Ga­li­cia re­gu­la por pri­me­ra vez la aper­tu­ra de ce­men­te­rios de mas­co­tas

Las gran­jas de por­cino de­be­rán es­tar a un ki­ló­me­tro de los nú­cleos de cien per­so­nas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - M. BERAMENDI

El Go­bierno ga­lle­go dio ayer luz ver­de al de­cre­to que re­gu­la la eli­mi­na­ción de los sub­pro­duc­tos ani­ma­les no des­ti­na­dos al con­su­mo hu­mano. La nue­va nor­ma­ti­va per­mi­te que los due­ños de mas­co­tas u otras es­pe­cies de com­pa­ñía en­tie­rren sus res­tos en sus fin­cas pri­va­das, con lo que se eli­mi­na la obli­ga­ción de tras­la­dar los ca­dá­ve­res a cen­tros de des­truc­ción au­to­ri­za­dos. El de­cre­to tam­bién abre la puer­ta, por vez pri­me­ra, a la pres­ta­ción de es­te ser­vi­cio por par­te de ter­ce­ros, lo que per­mi­ti­rá el fun­cio­na­mien­to de los ce­men­te­rios de mas­co­tas, un ser­vi­cio has­ta aho­ra re­co­gi­do por la nor­ma­ti­va eu­ro­pea, pe­ro que no es­ta­ba desa­rro­lla­do en la le­gis­la­ción au­to­nó­mi­ca. Se­gún cons­ta en la le­tra pe­que­ña del de­cre­to apro­ba­do ayer por el Con­se­llo de la Xun­ta, la em­pre­sa de­be­rá con­tar con una par­ce­la au­to­ri­za­da por el ayun­ta­mien­to y com­pro­me­ter­se a ga­ran­ti­zar el se­lla­do de las fo­sas.

Los par­ti­cu­la­res que de­ci­dan en­te­rrar en su fin­ca sus ani­ma­les de com­pa­ñía pa­ra dar­les un tra­to acor­de con sus la­zos afec­ti­vos, tal y co­mo se re­fle­ja en la re­gu­la­ción, tam­bién de­be­rán cum­plir, igual que las em­pre­sas, una se­rie de re­qui­si­tos: con los pe­rros, por ejem­plo, des­ac­ti­var el chip pa­ra po­der dar de ba­ja al ani­mal en el re­gis­tro; la fin­ca pue­de ser pro­pie­dad del due­ño de la mas­co­ta o de un ter­ce­ro que lo au­to­ri­ce. Tam­bién exis­ten unas li­mi­ta­cio­nes ri­gu­ro­sas res­pec­to a las dis­tan­cias. El ani­mal de­be­rá re­ci­bir se­pul­tu­ra, al me­nos, a 250 me­tros de las cap­ta­cio­nes de agua po­ta­ble y a 50 me­tros de cual­quier cur­so de agua; el par­ti­cu­lar que pro­ce­de a efec­tuar el en­te­rra­mien­to es­tá tam­bién obli­ga­do a echar cal y, so­bre to­do, ga­ran­ti­zar la pro­fun­di­dad ne­ce­sa­ria en la se­pul­tu­ra pa­ra evi­tar que apa­rez­can ani­ma­les ca­rro­ñe­ros.

El con­tex­to

Los sub­pro­duc­tos ani­ma­les no des­ti­na­dos a con­su­mo hu­mano re­pre­sen­tan un ries­go po­ten­cial pa­ra la sa­ni­dad ani­mal, la sa­lud pú­bli­ca y el me­dio am­bien­te. De­bi­do a di­ver­sas aler­tas ali­men­ta­rias, co­mo fue la cri­sis de las va­cas lo­cas, la Unión Eu­ro­pea se do­tó de una le­gis­la­ción en ma­te­ria de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, que se ba­só, fun­da­men­tal­men­te, en evi­tar el des­vío de es­tos sub­pro­duc­tos a la ca­de­na ali­men­ta­ria hu­ma­na o ani­mal; el de­cre­to au­to­nó­mi­co desa­rro­lla pre­ci­sa­men­te es­ta nor­ma­ti­va eu­ro­pea.

La nue­va re­gu­la­ción, por ejem­plo, de­fi­ne con cla­ri­dad el con­cep­to de nú­cleo ur­bano pa­ra de­ter­mi­nar la dis­tan­cia a la que de­ben es­tar las ex­plo­ta­cio­nes de por­cino. La nor­ma­ti­va sec­to­rial de es­ta ac­ti­vi­dad es­ta­ble­ce que ha de ser de, al me­nos, mil me­tros. Da­da la dis­per­sión po­bla­cio­nal en el me­dio ru­ral ga­lle­go, por nú­cleo ur­bano se en­tien­de aho­ra el que es­tá ha­bi­ta­do por al me­nos cien per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.