ja por­que no tu­vi­mos que aña­dir na­da nue­vo. To­do es­ta­ba en mar­cha y fun­cio­nan­do bien», di­ce una de las ge­ren­tes. «Te­ne­mos una gran re­la­ción», ase­gu­ra otra. To­dos coin­ci­den en que la si­tua­ción es muy lle­va­de­ra «por­que sus pa­dres les tras­pa­sa­ron el ne­go­cio y aho­ra no se me­ten en su tra­ba­jo», di­cen. Les mue­ve un tri­ple ob­je­ti­vo: man­te­ner el es­fuer­zo, la con­fian­za y la tra­di­ción. «Son los va­lo­res que he­re­da­mos», con­clu­ye otro de los so­cios. Los que les unen al abue­lo que co­men­zó la aven­tu­ra.

«HAY QUE CAM­BIAR EL CHIP»

Va a cum­plir 66 años, pe­ro no quie­re ni oír ha­blar de la ju­bi­la­ción. «No me gus­ta­ría na­da es­tar en ca­sa sin ha­cer na­da, me mo­ri­ría de abu­rri­mien­to», di­ce Mer­ce­des Rodríguez Ar­dao. Es­ta ve­ci­na de Ne­da tra­ba­ja en la tien­da de re­pa­ra­ción de cal­za­do y ce­rra­je­ría Mi­guel, que co­man­da su hi­jo en la fe­rro­la­na ca­lle María des­de el año 2000. Lle­van tra­ba­jan­do jun­tos ya die­ci­ocho años (an­tes de abrir la tien­da de Fe­rrol tu­vie­ron otra en Ne­da), pe­ro ni los ro­ces del día a día ni el ex­ce­so de con­fian­za pa­re­cen ha­ber he­cho me­lla en su re­la­ción la­bo­ral. «Si no nos lle­vá­se­mos bien, ca­da uno ya ha­bría ti­ra­do por su la­do», ase­gu­ra Mer­ce­des. Y Mi­guel Pérez, su hi­jo y su je­fe, co­rro­bo­ra sus pa­la­bras: «Mi ma­dre tie­ne mu­cho ca­rác­ter, pe­ro en­se­gui­da se le pa­san los en­fa­dos. Si por la ma­ña­na se ca­brea por al­go, por la tar­de ya se le ha ol­vi­da­do».

Tan­to Mi­guel como Mer­ce­des sa­ben se­pa­rar la vi­da la­bo­ral de la fa­mi­liar y eso —ad­vier­ten am­bos— es uno de los tru­cos pa­ra que no sal­ten chis­pas con de­ma­sia­da fre­cuen­cia.

«Cuan­do sa­li­mos de aquí cam­bia­mos to­tal­men­te el chip: de­ja­mos de ser je­fe y em­plea­da pa­ra con­ver­tir­nos en ma­dre e hi­jo», ad­vier­te Mer­ce­des. ¿Y qué le pa­re­ce a ella que él le di­ga lo que tie­ne y lo que no tie­ne que ha­cer? «Pues la ver­dad es que lo lle­vo es­tu­pen­da­men­te, por­que él no es na­da man­dón y siem­pre nos he­mos en­ten­di­do muy bien», di­ce son­rien­te la ma­dre de Mi­guel. De ella, él ad­mi­ra so­bre to­do su buen ha­cer «de ca­ra al pú­bli­co» y que es muy «per­fec­cio­nis­ta», mien­tras que Mer­ce­des echa flo­res a su hi­jo por­que siem­pre se mues­tra muy «con­cien­zu­do» en el tra­ba­jo.

FO­TO: MI­GUEL VILLAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.