¿QUÉ TIE­NE ES­TE TE­MA PA­RA QUE SE HA­YA VER­SIO­NA­DO TAN­TO?

Sí, la can­ta el ni­ño al sa­lir del co­le, la ta­ra­rea la com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo sim­pá­ti­ca y la bai­la el cu­ña­do en­ro­lla­do. El te­ma de Luis Fon­si es, sin du­da, el vi­rus mu­si­cal de la tem­po­ra­da.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

Lo es­cri­bía el pa­sa­do fin de se­ma­na en su Fa­ce­book Inés Rey, co­la­bo­ra­do­ra de La Voz: « A fuer­za de que mi hi­ja me tor­tu­re con la di­cho­sa can­ción, me ha aca­ba­do gus­tan­do. Y la can­to. En la du­cha, en el tra­ba­jo, en el ca­mino al tra­ba­jo, en el co­che. La odio y la can­to. La odio y me en­can­ta». Se re­fe­ría a Des­pa­ci­to, el te­ma que se ha co­la­do en nues­tras vidas de ma­ne­ra ines­pe­ra­da. Que­rien­do o sin que­rer, es­tá en to­das par­tes. Hay mi­les de ver­sio­nes en YouTu­be, con le­tras has­ta de fút­bol o can­ta­das por gen­te fa­mo­sa. Des­de el Ai Se Eu Te Pe­go de Mi­chel Te­ló no se ha­bía pro­du­ci­do al­go si­mi­lar. Triun­fa en una es­cue­la in­fan­til, en los al­ta­vo­ces del sú­per y el sá­ba­do por la no­che en un pub. Sue­na y el efec­to re­sul­ta in­me­dia­to: can­tu­rreos, ca­ras de fe­li­ci­dad y, sobre to­do, ga­nas de bai­lar.

Tras ella se en­cuen­tra Luis Fon­si, un can­tan­te ro­mán­ti­co puer­to­rri­que­ño que se ha aden­tra­do en el re­gue­tón sua­ve, el es­ti­lo con ma­yor au­ge co­mer­cial del mo­men­to. «Es la con­fir­ma­ción to­tal de un gé­ne­ro que ya arra­só con el Bai­lan­do de En­ri­que Igle­sias», apun­ta el crí­ti­co mu­si­cal Luis Tro­quel. De nue­vo, se re­pi­te la fór­mu­la ater­cio­pe­la­da de gui­ta­rras cla­ras, rit­mo atro­pe­lla­do y en­vol­ven­te y un pu­ña­do de es­tro­fas dis­pa­ran­do me­tá­fo­ras sobre el de­seo. «Sue­nan las tres pri­me­ras no­tas de gui­ta­rra y ya es­tá: la gen­te se po­ne a gri­tar y se vuel­ve lo­ca», se­ña­la Mark De­lu­xe, DJ de la dis­co­te­ca Pe­lí­cano. Allí sue­na sí o sí to­das las no­ches «Es el hit del mo­men­to», cer­ti­fi­ca. ¿Can­ción del ve­rano an­tes de es­te em­pie­ce? «Del ve­rano y del año que vie­ne», pre­di­ce el disc­joc­key.

¿Por qué es­ta? ¿Por qué den­tro de las de­ce­nas y de­ce­nas de can­cio­nes que ex­plo­tan es­te pa­trón de

dan­ce-pop re­gue­to­ne­ro ha so­bre­sa­li­do con­cre­ta­men­te Des­pa­ci­to? «Es que es un te­ma­zo», di­ce Tro­quel con ro­tun­di­dad. «Ade­más, Luis Fon­si es un gran­dí­si­mo can­tan­te y qui­zá nun­ca se ha­bían vis­to vo­ces tan bue­nas co­mo es­ta ha­cien­do es­te ti­po de mú­si­ca», aña­de. Jose Un­der­dub, DJ del Huer­to de Los Can­to­nes, re­sal­ta tam­bién su ar­qui­tec­tu­ra: «Es­tá muy bien cons­trui­da y, co­mo can­ción de amor, es­tá bas­tan­te le­jos de los ex­ce­sos de las le­tras de re­gue­tón. Pe­ro, sobre to­do, es tre­men­da­men­te pe­ga­di­za».

Y tan­to que lo es. El mo­do de

ir en­gor­dan­do su rit­mo en ca­da vuel­ta pe­ro con pa­ra­das pa­ra in­sis­tir que hay que ir des-pa-ci-to ge­ne­ra adic­ción. Tal es así que se ha con­ver­ti­do en to­do un fe­nó­meno. «Es sen­ci­lla, di­rec­ta y tie­ne ese to­que la­tino que la ha­ce ale­gre. Con un es­ti­lo bas­tan­te ale­ja­do de esa ex­tra­ña com­pe­ti­ción por la can­ción del ve­rano que pa­re­ce que es más un tor­neo ba­jo la ley del más hor­te­ra», opi­na Jose Un­der­dub.

Des­pa­ci­to, coes­cri­ta por Luis Fon­si jun­to a Eri­ka En­der, se lan­zó en enero. No so­lo ape­la al es­ti­lo de mo­da, al que in­clu­so se han apun­ta­do as­tros latinos co­mo Ale­jan­dro Fer­nán­dez. Tam­bién ti­ra del for­ma­to dúo, en la lí­nea de En­ri­que Igle­sias- Pit­bull o Car­los Vi­ve­sSha­ki­ra. Daddy Yan­kee, el rey del re­gue­tón, ejer­ce de com­pa­ñe­ro de via­je. Le da con­tra­pe­so a la me­lo­si­dad de Fon­si, em­pu­je a la pie­za y un ar­ti­fi­cio de lo más efec­tis­ta y efec­ti­vo (¡ese bum-bum-bum de su co­ra­zón ace­le­ra­do!).

Na­cho Ca­me­ron, di­rec­tor de la pro­mo­to­ra Pri­mer­beat, tra­ba­ja mu­cho con la mú­si­ca la­ti­na. Es el res­pon­sa­ble de la in­mi­nen­te vi­si­ta de Daddy Yan­kee a Ga­li­cia (6 de ju­lio en A Co­ru­ña, den­tro del Party­son­go). Sos­tie­ne que el de

Des­pa­ci­to es to­do un ha­llaz­go: «Es la fór­mu­la per­fec­ta que tras­pa­sa con­ti­nen­tes y eda­des, uno de esos te­mas abru­ma­do­res que re­cor­da­re­mos du­ran­te mu­chos años».

EN EL TOP MUN­DIAL

En­tre los múl­ti­ples in­di­ca­do­res en los que se pue­de re­du­cir a una es­tra­tos­fé­ri­ca ci­fra el éxi­to de Des­pa­ci­to —¡1.500 mi­llo­nes de vi­sio­na­dos en YouTu­be!, ¡400 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en Spo­tify!—, el úl­ti­mo que ha tras­cen­di­do ha­bla a las cla­ras: se tra­ta de la pri­me­ra can­ción en cas­te­llano nú­me­ro 1 en lis­ta Hot 100 de Bill­board de los EE.UU. des­de La Ma­ca­re­na, que la li­de­ró en 1996.

Pe­ro más allá de la can­ti­ne­la de Los del Río, no se tra­ta de un he­cho ais­la­do. Aquí se es­tá cer­ti­fi­can­do el rei­na­do ac­tual de es­te ti­po de es­tre­lla la­ti­na. En la pis­ta de bai­le se im­po­ne a las an­glo­sa­jo­nas. «Ca­da vez más. Se fu­sio­na, por ejem­plo, el to­que hip-hop de Pit­bull con el pop y eso a la gen­te le en­can­ta», in­di­ca Mark De­lu­xe. «To­do apun­ta a que du­ran­te una tem­po­ra­da va­mos a te­ner mu­chas can­cio­nes de es­te ti­po», au­gu­ra Tro­quel. Sea co­mo sea, el 2017 pa­sa­rá a la his­to­ria del pop co­mo el año del Des­pa­ci­to. To­do aun­que, co­mo en­ca­be­za­ba Inés Rey, mu­chos la odien pe­ro se aca­ben enamo­ran­do de ella. Eso tam­bién for­ma par­te del jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.