«En ur­ba­nis­mo, los ga­lle­gos no in­cum­plen más que el res­to»

JO­SÉ AN­TO­NIO CERDEIRA DI­REC­TOR DE LA AXEN­CIA DE PRO­TEC­CIÓN DA LE­GA­LI­DA­DE UR­BA­NÍS­TI­CA De­fien­de el tra­ba­jo so­bre los co­lo­res de las ca­sas co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra la con­cien­cia­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - JUAN CAPEÁNS

«Nos que­dan por ins­pec­cio­nar to­da­vía el 25 % de los con­ce­llos de Ga­li­cia»

«Per­se­gui­mos al que ha­ce lo que le da la ga­na y no pa­ga im­pues­tos, que es in­jus­to»

Jo­sé An­to­nio Cerdeira Pérez (Mé­xi­co, 1972) es di­rec­tor des­de ha­ce un año de la Axen­cia de Pro­tec­ción da Le­ga­li­da­de Ur­ba­nís­ti­ca (APLU), un ór­gano que de­pen­de de la Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te y que es­ta se­ma­na ce­le­bró en San­tia­go un cur­so que pre­ten­día po­ner­le el ter­mó­me­tro al Es­ta­do ac­tual e fu­tu­ro do ur­ba­nis­mo es­pa­ñol. Uno de los te­mas de re­cu­rren­tes del en­cuen­tro, que reunió a 350 per­so­nas de dis­tin­tas co­mu­ni­da­des, fue el evi­den­te ex­ce­so de nor­ma­ti­vas y en­tes re­gu­la­do­res. —Pa­ra el ciu­da­dano me­dio las nor­mas ur­ba­nís­ti­cas son ya in­abor­da­bles, ¿y pa­ra us­te­des? —Tam­bién. Es una de las con­clu­sio­nes del cur­so, y es que hay una gran in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra to­dos por el ex­ce­so de nor­mas, có­di­gos y cir­cu­la­res que ha­cen muy com­ple­jo el tra­ba­jo. De­be­mos avan­zar ha­cia unos tex­tos con me­nos nor­ma­ti­vas y con­se­guir que se cum­plan, y tam­bién ha­cia la sim­pli­fi­ca­ción de bu­ro­cra­cia pa­ra que no ten­gan que in­ter­ve­nir tan­tos or­ga­nis­mos di­fe­ren­tes. —¿Te­me que la guía de co­lo­res y ma­te­ria­les de las vi­vien­das se con­vier­ta tam­bién en una nor­ma que de­be­rán vi­gi­lar? —No lo te­mo. Lo que creo es que se es­tá pre­pa­ran­do una guía prác­ti­ca de re­co­men­da­cio­nes pa­ra ar­mo­ni­zar y evi­tar que ca­da uno pin­te su pro­pie­dad del co­lor que le pa­rez­ca esa ma­ña­na al le­van­tar­se. Es un tra­ba­jo de su­ge­ren­cias. Al res­pec­to, con­si­de­ro que las im­po­si­cio­nes no son siem­pre del to­do efi­ca­ces, y a ve­ces es me­jor avan­zar ha­cia la con­cien­cia­ción. Si el ciu­da­dano ve que to­dos sus ve­ci­nos pin­tan la ca­sa de blan­co igual de­ci­de esa ma­ña­na no pin­tar­la de ro­jo. A ve­ces no ha­ce fal­ta que na­die im­pon­ga un co­lor si es­tás con­cien­cia­do de que es bueno usar uno u otro tono o ma­te­rial pa­ra me­jo­rar el en­torno, creo que no se tra­ta de obli­gar al ciu­da­dano. —¿Nos sal­ta­mos más las nor­mas ur­ba­nís­ti­cas en Ga­li­cia por sus ca­rac­te­rís­ti­cas te­rri­to­ria­les? —No, la in­dis­ci­pli­na va con la per­so­na, y no creo que un ga­lle­go sea más in­cum­pli­dor que un as­tu­riano o un ex­tre­me­ño. An­te la po­si­bi­li­dad de ha­cer una obra sin li­cen­cia y aho­rrar­se 3.000 eu­ros o ha­cer una plan­ta de más sin per­mi­so no creo que ha­ya di­fe­ren­cias por co­mu­ni­da­des. En lo que sí nos he­mos dis­tin­gui­do en Ga­li­cia es en la lu­cha con­tra las ile­ga­li­da­des, y es­tá mal que yo lo di­ga, pe­ro creo que nues­tro or­ga­nis­mo es un re­fe­ren­te en Es­pa­ña, y de he­cho el res­to de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes au­to­nó­mi­cas van por de­trás en cuan­to a per­so­nal —en Ga­li­cia son 75 per­so­nas, con 20 ins­pec­to­res y 18 sub­ins­pec­to­res— y en la ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar ex­pe­dien­tes. —¿Tie­nen la lu­pa pues­ta so­bre to­da Ga­li­cia? —So­mos re­la­ti­va­men­te jó­ve­nes, la APLU na­ció a fi­na­les del 2008 y en es­tos mo­men­tos nos que­dan un 25 % de los mu­ni­ci­pios que to­da­vía no han si­do ins­pec­cio­na­dos. Si tu­vié­ra­mos más per­so­nal po­dría­mos lle­gar a más si­tios, pe­ro con es­to no quie­ro ha­cer una crí­ti­ca, es la reali­dad. —¿Re­ci­ben mu­chas de­nun­cias o ac­túan de ofi­cio? —El año pa­sa­do fun­cio­na­mos de ofi­cio en un 60 % de las oca­sio­nes, y el res­to de las ve­ces nos lle­ga­ron de­nun­cias de en­ti­da­des o de par­ti­cu­la­res. —¿Có­mo es su re­la­ción con los al­cal­des? —Pa­rar­le la obra de la ca­sa a un ve­cino o in­clu­so de­mo­ler­la no da vo­tos, por eso aún en­con­tra­mos re­ti­cen­cias en al­gu­nos ayun­ta­mien­tos a los que les cues­ta ejer­cer una com­pe­ten­cia que in­du­da­ble­men­te pue­de ser du­ra pa­ra el que in­cum­ple. Aho­ra hay 62 ayun­ta­mien­tos con las com­pe­ten­cias trans­fe­ri­das, y ló­gi­ca­men­te cuan­do en­tra­mos y de­tec­ta­mos irre­gu­la­ri­da­des, no po­de­mos sa­lir has­ta aca­bar con el pro­ble­ma ju­rí­di­co o fí­si­co. —Son co­mo una po­li­cía ur­ba­nís­ti­ca. ¿Les tie­nen apre­cio los ve­ci­nos con los que in­ter­ac­túan? —Ac­tua­mos cuan­do exis­te una agre­sión al sue­lo o al pai­sa­je, y en esa me­di­da la per­cep­ción de un or­ga­nis­mo no pue­de ser po­si­ti­va pa­ra el de­nun­cia­do, pe­ro al fi­nal mu­cha gen­te res­pal­da nues­tra ac­tua­ción por­que nos ve co­mo de­fen­so­res de la ley, y eso siem­pre be­ne­fi­cia a una gran ma­yo­ría. En to­do ca­so, de­bo pen­sar que el que co­me­te un de­li­to de san­gre no creo que ten­ga una va­lo­ra­ción muy po­si­ti­va de la po­li­cía. Tam­po­co te ven con bue­nos ojos si te to­ca ad­ver­tir de una san­ción ad­mi­nis­tra­ti­va o del de­rri­bo de una pro­pie­dad. Pe­ro lo que sí es evi­den­te es que nues­tro ob­je­to no es la re­cau­da­ción eco­nó­mi­ca, sino de­fen­der al que cum­ple y per­se­guir al que ha­ce lo que le da la ga­na, que des­tru­ye el pai­sa­je, que es de to­dos, y que no pa­ga im­pues­tos, que es un as­pec­to muy in­jus­to.

SAN­DRA ALON­SO

Jo­sé Cerdeira cree que las im­po­si­cio­nes en ma­te­ria ur­ba­nís­ti­ca no siem­pre son efi­ca­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.