Es­tas ces­tas de Na­vi­dad en­gor­dan muy po­co

Cho­ri­zo de calabaza o mer­me­la­da con pa­ne­la. Sí, el 2018 se­rá el año en el que es­tos in­gre­dien­tes co­mien­cen a sus­ti­tuir pol­vo­ro­nes y tu­rro­nes de las tra­di­cio­na­les ces­tas. ¿Se apun­ta­rá tu em­pre­sa a es­ta ten­den­cia?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - DE GEN TE - TEX­TO: LAU­RA G. DEL VA­LLE

En­ple­na re­vo­lu­ción sos­te­ni­ble, a mu­chos ya les azo­ta la con­cien­cia el he­cho de pen­sar en los ex­ce­sos na­vi­de­ños. El más es más, pro­pio de es­tas fe­chas en las que los ki­los de co­mi­da que­dan en la me­sa a ex­pen­sas de con­ver­tir­se en unas so­bras que sue­len ter­mi­nar en la ba­su­ra, se tras­la­da tam­bién al ám­bi­to de los re­ga­los, mu­chos de los cua­les com­pra­mos por com­pro­mi­so, a ve­ces sin co­no­cer los gus­tos del aga­sa­ja­do. Por no ha­blar de las ces­tas na­vi­de­ñas que, bu­rro gran­de an­de o no an­de, in­clu­yen ali­men­tos que se que­dan en la des­pen­sa si­ne die. Pe­ro que, eso sí, que­dan mo­ní­si­mos en esa es­pe­cie de bo­de­gón que las em­pre­sas en­vían en di­ciem­bre a sus em­plea­dos.

No so­lo al Grinch le en­tra el ago­bio so­lo de pen­sar en la que se ave­ci­na, sino que ca­da vez son más los tra­ba­ja­do­res que pi­den a sus su­pe­rio­res un cam­bio ver­de si pien­san te­ner un de­ta­lle con ellos. Y al­ter­na­ti­vas pa­ra dar­le una vuel­ta de tuer­ca sa­lu­da­ble a las ces­tas, ha­ber­las, hai­las. Tam­bién en Ga­li­cia.

Ca­ro­li­na Abal­de, ca­be­za vi­si­ble de Lem­bran­za Box, una web es­pe­cia­li­za­da en en­viar ca­jas sor­pre­sa men­sua­les con in­gre­dien­tes eco­ló­gi­cos gallegos, es el sal­va­vi­das de los que, agra­de­ci­dos y emo­cio­na­dos por re­ci­bir su ces­ta de Na­vi­dad, sin em­bar­go, la­men­tan la au­sen­cia de pro­duc­tos lo­ca­les y sos­te­ni­bles en di­cho pa­que­te. «Pa­re­ce que en es­tas fe­chas so­lo pue­de ha­ber pol­vo­ro­nes, que seamos ho­nes­tos, no a to­dos le gus­tan; ja­món y vino. No se con­tem­pla que ca­da vez hay más gen­te ve­ge­ta­ria­na y vegana o per­so­nas preo­cu­pa­das con el me­dioam­bien­te», co­men­ta Abal­de. Pa­ra aña­dir que es­tas ces­tas, por otro la­do, no de­jan de ser atrac­ti­vas pa­ra cual­quier per­so­na que, sim­ple­men­te, ten­ga buen dien­te. La ex­per­ta pro­po­ne pro­duc­tos pa­ra las ces­tas tan ori­gi­na­les co­mo «cho­ri­zo de calabaza, pas­ta eco­ló­gi­ca he­cha en Ga­li­cia, mer­me­la­da con pa­ne­la, ja­bo­nes eco­ló­gi­cos, li­co­res de pro­duc­ción sos­te­ni­ble o cho­co­la­te con le­mon grass». Un to­tum re­vo­lu­tum que, re­co­no­ce Abal­de, «sor­pren­de mu­cho, pe­ro tam­bién gusta»

Pa­ra es­ta vi­gue­sa es im­por­tan­te que per­so­nas que no si­guen una ali­men­ta­ción tra­di­cio­nal re­ci­ban una ces­ta de Na­vi­dad dig­na y, co­mo el res­to de em­plea­dos, con pro­duc­tos gour­met. Pe­ro no so­lo eso: «Es una la­bor que de­be­ría enor­gu­lle­cer a las em­pre­sas, por­que con es­te ti­po de ces­tas ayu­das a los pro­duc­to­res lo­ca­les, y no hay que me­nos­pre­ciar esa la­bor», apun­ta.

MA­TE­RIAL RE­CI­CLA­DO

Se­gún ex­pli­ca Abal­de, por su ex­pe­rien­cia en los úl­ti­mos años, ca­da vez son más los tra­ba­ja­do­res con­cien­cia­dos con la sos­te­ni­bi­li­dad que le de­man­dan in­for­ma­ción so­bre es­tas ces­tas sos­te­ni­bles pa­ra po­ner­la a dis­po­si­ción de sus em­pre­sas. Aun­que, so­bre to­do las gran­des com­pa­ñías, aún se re­sis­ten a afron­tar es­te cam­bio que no so­lo pa­sa por los in­gre­dien­tes que in­clu­ye la ca­ja. «Las pro­pias ca­jas y el re­lleno es­tán he­chos de ma­te­rial re­ci­cla­do, y uti­li­za­mos el me­nor plás­ti­co po­si­ble. Pa­ra ha­cer el la­zo, por ejem­plo, usa­mos una cuer­da re­uti­li­za­ble».

FO­TO: M.MORALEJO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.