¡Ojo con co­mer so­lo!

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO - TEX­TO: NOE­LIA SILVOSA

por­ción más aco­ta­da», in­di­ca Lo­ren­zo, que no ol­vi­da la otra ca­ra de la mo­ne­da, que se mues­tra cuan­do co­me­mos en fa­mi­lia: «Con fa­mi­lia y ami­gos el fin de se­ma­na nos in­cli­na­mos por co­mi­das más co­pio­sas que se pro­lon­gan, por lo que se co­me más». So­los o acom­pa­ña­dos, lo que te­ne­mos que ha­cer es co­mer de ma­ne­ra cons­cien­te, «aun­que cuan­do uno es­tá so­lo es más fá­cil», apun­ta la nu­tri­cio­nis­ta, y eli­mi­nar del me­nú la te­le, el mó­vil y el or­de­na­dor. Por tan­to, lo del sánd­wich en la ofi­ci­na tam­po­co es una bue­na op­ción. El mo­men­to de ma­yor ries­go de to­do el día lo ve, sin nin­gu­na du­da, en la ce­na: «Es el más crí­ti­co por­que lle­gas can­sa­do, tar­de, no tie­nes tiem­po ni ga­nas, pi­cas al­go, te sien­tas en el so­fá y po­nes la te­le, por lo que tam­po­co ce­na­rás de ma­ne­ra cons­cien­te. Ahí se jun­ta to­do».

PON ATEN­CIÓN

Lle­ga­dos a es­te pun­to, ¿cuá­les son las cla­ves pa­ra co­mer bien? Lo­ren­zo em­pie­za por el prin­ci­pio: «Lo pri­me­ro, hay que sen­tar­se siem­pre, no mien­tras es­tás pre­pa­ran­do la co­mi­da a los hi­jos ni mien­tras ha­ces cual­quier otra co­sa. Hay que de­di­car­le tiem­po a ese mo­men­to, que no sea un trá­mi­te». Su se­gun­do con­se­jo es que mas­ti­que­mos bien y que, pa­ra ha­cer­lo, apo­ye­mos los cu­bier­tos en­tre bo­ca­do y bo­ca­do, sa­bo­rean­do el ali­men­to. En cuan­to a ese tiem­po que nos de­be­ría­mos de to­mar no es que ha­ya una ci­fra es­ti­pu­la­da, pe­ro la ex­per­ta nos in­vi­ta a que nun­ca le de­di­que­mos me­nos de 15 o 20 mi­nu­tos, y nos pi­de que em­pe­ce­mos a pen­sar al re­vés: «Se de­ben ha­cer co­mi­das con ela­bo­ra­cio­nes más sen­ci­llas, que lle­ven me­nos tiem­po, y de­di­car­le más tiem­po a co­mer. A ve­ces le de­di­cas mu­cho tiem­po a la co­ci­na y lo en­gu­lles des­pués». La be­bi­da ideal pa­ra re­gar los ali­men­tos, y aquí no hay ex­cu­sa, es el agua. Ni re­fres­cos, ni zu­mos, ni al­cohol.

Aho­ra que nos ha que­da­do cla­ro que las dis­trac­cio­nes de­ben que­dar­se fue­ra de la me­sa y que, por tan­to, lo me­jor pa­ra ello es sen­tar­se so­lo, Ro­drí­guez Carnero nos ad­vier­te de esa otra ten­ta­ción, la de no es­me­rar­se de­ma­sia­do con el me­nú ba­jo el pre­tex­to de que es de­ma­sia­do es­fuer­zo pa­ra que el úni­co co­men­sal seas tú. «Es fun­da­men­tal la pla­ni­fi­ca­ción, que em­pie­za des­de la mis­ma lis­ta de la com­pra, por­que sin un me­nú pro­gra­ma­do, to­ma­rás más ki­lo­ca­lo­rías y co­rre­rás más ries­gos de re­cu­rrir a los pre­co­ci­na­dos», ase­gu­ra la en­do­cri­na, que nos da su pro­pia lis­ta de há­bi­tos sa­lu­da­bles: «Pla­ni­fi­car el me­nú, ha­cer la com­pra sin ham­bre y cal­cu­lar bien la can­ti­dad de co­mi­da a la ho­ra de co­ci­nar pa­ra que no so­bre». ¿El me­nú ideal pa­ra la es­pe­cia­lis­ta? Uno de dos pla­tos que em­pie­ce con un en­tran­te co­mo ver­du­ras o en­sa­la­da —«lle­va más tiem­po co­mer­la y nos cal­ma­rá la sa­cie­dad pre­coz»— y des­pués un ali­men­to pro­tei­co pa­ra cal­mar la sa­cie­dad a lar­go pla­zo con pes­ca­do, car­ne o hue­vos. Tam­po­co te creas que por co­mer de tá­per en el tra­ba­jo ya tie­nes coar­ta­da: «Pri­me­ro cal­cu­la la can­ti­dad en un pla­to y des­pués vuél­ca­lo al tá­per», in­di­ca Lo­ren­zo. ¡Que apro­ve­che!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.