Epí­lo­go del 20D, pró­lo­go de las au­to­nó­mi­cas

Por pri­me­ra vez en 23 años, las ge­ne­ra­les ten­drán lu­gar so­la­men­te cua­tro me­ses an­tes que las ga­lle­gas, lo cual con­di­cio­na­rá la cam­pa­ña del 26J a to­dos los as­pi­ran­tes a pre­si­dir la Xun­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - M. CHEDA

Se­gun­da vuel­ta, re­pe­ti­ción, nue­vo pro­ce­so... De acuer­do con los in­tere­ses de ca­da cual, los par­ti­dos em­plean di­ver­sos tér­mi­nos pa­ra re­fe­rir­se a las elec­cio­nes del 26J. En Ga­li­cia, en cual­quier ca­so, se­rán el epí­lo­go del 20D y, so­bre to­do, el pró­lo­go de las au­to­nó­mi­cas. Por­que, por pri­me­ra vez en 23 años, es­tas ge­ne­ra­les ten­drán lu­gar so­lo cua­tro me­ses an­tes que las pró­xi­mas ga­lle­gas. Y ello va a con­di­cio­nar la cam­pa­ña de los lí­de­res po­lí­ti­cos de la co­mu­ni­dad, que en­sa­ya­rán so­bre la es­ce­na de ju­nio la fun­ción de oc­tu­bre. En­tre la ce­le­bra­ción de es­tos co­mi­cios y la de los an­te­rio­res, además, ha­brá trans­cu­rri­do me­dio año. Muy po­co tiem­po en el cual, sin em­bar­go, han ocu­rri­do mu­chas co­sas a ni­vel or­gá­ni­co: por ra­zo­nes va­rias, las di­rec­cio­nes ac­tua­les del PP­deG, del PS­deG y del BNG, así co­mo la re­gio­nal de Ciu­da­da­nos, ape­nas se pa­re­cen a las de di­ciem­bre pa­sa­do. Las ur­nas fun­cio­na­rán tam­bién den­tro de 16 días co­mo una es­pe­cie de ter­mó­me­tro del ni­vel de acep­ta­ción de esos pro­ce­sos de re­no­va­ción in­ter­na.

PAR­TI­DO PO­PU­LAR

Test a la re­no­va­ción. En com­pa­ra­ción con las del 2011, en las elec­cio­nes del 2015 el PP se de­jó en Ga­li­cia cin­co es­ca­ños, 259.389 vo­tos y 15,4 pun­tos de apo­yo. A es­tas com­pa­re­ce con el ob­je­ti­vo no re­co­no­ci­do ofi­cial­men­te de con­ser­var sus diez asien­tos en el Con­gre­so y ga­nar en su­fra­gios o bien en res­pal­do por­cen­tual. O sea, an­sía un re­sul­ta­do que lue­go le per­mi­ta trans­mi­tir la idea de que su re­cu­pe­ra­ción ha co­men­za­do y, por tan­to, la ter­ce­ra ma­yo­ría ab­so­lu­ta de Al­ber­to Núñez Fei­joo es fac­ti­ble es­te oto­ño. No en vano, los po­pu­la­res se pre­sen­tan an­te la ciu­da­da­nía con un se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Miguel Te­lla­do, que lle­va so­la­men­te cin­co se­ma-

nas en el car­go y una cú­pu­la de po­der re­no­va­da al 68 % y re­ju­ve­ne­ci­da en una me­dia de cua­tro años de edad. En pa­ra­le­lo, al igual que la Xun­ta su sen­da de gas­to, el par­ti­do ha vi­ra­do úl­ti­ma­men­te su dis­cur­so ha­cia lo so­cial. El 26J me­di­rá en par­te si esos es­fuer­zos ren­tan o re­sul­tan bal­díos. Con el áni­mo de que la mo­ne­da cai­ga de ca­ra, Fei­joo re­co­rre­rá las cua­tro pro­vin­cias es­tas se­ma­nas con un do­ble men­sa­je: de de­fen­sa de Ma­riano Ra­joy y, so­bre to­do, de au­to­pro­mo­ción. Se ven­de­rá co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va a una «amal­ga­ma de caos».

EN MA­REA

Cre­cer pe­se a la cri­sis. Tras su éxi­to del 20D (408.370 vo­tos y seis ac­tas de dipu­tado), la en­ten­te

tri­par­ti­ta lle­ga a es­ta ci­ta con las ur­nas sin ha­ber su­pe­ra­do los en­fren­ta­mien­tos en­tre sus so­cios que es­ta pri­ma­ve­ra la si­tua­ron al bor­de de la rup­tu­ra. Ano­che, de he­cho, el lí­der de Ano­va, Xo­sé Ma­nuel Bei­ras, de­cli­nó asis­tir a la pe­ga­da cen­tral de En Ma­rea, don­de ha­bría coin­ci­di­do con Yo­lan­da Díaz (Iz­quier­da Uni­da) y An­tón Gó­mez-Reino (Po­de­mos), pa­ra apo­yar la con­vo­ca­da en Vi­go por Ale­xan­dra Fer­nán­dez, de su mis­mo par­ti­do. Asi­mis­mo, la alian­za con­cu­rre de nue­vo co­mo me­ra coa­li­ción, lo que le im­pe­di­rá ob­te­ner el pro­me­ti­do gru­po pro­pio en Ma­drid, y sin ha­ber so­me­ti­do a pri­ma­rias la com­po­si­ción de sus can­di­da­tu­ras, cues­tio­nes am­bas que han dis­gus­ta­do a par­te de sus sim­pa­ti­zan­tes, co­mo que­dó pa­ten­te en la asam­blea ge­ne­ral del pa­sa­do 15 de ma­yo. Res­ta por co­no­cer tam­bién si sus ba­ses cas­ti­ga­rán o no ges­tos que la lla­ma­da iz­quier­da rup­tu­ris­ta cen­su­ra­ba has­ta ha­ce na­da; por ejem­plo, el he­cho de que nin­guno de sus se­na­do­res y con­gre­sis­tas ha­ya re­nun­cia­do a la in­dem­ni­za­ción de más de 8.000 eu­ros por ha­ber tra­ba­ja­do po­co más que cien días en las Cor­tes. No obs­tan­te, sur­fean­do la ola del cam­bio, En Ma­rea as­pi­ra en ese con­tex­to a con­so­li­dar el sor­pas­so in­fli­gi­do al PS­deG an­tes de las Na­vi­da­des e in­clu­so a me­jo­rar las po­si­cio­nes de en­ton­ces.

PAR­TI­DO SO­CIA­LIS­TA

Una «pla­ta­for­ma» pa­ra Lei­cea­ga. En una cir­cuns­tan­cia iné­di­ta, los so­cia­lis­tas ce­die­ron ha­ce seis me­ses su con­di­ción de se­gun­da fuer­za ga­lle­ga. En mar­zo, además, se que­da­ron sin se­cre­ta­rio xe­ral, al di­mi­tir, impu­tado por una de­ce­na de de­li­tos, Jo­sé Ra­món Gó­mez Bes­tei­ro, cu­yos co­me­ti­dos ha asu­mi­do in­te­ri­na­men­te su nú­me­ro dos has­ta la fe­cha, Pilar Can­ce­la. Se plan­tan en el 26J tam­bién re­cién sa­li­dos de unas pri­ma­rias mar­ca­das por las pos­tu­ras con­tra­pues­tas de sus pro­ta­go­nis­tas. En ese mar­co, el ven­ce­dor de aque­lla con­tien­da, Xa­quín Fer­nán­dez Lei­cea­ga, pla­nea apro­ve­char es­ta cam­pa­ña pa­ra lan­zar ya, sin qui­tar el ojo de lo que ocu­rra en la Ca­rre­ra de San Je­ró­ni­mo, su asal­to a la pre­si­den­cia de la Xun­ta. Pa­ra mues­tra, su agenda has­ta el vier­nes 24, que in­clu­ye un mí­ni­mo de dos ac­tos por jor­na­da y un má­xi­mo de seis. «Él tie­ne —ex­pli­ca su en­torno— un hán­di­cap, que es el dé­fi­cit de co­no­ci­mien­to en­tre la po­bla­ción, pe­ro es­tas elec­cio­nes le van a ser­vir de pla­ta­for­ma pa­ra su­pe­rar­lo. Va a te­ner un pa­pel im­por­tan­tí­si­mo».

CIU­DA­DA­NOS

Pa­ra apa­gar el in­cen­dio, Ri­ve­ra. Afron­ta Ciu­da­da­nos es­te es­print con la de­ter­mi­na­ción de du­pli­car la re­pre­sen­ta­ción ob­te­ni­da en el 2015, su­man­do al ac­ta de A Co­ru­ña otra en Pon­te­ve­dra. Lo en­ca­ra, res­pec­to al 20D, ha­bien­do cam­bia­do de coor­di­na­dor re­gio­nal, de co­mi­té di­rec­ti­vo y has­ta de can­di­da­tos prin­ci­pa­les en dos de las cua­tro cir­cuns­crip­cio­nes. Unos re­le­vos que, por la cri­sis in­ter­na en la que desem­bo­ca­ron, ame­na­zan con las­trar los ob­je­ti­vos elec­to­ra­les de la for­ma­ción. Pa­ra anu­lar o pa­liar los po­si­bles efec­tos ne­ga­ti­vos de esas dispu­tas, los na­ran­jas han sua­vi­za­do su dis­cur­so cen­tra­lis­ta, pro­fe­sio­na­li­za­do su es­truc­tu­ra de man­do y lo­gra­do, en es­ta oca­sión sí, la pre­sen­cia aquí de su lí­der na­cio­nal, Al­bert Ri­ve­ra.

BNG

Pon­tón en la ca­rre­te­ra. El BNG, que re­cu­pe­ra sus si­glas tras el ex­pe­ri­men­to fa­lli­do de Nós, se des­pe­ñó en di­ciem­bre. Re­tro­ce­dió prác­ti­ca­men­te a 1989 en vo­lu­men de ava­les y vio có­mo tras dos dé­ca­das, de re­pen­te, se es­fu­ma­ba su hue­co en el Con­gre­so. Pro­duc­to de aque­llo y de fra­ca­sos an­te­rio­res, hoy se ha­lla in­mer­so en una re­fun­da­ción a un año vis­ta y su por­ta­vo­cía na­cio­nal la ocu­pa ya no Xa­vier Ven­ce, sino Ana Pon­tón, quien se ba­ti­rá con Fei­joo en la con­tien­da oto­ñal. Bas­ta con ob­ser­var el car­tel del Blo­que del 26J pa­ra com­pren­der có­mo plan­tea ella es­tos co­mi­cios: ca­si co­mo una pre­cam­pa­ña de los au­to­nó­mi­cos. Jun­to a los cua­tro pri­me­ros es­pa­da de los fren­tis­tas, ocu­pan­do el cen­tro del plano, Pon­tón, que no as­pi­ra aho­ra a es­ca­ño al­guno, emer­ge en la ima­gen. En una si­tua­ción si­mi­lar a la de Lei­cea­ga, ex­pri­mi­rá el es­ca­pa­ra­te de las ge­ne­ra­les pa­ra in­cre­men­tar su po­pu­la­ri­dad en­tre el elec­tor. En una em­pre­sa com­ple­ja, con el pro­pó­si­to de que Ga­li­cia vuel­va a «ter voz pro­pia» en la ca­pi­tal, in­ten­ta­rá tam­bién re­cu­pe­rar par­te del vo­to na­cio­na­lis­ta fugado a En Ma­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.