De Gua­te­ma­la a Gua­te­peor

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - Tino No­voa

Ini­cia­mos un nue­vo pro­ce­so elec­to­ral, el se­gun­do en me­dio año, por la in­ca­pa­ci­dad de los par­ti­dos pa­ra po­ner­se de acuer­do. Al­gu­nos for­za­ron es­ta se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra in­ten­tar con­se­guir lo que no lo­gra­ron en la pri­me­ra. En teo­ría, y así ocu­rre en los paí­ses con un sis­te­ma elec­to­ral a do­ble vuel­ta, es­ta nue­va vo­ta­ción de­be­ría sim­pli­fi­car las op­cio­nes y fa­ci­li­tar así la go­ber­na­bi­li­dad. To­do ha­cía pre­ver que, aun­que so­lo fue­ra por un mí­ni­mo res­pe­to a los ciu­da­da­nos, en es­ta oca­sión se re­la­ja­rían los ve­tos y aca­ba­ría­mos te­nien­do Go­bierno en un pla­zo ra­zo­na­ble. Sin em­bar­go, la en­cues­ta del CIS y las pri­me­ras va­lo­ra­cio­nes de los lí­de­res po­lí­ti­cos ha­cen te­mer que aca­be­mos pa­san­do de Gua­te­ma­la a Gua­te­peor. Por­que las di­fi­cul­ta­des pa­ra pac­tar pue­den ser aún ma­yo­res.

Aun­que pue­da pa­re­cer que na­da ha cam­bia­do des­de el 20D, lo cier­to es que en es­te tiem­po de ama­gos y de in­ves­ti­du­ras fa­lli­das to­dos los par­ti­dos se han re­tra­ta­do. El jui­cio que los es­pa­ño­les ha­gan de es­ta eta­pa al­te­ra­rá el vo­to de los ciu­da­da­nos. Y la im­pre­sión que se des­pren­de del son­deo del CIS es que han op­ta­do por des­pla­zar­se ha­cia los ex­tre­mos. Fra­ca­sa­dos los in­ten­tos de ten­der puentes des­de la tem­plan­za, los es­pa­ño­les pa­re­cen bus­car po­si­cio­nes más ní­ti­das. De un la­do, quie­nes se que­dan con lo se­gu­ro co­no­ci­do, aun­que les gus­te po­co o na­da; de otro, quie­nes apues­tan por to­do lo con­tra­rio, aun­que con­lle­ve un ac­to de fe en quien no tie­ne más re­fe­ren­cia que un dis­cur­so im­pos­ta­do.

El ma­pa po­lí­ti­co se po­la­ri­za de tal ma­ne­ra que las po­si­bi­li­da­des de for­mar Go­bierno se re­du­cen. La de­re­cha pier­de fuer­za y ale­ja al PP del po­der. La iz­quier­da la ga­na, pe­ro la in­qui­na Po­de­mos-PSOE ha­ce po­co me­nos que in­via­ble un Eje­cu­ti­vo en co­mún. To­do que­da en ma­nos de los so­cia­lis­tas, di­vi­di­dos y des­orien­ta­dos, que no sa­ben lo que son ni lo que quie­ren ser. Sal­vo que la cam­pa­ña cam­bie el di­bu­jo, y la di­ná­mi­ca no per­mi­te ser op­ti­mis­tas, el ho­ri­zon­te po­lí­ti­co ame­na­za tor­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.