¿Lle­vo el pa­lo sel­fie en el equi­pa­je de mano?

ES LA PRE­GUN­TA DEL VE­RANO a la que in­ten­ta­re­mos dar res­pues­ta en YES. No es­tá en la lis­ta de ob­je­tos prohi­bi­dos en el equi­pa­je de mano, pero un mal uso pue­de te­ner con­se­cuen­cias. ¿En­ton­ces, de qué de­pen­de?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ASABER - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Sa­be­mos que na­da de agua, de lí­qui­dos en re­ci­pien­tes de más de 100 mi­li­li­tros, de ar­mas, de ob­je­tos pun­zan­tes o con fi­lo, de sus­tan­cias ex­plo­si­vas o in­fla­ma­bles... pero ¿qué pa­sa con el pa­lo sel­fie? Ese bra­zo ex­ten­si­ble que se ha con­ver­ti­do en com­pa­ñe­ro in­dis­pen­sa­ble de va­ca­cio­nes, y que aun­que nos sal­ga gra­tis (por lo me­nos tras­la­do y alo­ja­mien­to) nos pue­de lle­gar a sa­lir ca­ro si nos lo re­ti­ran an­tes de em­bar­car. Es una de las pre­gun­tas que más se es­tán ha­cien­do los via­je­ros y que no tie­ne res­pues­ta sen­ci­lla. El pa­lo sel­fie co­mo tal no se en­cuen­tra en la lis­ta de ob­je­tos prohi­bi­dos en el equi­pa­je de mano, si bien es cier­to que en la web de Ae­na se reservan el de­re­cho a que la au­to­ri­dad com­pe­ten­te, es de­cir la Guar­dia Ci­vil, res­trin­ja otros ar­tícu­los a ma­yo­res de los enu­me­ra­dos, ya que so­lo es una mues­tra de lo más evi­den­te. En­ton­ces ¿Lo lle­vo? ¿No lo lle­vo? Pues te di­ría que de­pen­de de co­mo ten­gas pen­sa­do com­por­tar­te al pa­sar por el ar­co de se­gu­ri­dad. Lo que lees. Por­que de­pen­de del cri­te­rio del per­so­nal de se­gu­ri­dad que el «pa­lo» lle­gue con­ti­go al des­tino. Si atra­vie­sas con apa­rien­cia de nor­ma­li­dad, en re­la­ti­va cal­ma, en prin­ci­pio no de­be­ría ha­ber pro­ble­ma. Aho­ra bien, si el mis­mo pa­lo lo por­ta al­guien que cru­za más bien al­te­ra­do, que en po­cos se­gun­dos ya ha con­se­gui­do cap­tar la aten­ción de los guar­dias, el pa­lo tie­ne muy po­cas op­cio­nes de em­bar­car. Y no hay más vuel­tas que dar­le, en­ca­ja per­fec­ta­men­te co­mo «ob­je­to con­tun­den­te que pue­de cau­sar he­ri­das gra­ves cuan­do se uti­li­za pa­ra gol­pear». El pa­lo sel­fie no es una ex­cep­ción, aun­que sea el ob­je­to del ve­rano, hay otros que tam­po­co es­tán en la fa­mo­sa lis­ta y que su em­bar­que de­pen­de de la ac­ti­tud de los pa­sa­je­ros. Los aman­tes del golf pue­den que se­pan de qué ha­bla­mos, por­que sus pa­los es­tán en la mis­ma si­tua­ción que los que uti­li­za­mos pa­ra sa­car­nos fo­tos.

Es nor­mal que a par­tir de aquí te sur­jan du­das. Una ma­le­ta tam­bién pue­de ser un ob­je­to con­tun­den­te y cau­sar da­ños. Pues sí. En reali­dad to­do pue­de ser un ar­ma. Aca­so no se pue­de liar fi­na con el ca­ble del se- ca­dor, si al­guien lo uti­li­za con otros fi­nes, y no hay pro­ble­ma por lle­var­lo a bor­do. No hay más re­me­dio que ape­lar al sen­ti­do co­mún.

AN­TES NO, AHO­RA SÍ

Otros ob­je­tos, sin em­bar­go, han pa­sa­do a me­jor vi­da. An­tes es­ta­ba prohi­bi­do em­bar­car con un mo­no­pa­tín, una ca­ña de pes­car o una ra­que­ta, mien­tras que aho­ra des­fi­lan sin pro­ble­ma por la es­ca­le­ri­lla del avión.

Los más re­ti­cen­tes a es­te «ca­cheo» son las per­so­nas ma­yo­res, so­bre to­do si les sa­cas las na­va­jas que lle­van pa­ra co­mer­se las man­za­nas, y aun­que ape­len al «fue de mi pa­dre» sa­ben que si la ho­ja es de más de 6 cen­tí­me­tros po­co hay que ha­cer. La mis­ma pe­na sien­ten los pe­re­gri­nos que quie­ren lle­var pa­ra ca­sa el bas­tón que les ha aguan­ta­do to­do el ca­mino, pero la­men­ta­ble­men­te su úni­ca me­ta es la sa­la de ob­je­tos re­qui­sa­dos del ae­ro­puer­to. Aun­que tam­bién son pa­los, a di­fe­ren­cia de los que dan so­por­te a las cá­ma­ras, son de ma­de­ra, de mayor ta­ma­ño (más o me­nos de la al­tu­ra del ca­mi­nan­te) y afi­la­dos en la par­te in­fe­rior pa­ra an­clar­se so­bre el sue­lo, por lo que re­sul­tan más pe­li­gro­sos.

Po­dría­mos se­guir por­que ca­da ob­je­to es un mun­do, o sa­brías qué ha­cer con un bi­dón crio­ge­ni­za­do con se­men de to­ro... So­lo te di­go que no pa­só el con­trol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.