UN NÚ­ME­RO FIJO

ELLOS LLE­VAN TO­DA LA VI­DA JU­GAN­DO LA MIS­MA CI­FRA EN NA­VI­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Los­pró­xi­mos sie­te días tie­nen mi per­mi­so pa­ra so­ñar con cual­quier co­sa. Y, si me apu­ran, has­ta que el 7 de enero se des­mon­te el ár­bol y se dé por fi­ni­qui­ta­do el sa­rao na­vi­de­ño, tam­bién. Pe­ro a cor­to pla­zo hay que con­cen­trar­se en EL SOR­TEO. Si es su ca­so, y la con­cen­tra­ción es tal que es ca­paz de ver (aun­que sea dur­mien­do) el nú­me­ro que se­rá agra­cia­do con el pri­mer nú­me­ro, no lo du­de, co­rra a com­prar­lo. —¿Aun­que ya me ha­ya gas­ta­do un pas­tón en lotería?— Sí, nun­ca se sa­be. ¿Y si sa­le? Lo mis­mo pien­san los que en vez de de­jar­se lle­var por im­pul­sos no pier­den la es­pe­ran­za. Es­pe­ran un año, otro, otro y otro a que los ni­ños de San Il­de­fon­so pa­seen su nú­me­ro en­tre los bom­bos y la me­sa que au­to­ri­za la fies­ta. En el Pi­za­rrín, en Ou­ren­se, pien­san así. Si no, no lle­va­rían más de vein­te años apos­tan­do al mis­mo nú­me­ro.

A 16 de di­ciem­bre no hay quien pa­re en es­te bar del ba­rrio de San Fran­cis­co que no ten­ga el 47156 en la car­te­ra. A los 30 clien­tes que lo lle­van du­ran­te to­do el año, se su­man es­tos días unos cien­tos más que quie­ren ha­cer­se con es­ta com­bi­na­ción. No hay que ten­tar a la suer­te, y nun­ca se sa­be si los bom­bos la vol­ve­rán a es­cu­pir el pró­xi­mo vier­nes. Sí, leen bien, vol­ve­rán, por­que ha­ce diez años ya se lle­vó el ter­cer pre­mio en el sor­teo de Re­yes, unos 1.400 eu­ros por dé­ci­mo. No­ri, la pro­pie­ta­ria, se en­car­ga de man­te­ner la ex­pec­ta­ción al más pu­ro es­ti­lo «sold out». «Trai­go cua­ren­ta se­ries, 400 dé­ci­mos, y los re­par­to to­dos. No me sue­le que­dar ni uno. Ade­más, si que­dan uno o dos me los que­do yo, pe­ro si fue­ran mu­chos más los ten­dría que de­vol­ver al lo­te­ro, pe­ro es muy ra­ro que pa­se es­to», ex­pli­ca. So­bra de­cir que ella ade­más de «los res­tos», se guar­da dos o tres «que no com­par­to con na­die».

VEN­DI­DO SO­LO EN OU­REN­SE

Con es­te nú­me­ro no va­len las me­dias tin­tas. Na­da de par­ti­ci­pa­cio­nes, aquí el que apues­ta por el 47156 lo ha­ce a lo gran­de, con el dé­ci­mo en­te­ro. Es un nú­me­ro con raí­ces ou­ren­sa­nas. Tres ba­res de la pro­vin­cia se re­par­ten to­do el pas­tel. No in­ten­ten bus­car­lo fue­ra de Ou­ren­se. «De he­cho, si al­guien lo pi­de en la ad­mi­nis­tra­ción (la nú­me­ro 2), ya les di­cen en es­te bar y en es­te otro, y ya vie­nen di­rec­ta­men­te por aquí», ex­pli­ca No­ri. Su pa­dre, que an­tes se en­car­ga­ba del ne­go­cio, ya lo ju­ga­ba, y cuan­do ella y su ma­ri­do co­gie­ron las rien­das ha­ce ca­si vein­te años no tu­vie­ron otra op­ción. «Creo que em­pe­zó a ju­gar por ca­sua­li­dad, no era un nú­me­ro que tu­vie­ra na­da es­pe­cial, sim­ple­men­te lo co­ge­ría pa­ra re­par­tir, y se fue que­dan­do sin más». Con­fie­sa que es «bo­ni­to» pe­ro ma­lo. «No se por­ta muy bien, el re­in­te­gro y po­co más. Ha­ce mu­chos años se apro­xi­mó al nú­me­ro en­te­ro pe­ro na­da más...». Pa­re­ce que el ter­cer pre­mio del 2007 ya que­da muy atrás, pe­ro en su mo­men­to fue una gran ale­gría. De pe­lí­cu­la no, pe­ro de anun­cio sí. «Un clien­te que lo lle­va siem­pre se ol­vi­dó de co­ger­lo por­que te­nía a su pa­dre muy ma­li­to esos días, y yo se lo guar­dé. Él no con­ta­ba con eso, y cuan­do lo lla­mé, ima­gí­na­te...».

En ese ca­so No­ri no du­dó en guar­dar el dé­ci­mo en el ca­jón, pe­ro el apu­ro de dé­ci­mos no da lu­gar a mu­chas re­ser­vas es­tos días. Bueno, ni a dia­rio, don­de hay lis­ta de es­pe­ra pa­ra con­se­guir en­trar en la lis­ta de abo­na­dos. «Hay que es­pe­rar a que al­guien fa­llez­ca o se abu­rra». Es­tá muy muy so­li­ci­ta­do. «Son abo­na­dos de siem­pre, gen­te de to­das las eda­des del ba­rrio y de fue­ra que vie­nen has­ta aquí a por él. Es muy bo­ni­to pen­sar que es­te lo­cal tie­ne 50 años y que hay clien­tes que ya ve­nían an­tes de na­cer yo, que ten­go 47». No sue­len jun­tar­se pa­ra ver el Sor­teo, aquí la afluen­cia de gen­te es más bien a la ho­ra de la par­ti­da. Pe­ro no ten­gan du­da de que si sa­le el Gor­do más de uno va a can­tar las cua­ren­ta co­mo nun­ca an­tes lo han he­cho.

FO­TO: MIGUEL VILLAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.