¿Co­mo an­tes o des­pués de en­tre­nar?

NO SÉ SI QUIE­RES SA­BER LA RES­PUES­TA... por­que se las trae. An­tes y des­pués. Va­mos, que mu­chos ya es­ta­rán pen­san­do si les com­pen­sa sa­lir a co­rrer. Y ya te di­go yo que sí, so­lo que hay que sa­ber qué co­mer. Exis­te la ho­ra ideal para po­ner­te en for­ma, pe­ro ol

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - MUÉ VE TE - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

La res­pues­ta es an­tes y des­pués, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta mu­chos fac­to­res, y el prin­ci­pal es el ob­je­ti­vo de la prác­ti­ca de­por­ti­va, por­que no van a ser las mis­mas re­co­men­da­cio­nes para una per­so­na sin nin­gún ti­po de pa­to­lo­gía, una con dia­be­tes, al­gu­na car­dio­pa­tía, un co­rre­dor po­pu­lar o un hal­te­ró­fi­lo pro­fe­sio­nal. Pe­ro va­ya­mos a lo sen­ci­llo. Al co­mún de los mor­ta­les, a los que se les da por co­rrer, que úl­ti­ma­men­te son mu­chos, y más aho­ra que lle­ga el ca­lor. O eso pa­re­ce.

Lo ideal en tér­mi­nos ge­ne­ra­les es co­mer dos ho­ras an­tes de ha­cer ejer­ci­cio, para que la di­ges­tión es­té fi­na­li­za­da cuan­do em­pie­ce el mo­men­to run­ning. Es­to es por­que du­ran­te el pro­ce­so la san­gre se re­dis­tri­bu­ye para lle­var a ca­bo to­das las fun­cio­nes y, si rea­li­za­mos ejer­ci­cio, so­bre to­do in­ten­so, po­dría­mos su­frir ma­les­tar e in­clu­so un cor­te de di­ges­tión. Va­mos, una his­to­ria si­mi­lar a la que nos con­ta­ban de pe­que­ños, y si­guen con­tan­do, cuan­do nos que­ría­mos me­ter en el agua des­pués de co­mer. Bien, aho­ra que Juan Fa­ri­ñas, li­cen­cia­do en INEF y en­tre­na­dor per­so­nal, nos ha acla­ra­do es­te pun­to, va­ya­mos al si­guien­te. ¿Qué de­bo co­mer? Es acon­se­ja­ble to­mar ali­men­tos con un ín­di­ce glu­cé­mi­co mo­de­ra­do o ba­jo (pas­ta al den­te o le­gum­bres, por ejem­plo), mien­tras que de­be­mos evi­tar in­ge­rir co­mi­das co­pio­sas con al­tos con­te­ni­dos en gra­sas y de di­fí­cil di­ges­tión.

Aquí es cuan­do me arre­glo, sí es ne­ce­sa­rio ci­tar es­te pun­to, por­que hay a quien le du­ra más el pre­vio que la pro­pia ca­rre­ra. Aho­ra sí, me echo a la ca­lle. No es­toy so­la. Es una de las ven­ta­jas de de­jar­se lle­var por las mo­das. Nun­ca hu­bo tan­to mo­vi­mien­to en los pa­seos ma­rí­ti­mos ni se hi­cie­ron tan- tos es­ti­ra­mien­tos en los ban­cos co­mo aho­ra. Va­mos a su­po­ner que he aguan­ta­do un ra­tín. Vuel­vo a ca­sa y... Pues ten­go que vol­ver a co­mer. (Re­cuer­da la pri­me­ra lí­nea de es­te re­por­ta­je). «Des­pués de ha­cer ejer­ci­cio es ne­ce­sa­rio co­mer para vol­ver a re­po­ner las re­ser­vas que se han con­su­mi­do du­ran­te el ejer­ci­cio. El ob­je­ti­vo es vol­ver a lle­nar los de­pó­si­tos de glu­có­geno del múscu­lo, una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de ener­gía», ex­pli­ca Juan.

Yaaaa... es­ta­rás pen­sa­do que pa’qué has ido a co­rrer. Que no te qui­ten lo bai­la’o. Una co­sa no qui­ta la otra, so­lo que hay que sa­ber qué co­mer. Es im­por­tan­te que la die­ta in­clu­ya hi­dra­tos de car­bono (en­tre 7 y 10 gra­mos por

Lo ideal es co­mer dos ho­ras an­tes de po­ner­se a ha­cer ejer­ci­cio”, ex­pli­ca Juan Fa­ri­ñas

ki­los que pe­ses y día). «Se sa­be que en las 4 o 6 ho­ras pos­te­rio­res a la prác­ti­ca de ejer­ci­cio la re­cu­pe­ra­ción en los múscu­los es más efi­cien­te, pe­ro no es ade­cua­do co­mer in­me­dia­ta­men­te des­pués. Vuel­ve re­la­ja­da­men­te a ca­sa, dis­fru­ta de la du­cha y co­mes des­pués».

LA ME­JOR HO­RA

Par­ti­mos de la ba­se de que en los tiem­pos que co­rren es ca­si im­po­si­ble, sal­vo si eres un pri­vi­le­gia­do, adap­tar el tra­ba­jo a nues­tras pre­fe­ren­cias de ocio y cui­da­do per­so­nal, sino que de­be­mos ha­cer lo con­tra­rio, adap­tar nues­tros ho­ra­rios de ocio y re­crea­ción a nues­tras exi­gen­cias pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les. Pe­ro ¿cuál es la me­jor ho­ra del día para ha­cer ejer­ci­cio? (En ese hi­po­té­ti­co ca­so de que pu­dié­ra­mos).

Nues­tro cuer­po es­tá más ac­ti­vo, teó­ri­ca­men­te y des­pués de leer una ex­pli­ca­ción que os aho­rro por­que no es na­da YES, en­tre las 10 y las 13 y en­tre las 16 y las 19 ho­ras. ¡Quién pu­die­ra le­van­tar­se de la si­lla a esas ho­ras con la ex­cu­sa de «es que es la me­jor ho­ra para co­rrer, el tra­ba­jo pue­de es­pe­rar»! Pe­ro ca­da per­so­na es un mun­do, y lo que va a de­ter­mi­nar real­men­te que con­si­ga sus ob­je­ti­vos no es la ho­ra, sino la cons­tan­cia, el com­pro­mi­so... «La me­jor ho­ra es aque­lla en la que la per­so­na se sien­ta más có­mo­da, dis­fru­te más y se adap­te me­jor a sus com­pro­mi­sos la­bo­ra­les y per­so­na­les», co­men­ta Juan, aun­que ad­vier­te una se­rie de co­sas. Por ejem­plo, que el ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­so pue­de ha­cer que re­sul­te más com­pli­ca­do con­ci­liar el sue­ño y es­tar más can­sa­dos al día si­guien­te, o que a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral es­tá más ba­ja y que, por lo tan­to, de­be­mos ca­len­tar bien.

Os lo es­toy po­nien­do muy fá­cil, so­lo os que­da co­rrer, sque vie­ne sien­do lo de me­nos. ¿Al­gu­na du­da más? Sí. ¿Es bueno be­ber mien­tras en­treno? No so­lo du­ran­te, sino an­tes y des­pués.

A ma­yor in­ten­si­dad y du­ra­ción, más agua va a ne­ce­si­tar nues­tro or­ga­nis­mo para man­te­ner­se en equi­li­brio. La ho­ra an­tes del ejer­ci­cio de­be­mos be­ber en­tre 300 y 500 mi­li­li­tros (lo que equi­va­le a un bo­te­llín de agua), que no tie­ne por qué ser de un tra­go, du­ran­te el ejer­ci­cio, se­gún la guía Re­co­men­da­cio­nes de be­bi­da e hi­dra­ta­ción para la po­bla­ción es­pa­ño­la, en­tre 400 y 560 mi­li­li­tros por ho­ra de prác­ti­ca de­por­ti­va y una vez fi­na­li­za­da la ac­ti­vi­dad, es re­co­men­da­ble rehi­dra­tar­se lo an­tes po­si­ble y a po­der ser con be­bi­das ba­jas en so­dio. A gran­des ras­gos, du­ran­te las si­guien­tes 4 o 6 ho­ras, be­ber en torno a 2,5 li­tros de agua se­ría su­fi­cien­te. Sí, a es­te pa­so va a cos­tar más be­ber­se eso que co­rrer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.