¿Que doy mie­do? ¡Pe­ro si soy un pe­da­zo de pan!” Ja­vier

Su ca­rac­te­ri­za­ción co­mo Pablo Es­co­bar en la pe­lí­cu­la «Lo­ving Pablo» es bru­tal. «Que­ría pro­vo­car en el es­pec­ta­dor re­cha­zo y atrac­ción pa­ra ge­ne­rar la fas­ci­na­ción que creó en su aman­te, Vir­gi­nia Va­lle­jo», apun­ta Ja­vier. Jun­to a él es­tá Pe­né­lo­pe Cruz, su muj

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONSDE - TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

Bar­dem es de los que des­en­fun­da pri­me­ro y te des­ar­ma, no da tiem­po a si­tuar­te cuan­do ya te ha to­ma­do la de­lan­te­ra pa­ra lle­var­te a su te­rreno. Ha­ce co­mo que te co­no­ce de to­da la vi­da, te lla­ma por el nom­bre y te aco­ge en un agra­de­ci­mien­to que de gol­pe fas­ci­na. Y aun­que que­da le­jos aquel Bar­dem tierno y ju­gue­tón de Bo­ca a bo­ca y el más des­ca­ra­do de Ja­món, ja­món, la ri­sa abier­ta ca­da dos por tres de­la­ta a es­te ac­to­ra­zo que tie­ne en su ha­ber to­dos los pre­mios po­si­bles: un ós­car, va­rios go­yas, dos co­pas Vol­pi, un Baf­ta... Na­die le pi­sa los ta­lo­nes a es­te hom­bre que se trans­for­ma bru­tal­men­te en ca­da ac­tua­ción, la úl­ti­ma, la de Pablo Es­co­bar en la pe­lí­cu­la Lo­ving Pablo. Di­ri­gi­da por Fer­nan­do León de Ara­noa, es­tá ba­sa­da en el li­bro Aman­do a Pablo, Odian­do a Es­co­bar, de Vir­gi­nia Va­lle­jo, la pe­rio­dis­ta co­lom­bia­na que man­tu­vo una re­la­ción ín­ti­ma con el nar­co, que en la pe­lí­cu­la in­ter­pre­ta Pe­né­lo­pe Cruz. El Es­co­bar de Bar­dem es­tá di­men­sio­na­do, me­ta­fo­ri­za­do en un hi­po­pó­ta­mo, has­ta el pun­to de que ac­tor y director se tra­ga­ron do­cu­men­ta­les jun­tos pa­ra imi­tar sus mo­vi­mien­tos. Un hi­po­pó­ta­mo que se ex­hi­be len­to, apa­ren­te­men­te dó­cil, pe­ro es de­vas­ta­dor. Ese nar­co re­pul­si­vo e hi­per­real que la crí­ti­ca más du­ra ha com­pa­ra­do con To­rren­te no de­ja in­di­fe­ren­te, pa­ra­fra­sean­do el tí­tu­lo del li­bro: o se le ama o se le odia. A Bar­dem, por su­pues­to, se le quie­re. —Es ver­te de Es­co­bar y ate­rro­ri­zas. ¿En nin­gún mo­men­to has sen­ti­do que el per­so­na­je se apo­de­ra­ba de ti? —No de ma­ne­ra cons­cien­te. Ima­gino que en ges­tos, en de­ta­lles, en com­por­ta­mien­tos, en ac­cio­nes, en ac­ti­tu­des que es­tán fue­ra de la cons­cien­cia de uno y que des­de fue­ra pue­de ser co­mo: ‘Oye, ¿qué pa­sa?, ¡que tú no eres así!’. Ha­bía gen­te que me no­ta­ba esa fuer­za. —Es que so­lo tu pre­sen­cia fí­si­ca im­po­ne. —Pe­ro yo creo que es muy co­mún cuan­do es­tás ha­cien­do un tra­ba­jo co­mo es­te, don­de tie­nes que ha­cer una ca­rac­te­ri­za­ción tan fuer­te. Tam­bién po­día pa­sar con Ra­món Sam­pe­dro, es­tás en un lu­gar de ener­gías, mo­vien­do las ener­gías que son las tu­yas, pe­ro tam­bién son unas muy con­cre­tas pa­ra acer­car­te a las del per­so­na­je. Por ejem­plo, en el ca­so de Ra­món Sam­pe­dro era la ne­ce­si­dad de de­jar­lo to­do ata­do, con pre­mu­ra y sin per­der el pa­so. Y eso tam­bién es­ta­ba pre­sen­te en mi vi­da en esos días. De pron­to re­cuer­do que pa­sa­ban co­sas, y aho­ra des­de la dis­tan­cia di­go: ¿Có­mo me ocu­pa­ba yo de de­jar co­sas ce­rra­das que no me hu­bie­sen preo­cu­pa­do en otro mo­men­to? Al fi­nal to­da esa ener­gía in­flu­ye.

—Y con Pablo Es­co­bar igual. — Sí, es otra ener­gía, más arro­lla­do­ra, de con­se­guir las co­sas por la fuer­za, crean­do te­mor, crean­do mie­do.

—¡Es que tú das mu­cho mie­do! —¡Qué va! Si yo soy muy bueno, soy un pe­da­zo de pan [ri­sas]. —Has in­sis­ti­do en que que­rías mos­trar su otra ca­ra, de­jar ver a la per­so­na. —Sí, pe­ro sin jus­ti­fi­car­lo. Creo que los mons­truos son mons­truos más allá de muer­tos. Pe­ro sí en­ten­der que si re­co­no­ce­mos al ser hu­mano en el mons­truo ve­re­mos aque­llas co­sas que de­be­ría­mos evi­tar ha­cer. Esos mo­to­res que lo lle­va­ron a él a ha­cer lo que hi­zo y re­co­no­cer­los en los nues­tros. Mos­trar que qui­zás no sea tan bue­na idea de­jar­se lle­var por una am­bi­ción des­me­su­ra­da que ten­ga que ver con el atro­pe­llo, o por su­pues­to, con la vio­len­cia o ma­tar. Aun­que en al­gu­nos paí­ses se pien­se, o en la mis­ma Ga­li­cia, que hay cier­to gla­mur, tan­ta dis­po­si­ción de di­ne­ro, tan­ta pro­pie­dad. ¿Pe­ro pa­ra qué? Si vas a aca­bar co­mo vas a aca­bar: mal. El fi­nal se sa­be.

—¿Cuál fue tu ma­yor desafío? —El he­cho de acer­car­lo al ojo del es­pec­ta­dor y so­bre to­do al es­tó­ma­go del es­pec­ta­dor, no tan­to en­ten­der­lo des­de un pun­to de vis­ta in­te­lec­tual co­mo emo­cio­nal, que pro­du­je­se un re­cha­zo, pe­ro al tiem­po una atrac­ción, pa­ra que el pú­bli­co, aun con ese re­cha­zo, quie­ra sa­ber más de ese per­so­na­je por­que no pue­de creer­se lo que es­tá ha­cien­do. Y que se que­de fas­ci­na­do por eso, co­mo Vir­gi­nia Va­lle­jo, su aman­te. Pa­ra que se en­tien­da esa fas­ci­na­ción que lle­va a emu­lar­los, a se­guir­los, a apo­yar­los y que se vea que to­dos los que si­guen sus pa­sos aca­ba­rán co­mo él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.