¿Se pue­de re­cu­pe­rar el sue­ño?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO -

Cuán­tas ve­ces no ha­brás di­cho eso de «voy a re­cu­pe­rar el sue­ño el fin de se­ma­na». Ca­si tan­tas co­mo aque­llo de «ya dor­mi­ré cuan­do es­té muer­to». Pues bien por lo pri­me­ro y muy mal por lo se­gun­do. Va­le, pro­ba­ble­men­te seas el rey del mam­bo y con cin­co ho­ras de sue­ño ten­gas la ba­te­ría más car­ga­da que yo con nue­ve. Ese «mé­ri­to» no te lo qui­ta na­die. Pe­ro has de sa­ber que, qui­zás, esa ener­gía no es del to­do real.

«No dor­mir las ho­ras su­fi­cien­tes tie­ne sus con­se­cuen­cias. Si no lo re­cu­pe­ras, pue­des desa­rro­llar un cua­dro de pér­di­da de la reali­dad que se pa­re­ce mu­cho a uno psi­có­ti­co, con alu­ci­na­cio­nes, con des­in­hi­bi­ción... e in­clu­so un cua­dro ma­ni­for­me, de au­men­to del áni­mo», di­ce el doc­tor Ma­nuel Se­rrano, je­fe de Psi­quia­tría del Chuac. De ahí ese subidón que ex­pe­ri­men­ta­mos mu­chas ve­ces cuan­do dor­mi­mos mal. «Tú es­tás sin dor­mir tres días, pe­ro tie­nes una mar­cha... Por ejem­plo, a la sa­li­da de las guar­dias, la gen­te es­tá co­mo más con­ten­ta. Fí­si­ca­men­te es­tán can­sa­dos, pe­ro men­tal­men­te se en­cuen­tran más ac­ti­vos», ex­pli­ca el psi­quia­tra, que aña­de que es­to pue­de con­ver­tir­se en un há­bi­to que «dis­mi­nu­ye la ne­ce­si­dad de dor­mir y de re­cu­pe­rar ese sue­ño no dor­mi­do. Y te pue­des ha­bi­tuar tam­bién a las con­se­cuen­cias, a es­tar más irri­ta­ble e in­quie­to de for­ma per­ma­nen­te».

Pe­ro co­mo no se tra­ta de eso, va­mos a ver có­mo po­de­mos re­cu­pe­rar el sue­ño. «El te­ma na­ce de un con­cep­to, que es lo que no se duer­me. El dor­mir es un pro­ce­so ac­ti­vo, ne­ce­sa­rio e im­pres­cin­di­ble. No tie­ne esa con­no­ta­ción ne­ga­ti­va de que no quie­ro dor­mir por­que de­jo de vi­vir», ex­pli­ca Se­rrano. El sue­ño tie­ne un fun­cio­na­mien­to que es re­pa­ra­dor de fun­cio­nes psí­qui­cas y fí­si­cas. Pe­ro, ¿qué ti­po de sue­ño es el que re­cu­pe­ra­mos?

MO­VI­MIEN­TO DE LOS OJOS

«En una no­che nor­mal de ocho ho­ras, el sue­ño tie­ne cin­co ci­clos que se di­vi­den a su vez en dos pe­río­dos ca­da uno: un pe­río­do tie­ne cua­tro fa­ses y es el lla­ma­do sue­ño len­to, la fa­se NMOR; y el se­gun­do pe­río­do se lla­ma sue­ño rá­pi­do, fa­se MOR (Ra­pid Eyes Mo­ve­ment)», es­pe­ci­fi­ca el doc­tor. En el pri­me­ro no ha­ce­mos mo­vi­mien­tos rá­pi­dos de ojos mien­tras dor­mi­mos, y en el se­gun­do sí.

En esa pri­me­ra fa­se len­ta, el ce­re­bro va len­ti­fi­can­do su on­da has­ta lle­gar a la fa­se 4, con la que más len­to fun­cio­na. Es­to va acom­pa­ña­do de una se­rie de cam­bios fi­sio­ló­gi­cos enor­mes, co­mo una dis­mi­nu­ción de la res­pi­ra­ción, del rit­mo car­día­co o de la su­do­ra­ción. Y así has­ta lle­gar a la fa­se rá­pi­da, la MOR. «Al lle­gar a ella, cam­bia­mos to­tal­men­te. El ce­re­bro se vuel­ve ca­si más rá­pi­do que en vi­gi­lia, y au­men­tan la tem­pe­ra­tu­ra y la fre­cuen­cia car­día­ca», apun­ta Se­rrano. Son, por tan­to, dos fa­ses com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes, pe­ro ca­da una tie­ne su fun­ción.

El sue­ño que de­be­mos re­cu­pe­rar el fin de se­ma­na es el de la fa­se MOR. «Pa­ra lle­gar a la pri­me­ra de las cin­co fa­ses MOR que hay a lo lar­go del sue­ño nos ha­cen fal­ta 90 mi­nu­tos, por eso nor­mal­men­te en una sies­ta no lle­ga­mos a ella y nos sen­ti­mos fí­si­ca­men­te me­jor, pe­ro men­tal­men­te aton­ta­dos», di­ce Se­rrano, que apun­ta que es­ta es la fa­se de los sue­ños pro­fun­dos, «los que tie­nen que ver con eso que nos ha­ce su­frir y es­con­de­mos en el in­cons­cien­te, y que sa­le ahí pa­ra li­be­rar­nos. Son los sue­ños no rea­lis­tas, los que trans­mi­ten emo­cio­nes, co­mo el tú­nel que nun­ca ter­mi­na. Pa­ra ex­pe­ri­men­tar­los sin mo­les­tias ne­ce­si­ta­mos un sue­ño muy pro­fun­do». Ade­más, en es­ta fa­se ex­pe­ri­men­ta­mos hi­po­to­nía que, en pa­la­bras del psi­quia­tra, «es co­mo si se des­co­nec­ta­ra la cor­te­za del res­to del cuer­po, y pier­des el tono mus­cu­lar. Cuan­do eso ocu­rre, el cuer­po tra­du­ce los sue­ños». Es­te pro­ce­so, lle­va­do al ex­tre­mo, es el que da lu­gar al so­nam­bu­lis­mo y otros tras­tor­nos.

Lo ver­da­de­ra­men­te im­pres­cin­di­ble pa­ra la re­cu­pe­ra­ción ce­re­bral es es­ta fa­se MOR. «Eso es lo que re­cu­pe­ras, el res­to no. Y no hay una ecua­ción de tan­tas ho­ras sin dor­mir, tan­tas ho­ras de­bo. Es más se­lec­ti­vo, por­que lo que ne­ce­si­tas es re­cu­pe­rar es­ta fa­se que es más cor­ta en tiem­po, pe­ro más pro­fun­da en he­chos», pre­ci­sa Se­rrano, que vuel­ve a ad­ver­tir de que esa pér­di­da de con­trol sen­si­ti­vo que ex­pe­ri­men­ta­mos al no dor­mir se pro­du­ce cuan­do no hay fa­se MOR.

El sue­ño es re­pa­ra­dor. Y dor­mir, una me­di­da de hi­gie­ne men­tal y fí­si­ca. Así que no te sien­tas cul­pa­ble si hoy se te pe­gan las sá­ba­nas.

YES, ¡Ya Es Sá­ba­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.