Viet­nam, una sin­fo­nía para los sen­ti­dos

UN VIA­JE INOL­VI­DA­BLE Hay que vi­si­tar el país an­tes de que se ma­si­fi­que por cul­pa del bo­ca a bo­ca trans­mi­ti­do por los via­je­ros, que re­gre­san en­can­ta­dos. Un des­tino se­gu­ro, bo­ni­to y ba­ra­to.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VIAJES - TEX­TO: FRAN BA­LA­DO

Dos co­sas lla­man la aten­ción la pri­me­ra vez que uno pisa Viet­nam: los agre­si­vos olo­res de los pues­tos de co­mi­da y el zum­bi­do de los scoo­ters. Hay mi­llo­nes de mo­tos. La arran­can para des­pla­zar­se des­de el por­tal 14 has­ta el 16 de la mis­ma ca­lle. Uno lle­ga a plan­tear­se que si un viet­na­mi­ta tu­vie­ra que es­co­ger en­tre sus pier­nas y su des­tar­ta­la­da mo­to, no du­da­ría en que­dar­se con las dos rue­das. Re­sul­ta inevi­ta­ble que se co­lap­sen unas ca­rre­te­ras en las que los se­má­fo­ros son so­lo de­co­ra­ti­vos, y al­go tan co­ti­diano co­mo cru­zar la ca­lle se con­vier­te en una ru­le­ta ru­sa. Un ini­cio na­da

pro­me­te­dor. Sin em­bar­go, al ra­to la na­riz y el oí­do em­pie­zan a fa­mi­lia­ri­zar­se con el olor y el rui­do, el ce­re­bro se des­pe­ja y em­pie­za un via­je inol­vi­da­ble.

Ciu­dad Ho Chi Minh (HCM) es un de­rro­che de vi­ta­li­dad y energía. Re­co­rrer los caó­ti­cos ca­lle­jo­nes de la an­ti­gua Sai­gón es la me­jor for­ma para que el pa­la­dar co­noz­ca nue­vos sa­bo­res. Tam­bién es obli­ga­do per­der­se en sus mer­ca­di­llos; aun­que uno ten­ga pen­sa­do re­gre­sar úni­ca­men­te con un imán para la ne­ve­ra de ca­sa, a la vuel­ta aca­ba­rá fac­tu­ran­do una ma­le­ta a ma­yo­res por cul­pa de las com­pras. El ar­te del re­ga­teo y los pre­cios, tan ase­qui­bles ya de sa­li­da, cons­ti­tu­yen una in­vi­ta­ción di­fí­cil de re­cha­zar.

Des­de HCM va­le la pe­na atra­ve­sar el Del­ta del Me­kong y cru­zar en bar­co has­ta Phu Quoc, aca­ri­cian­do Camboya, para de­jar de es­qui­var mo­tos y su­bir­se a una, la me­jor for­ma para ale­jar­se de los com­ple­jos tu­rís­ti­cos y lan­zar­se a ex­plo­rar es­ta is­la en bus­ca de pes­ca­do fres­co y pla­yas vír­ge­nes de agua tur­que­sa.

En Hue, en el cen­tro del país, con­vie­ne no en­tre­te­ner­se e ir di­rec­to a las rui­nas de su ma­jes­tuo­sa ciu­dad im­pe­rial, en pro­ce­so de re­cons­truc­ción tras ha­ber si­do se­ve­ra­men­te cas­ti­ga­da por las bom­bas. A cien ki­ló­me­tros, tres ho­ras lar­gas de bus, es­tá la des­lum­bran­te Hoi An.

RO­PA A ME­DI­DA

Hoi An fue un im­por­tan­te cen­tro de co­mer­cio en la Edad Mo­der­na para los na­ve­gan­tes es­pa­ño­les, por­tu­gue­ses, ja­po­ne­ses y chi­nos, que in­ter­cam­bia­ban ma­te­rias pri­mas y ma­nu­fac­tu­ras en es­te puer­to na­tu­ral en ple­na ru­ta de la se­da. En el XIX el río Thu Bon per­dió pro­fun­di­dad, vol­vién­do­se in­ser­vi­ble para aco­ger em­bar­ca­cio­nes de ca­la­do, por lo que la ciu­dad fue aban­do­na­da en fa­vor de la ve­ci­na Da Nang. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, esa fue su gran suer­te, ya que su cen­tro his­tó­ri­co per­ma­ne­ció in­tac­to. Hoy es­tá pro­te­gi­do por la Unes­co. Es una de­li­cia re­co­rrer sus co­que­tas ca­lles re­ple­tas de fa­ro­li­llos de pa­pel y dis­fru­tar de sus res­tau­ran­tes (Vy, una suer­te de Fe­rrán Adriá asiá­ti­ca, re­gen­ta aquí cin­co ne­go­cios; ca­da cual, más sa­bro­so). Si tie­ne la suer­te de vi­si­tar Hoi An no de­be­ría des­apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de dar­se un ca­pri­cho y ela­bo­rar al­gu­na pren­da de ro­pa a me­di­da. Sus pre­cios son muy ten­ta­do­res. Los sas­tres de es­ta lo­ca­li­dad son fa­mo­sos por su pre­ci­sión y su ra­pi­dez. En Yaly, la ca­sa más pres­ti­gio­sa, con­fec­cio­nan en 24 ho­ras cual­quier en­car­go, bien de sus ca­tá­lo­gos o di­rec­ta­men­te fu­si­la­do de una fo­to­gra­fía o pa­trón que se les mues­tre. Tra­jes, ca­mi­sas, cal­za­do, bol­sos, ves­ti­dos... Tras una ago­ta­do­ra jor­na­da de com­pras, po­cos si­tios me­jo­res para des­co­nec­tar que la mí­ti­ca Chi­na Beach, un ex­ten­so are­nal en el que los sol­da­dos ame­ri­ca­nos car­ga­ban pi­las an­tes de re­gre­sar al fren­te.

To­ca se­guir ha­cia el Nor­te, en don­de to­da­vía aguar­dan una má­gi­ca ru­ta a tra­vés de los cam­pos de arroz de Sa­pa y el obli­ga­do cru­ce­ro por la bahía de Ha­long, para el que con­vie­ne re­ser­var al me­nos dos no­ches (es­co­ger una en bun­ga­ló).

El epí­lo­go lo po­ne Ha­noi, ciu­dad en la que uno em­pie­za a dar­se cuen­ta de que cru­zar la ca­lle re­sul­ta has­ta di­ver­ti­do, y que pron­to el rui­do de los mo­to­res de las mo­tos pa­sa­rá a ser al­ma­ce­na­do en la me­mo­ria co­mo una sin­fo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.