42 Yo­ga a gra­dos

¿QUIE­RES SU­DAR LA GO­TA GOR­DA? Apún­ta­te a una cla­se de Bi­kram Yo­ga, una ex­pe­rien­cia lle­na de hu­me­dad, mu­cho ejer­ci­cio y mu­cha for­ta­le­za fí­si­ca y men­tal que es­tá arra­san­do en­tre los fa­mo­sos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ENFORMA - TEX­TO: PA­TRI­CIA GAR­CÍA FOTO: MARCOS MÍGUEZ

Unaha­bi­ta­ción a 42 gra­dos y con un cua­ren­ta por cien­to de hu­me­dad. Por de­lan­te, 90 mi­nu­tos para co­lo­car to­dos los múscu­los de tu cuer­po en 26 pos­tu­ras (asa­nas) di­fe­ren­tes, al com­pás de dos ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción. La pri­me­ra vez que es­cu­ché ha­blar de Bi­kram Yo­ga fue a una ami­ga que vi­ve en Lon­dres. Era lo más cool en ma­te­ria de ejer­ci­cio fí­si­co en el lu­gar más cool de Eu­ro­pa. El si­guien­te im­pul­so fue bus­car en You­Tu­be en qué con­sis­tía es­ta va­rian­te del yo­ga tra­di­cio­nal que tam­bién se co­no­ce co­mo hot yo­ga. La ima­gen im­po­ne: gen­te man­te­nien­do el equi­li­brio y es­ti­rán­do­se has­ta al in­fi­ni­to mien­tras las go­tas de su­dor re­co­rren to­do el cuer­po. Al­go pa­re­ci­do a in­ten­tar ha­cer fle­xio­nes en pleno agos­to en San­to­ri­ni, o en las Cíes. Pe­ro esa for­ta­le­za men­tal y fí­si­ca tie­ne una re­com­pen­sa.

DE OBA­MA A MA­DON­NA

Y los que lo prue­ban aca­ban en­gan­cha­dos. De Oba­ma a Ma­don­na. Co­mo di­ce el pro­pio Bi­kram (crea­dor de es­ta mo­da­li­dad en los 70) «nun­ca es de­ma­sia­do tar­de, nun­ca se es de­ma­sia­do vie­jo, nun­ca se es de­ma­sia­do ma­lo o nun­ca se es­tá de­ma­sia­do en­fer­mo para ha­cer es­te yo­ga y em­pe­zar de ce­ro», cuen­ta San­dra Ro­co, la maes­tra yo­gui y res­pon­sa­ble del pri­mer cen­tro de Bi­kram Yo­ga en Ga­li­cia, si­tua­do en la pla­za Maes­tro Ma­teo de A Co­ru­ña.

«El ob­je­ti­vo el pri­mer día es aguan­tar den­tro de la cla­se». Doy fe de que con­se­guir man­te­ner­se es to­do un re­to. La cla­se tie­ne tres fa­ses, en las que, me­ta­fó­ri­ca­men­te, es­ca­las una mon­ta­ña, lle­gas a la ci­ma y em­pie­zas a ba­jar, po­co a po­co, has­ta re­la­jar el rit­mo y, de pa­so, las pul­sa­cio­nes. Si el ca­lor se ha­ce in­so­por­ta­ble, te tum­bas en la es­te­ri­lla, to­mas ai­re, be­bes un po­qui­to de agua, y co­ges fuer­za para afron­tar la si­guien­te «asa­na». «Tra­ba­jas to­dos los ór­ga­nos, glán­du­las, ten­do­nes, li­ga­men­tos, hue­sos, to­das las cé­lu­las de tu cuer­po y tam­bién tu men­te y tu es­pí­ri­tu», ex­pli­ca San­dra Ro­co.

El ca­lor apor­ta fle­xi­bi­li­dad y evi­ta le­sio­nes. Tam­bién ayu­da a que­mar gra­sa. En una cla­se se pue­den lle­gar a per­der has­ta dos li­tros de agua. Por eso se re­co­mien­da ir muy hi­dra­ta­do de ca­sa. Olvídate de la ima­gen re­la­jan­te del yo­ga clá­si­co. Aquí su­das la go­ta gor­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.