Yo no ten­go mie­do a me­ter­me en fre­gaos”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ÚLTIMA - Álex Mon­ner ACTOR (BAR­CE­LO­NA, 1995)

«La pró­xi­ma piel» nos lle­va des­de el frío a una in­ti­mi­dad bru­tal en­tre dos per­so­nas.

El lu­gar es muy im­por­tan­te en la pe­lí­cu­la. El he­cho de es­tar ro­dea­dos de nie­ve ha­ce que los per­so­na­jes ten­gan en­ci­ma una pre­sión aña­di­da. La pró­xi­ma piel ha­bla de dos per­so­nas que se en­cuen­tran en un pun­to de sus vi­das al que lle­gan arras­tran­do ca­ren­cias. De pron­to se en­cuen­tran y no tie­nen mie­do. A que­rer­se, a dar­se una opor­tu­ni­dad.

Leo, tu per­so­na­je en la pe­li, ha­bla con la mi­ra­da. ¿Có­mo tra­ba­jas ese pri­mer len­gua­je?

Mirar me ayuda a si­tuar­me co­mo actor. Pe­ro cuan­do tra­ba­jo es­toy tan des­co­nec­ta­do de mí que no te pue­do ex­pli­car có­mo lo ha­go. Ser actor pa­ra mí es con­fiar en la ex­plo­si­vi­dad que ten­go co­mo per­so­na, ju­gar­lo to­do al pre­sen­te, no te­ner mie­do a mirar ni a ser mi­ra­do.

Tu ofi­cio te ha des­cu­bier­to lo peor de ti, di­jis­te en una oca­sión.

Bueno... lo peor ¡y lo me­jor! Ac­tuar es no te­ner mie­do a in­da­gar, a des­cu­brir­te en fa­ce­tas que qui­zá no te gus­ta­ría ver en tu vi­da real.

¿Pa­ra in­ter­pre­tar hay que vi­vir?

Mi cu­rro lo ba­so en eso: en apro­ve­char ca­da ex­pe­rien­cia que me da la vi­da. No hay que te­ner mie­do a vi­vir. Yo no ten­go mie­do a me­ter­me en fre­gaos pe­li­gro­sos.

Fra­gi­li­dad, se­duc­ción y ma­ni­pu­la­ción. Tres cla­ves de la pe­lí­cu­la.

Con esas pa­la­bras po­drían de­fi­nir­se to­das sus es­ce­nas.

¿Te pa­re­ces a Leo?

Su­pon­go que sí. Que hay co­sas mías en él y co­sas de él mías, pe­ro no lo pien­so mu­cho.

¿Pro­yec­tos?

Es­toy pre­pa­ran­do mi pri­mer cor­to co­mo di­rec­tor, ¡a ver en qué que­da! Pe­ro me voy a ti­rar a la pis­ci­na... Quie­ro con­tar una his­to­ria de amor trá­gi­co en­tre una di­va en de­ca­den­cia del ci­ne es­pa­ñol de 60 años y un cha­va­lín de 24.

¿Sigues sien­do tú un cha­va­lín?

Es­toy en la fron­te­ra, aún pue­do ac­tuar co­mo un cha­val... pe­ro ¡me veo a las puer­tas de la edad adul­ta!

Has vuel­to a coin­ci­dir con Em­ma Suá­rez...

Ella es bue­ní­si­ma. Te de­ja en­trar en ella, que era lo que yo ne­ce­si­ta­ba en La pró­xi­ma piel. Fue pre­cio­so. Me con­tó que, co­mo yo, ha­bía he­cho su pri­me­ra pe­lí­cu­la con 14 años y me di­jo que es­to de la in­ter­pre­ta­ción es una ma­ra­tón de vi­da.

El chi­co de «Pul­se­ras ro­jas» es en «La pró­xi­ma piel» un ado­les­cen­te sos­pe­cho­so de ser un la­drón de iden­ti­da­des. Hoy pre­pa­ra su pri­mer cor­to co­mo di­rec­tor: «La his­to­ria de amor de una di­va del ci­ne de 60 años con un cha­va­lín de 24».

TEX­TO:ANA ABELENDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.