Lle­vas una ca­za­do­ra he­cha de or­ti­gas ¡y no pi­ca!

Las fi­bras ve­ge­ta­les exis­ten des­de ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro las de ca­li­dad es­ta­ban al al­can­ce de bien po­cos. Por fin se pue­den en­con­trar en mu­chas gran­des cadenas, eso sí, aún no son un re­cla­mo. Hay que fi­jar­se en las eti­que­tas y dis­fru­tar de sus pro­pie­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - AL HI LO - TEX­TO: BEA ABE­LAI­RAS

En­la co­lec­ción de ve­rano de Za­ra hay sué­ters y blu­sas con­fec­cio­na­dos con ra­mio. Cues­ta po­co me­nos de 20 eu­ros y la ma­yo­ría de las per­so­nas que lo han com­pra­do no sa­ben que lle­van una pren­da ela­bo­ra­da con un ma­to­rral que se usa­ba y se usa aún en mu­chos paí­ses pa­ra dar de comer al ga­na­do, pe­ro que tie­ne un uso tex­til más que acep­ta­ble. Y hay pren­das rea­li­za­das has­ta con or­ti­gas que los usua­rios lle­van pen­san­do que se tra­ta de se­das.

El ra­mio es muy si­mi­lar al lino, pe­ro tie­ne más cuer­po y era muy co­no­ci­do en Asia, don­de se con­cen­tra su cul­ti­vo. De he­cho, el tra­je tra­di­cio­nal co­reano, el han­bok, se con­fec­cio­na con es­te ma­te­rial. En la ro­pa oc­ci­den­tal no se in­tu­ye su abo­len­go, so­lo que no se arru­ga tan­to co­mo la se­da, pe­ro tam­bién es cier­to que cuan­do el ra­mio lle­ga a Europa ya es­tá mez­cla­do con otras fi­bras pa­ra dar­le una apa­rien­cia me­nos en­xe­bre. Pre­ci­sa­men­te es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca es la prin­ci­pal cua­li­dad que le han vis­to mu­chos di­se­ña­do­res de una ca­de­na de pro­duc­ción en la que se­gu­ro que pe­sa el he­cho de que sea una ma­te­ria pri­ma muy ba­ra­ta y que res­pe­ta el me­dio am­bien­te, lo que la acer­ca al público con más con­cien­cia eco. Pe­ro es que, ade­más, el ra­mio es có­mo­do y abri­ga, co­mo su­ce­de con otras fi­bras de ori­gen ani­mal mu­cho más ca­ras (co­mo la al­pa­ca, la an­go­ra o la co­di­cia­dí­si­ma y ca­ra ca­che­mi­ra).

CUPRO PA­RA ALÉR­GI­COS

El cupro es un nue­vo ma­te­rial eco, que se ela­bo­ra a par­tir de otros te­ji­dos y que tam­bién lo tie­ne to­do: es sua­ve, du­ra y tie­ne las pro­pie­da­des del lyo­cell o el ten­cel. Pe­ro tam­bién es per­fec­to pa­ra per­so­nas con aler­gias a de­ter­mi­na­dos te­ji­dos acrílicos o de po­liés­ter. Es an­ti­es­tá­ti­co, ya que los in­ge­nie­ros que lo desa­rro­llan ase­gu­ran que no pro­du­ce esa elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca que se ge­ne­ra con las te­las de fi­bras quí­mi­cas, por lo que se con­vier­te en muy trans­pi­ra­ble. Muy pron­to se ve­rá en­tre los di­se­ños más de­por­ti­vos, ya que es fres­co y ca­paz de re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, tan­to pa­ra am­bien­tes de mu­cho ca­lor co­mo pa­ra los más fríos. Tie­ne una caí­da si­mi­lar a la se­da, por eso mu­chas bom­bers y ga­bar­di­nas flui­das que son ten­den­cia es­ta pri­ma­ve­ra es­ta­rán ela­bo­ra­das con cupro que, en­ci­ma, se pue­de me­ter a la la­va­do­ra sin mie­do in­clu­so a 40 gra­dos. Eso sí, se arru­ga mu­cho.

MUSELINA DE NA­PO­LEÓN

Ha­ce años que paí­ses co­mo Ale­ma­nia re­cu­pe­ra­ron la tra­di­ción de ha­cer fi­bras a par­tir de or­ti­gas y aho­ra son ca­si un ar­tícu­lo de lu­jo. Y es que de la or­ti­ga se fa­bri­can hi­los de al­ta ca­li­dad, del­ga­dos, fle­xi­bles y fuer­tes. Tan­to que la his­to­ria tex­til cuen­ta que has­ta Na­po­león se en­ca­pri­chó de es­ta te­la con apa­rien­cia de muselina y que in­clu­so hay sos­pe­chas de que se usa­ba en la Edad de Bron­ce. La fi­bra de or­ti­ga es sua­ve, du­ra­ble y res­pi­ra­ble co­mo el lino, aun­que bri­llan­te co­mo la se­da. Tam­bién tie­ne pro­pie­da­des an­ti­es­tá­ti­cas, trans­pi­ra­bles y ter­mo­rre­gu­la­do­ras con la ven­ta­ja de que no so­lo se pue­den crear pren­das livianas, ya que per­mi­te hi­lar­la de for­ma mu­cho más tu­pi­da. La cul­ti­van en me­dio mun­do y uno de los mo­de­los más ar­te­sa­na­les es el que se con­ser­va en Ne­pal.

Los eco­lo­gis­tas que lle­van años re­co­men­dan­do ro­pas sos­te­ni­bles co­mo es­tas so­lo se la­men­tan aho­ra de que su lle­ga­da a las gran­des cadenas de mo­da o su po­pu­la­ri­dad dis­pa­re los pre­cios y las vuel­va a con­ver­tir en ca­pri­cho de unos po­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.