Un año de cár­cel pa­ra una mu­jer por hos­ti­gar a la di­rec­to­ra de la guar­de­ría a la que iban sus hi­jos

La ma­dre aco­sa­ba a la res­pon­sa­ble de la es­cue­la por ha­cer un in­for­me des­fa­vo­ra­ble pa­ra Ser­vi­cios So­cia­les

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - LÓ­PEZ PENIDE

Una ve­ci­na de Cre­cen­te aca­ba de ser con­de­na­da a un año de pri­sión por coac­cio­nar a la di­rec­to­ra de la guar­de­ría a la que acu­den sus hi­jos. De igual mo­do, se le im­po­ne la prohi­bi­ción de acer­car­se o co­mu­ni­car­se con la do­cen­te, el ma­ri­do de es­ta y sus dos hi­jas por un pe­río­do de cin­co años, así co­mo se es­ta­ble­ce el pa­go de una in­dem­ni­za­ción de cua­tro mil eu­ros.

Se­gún re­fie­re el Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro uno de Pon­te­ve­dra, cu­ya sen­ten­cia ha si­do de­cla­ra­da fir­me por la Au­dien­cia, el des­en­ca­de­nan­te de es­te hos­ti- ga­mien­to fue un in­for­me des­fa­vo­ra­ble que la di­rec­to­ra di­ri­gió en oc­tu­bre del 2012 a los Ser­vi­cios So­cia­les en re­la­ción con los hi­jos de la acu­sa­da. A par­tir de ese mo­men­to, «co­men­zó una ac­ti­tud de aco­so que se pro­lon­gó du­ran­te dos años y que le hi­zo cam­biar sus há­bi­tos co­ti­dia­nos».

Se alu­de a que la de­nun­cian­te tu­vo que usar dis­tin­tos iti­ne­ra­rios pa­ra acu­dir a su pues­to de tra­ba­jo, lle­gan­do a te­ner que uti­li­zar la puer­ta tra­se­ra de la es­cue­la in­fan­til. Has­ta tal pun­to lle­gó es­ta si­tua­ción que la de­nun­cian­te ter­mi­nó sien­do diag­nos­ti­ca­da de an­sie­dad y trastorno adap­ta­ti­vo.

Los ma­gis­tra­dos pon­te­ve­dre­ses con­si­de­ran acre­di­ta­do que era fre­cuen­te ver a la acu­sa­da me­ro­dean­do por el ex­te­rior de la guar­de­ría «sa­can­do con­ti­nua­men­te fo­tos y rea­li­zan­do gra­ba­cio­nes con el te­lé­fono mó­vil», así co­mo lla­mar­la por te­lé­fono pa­ra in­sul­tar­la e, in­clu­so, «lle­gan­do a in­ten­tar agre­dir­la en el pro­pio cen­tro». En el con­tes­ta­dor te­le­fó­ni­co del co­le­gio se re­gis­tra­ron gra­ba­cio­nes de la ma­dre ta­chan­do a la di­rec­to­ra de mal­tra­ta­do­ra y ma­la tra­ba­ja­do­ra, mien­tras que otras ve­ces se co­lo­ca­ba, «en ple­na ca­lle, de­lan­te del vehícu­lo con­du­ci­do» por la víc­ti­ma. En una oca­sión, arro­jó un ob­je­to pun­zan­te que rom­pió el cris­tal de una ven­ta­ni­lla.

Por si fue­ra po­co, «pu­so in­ve­raz­men­te en co­no­ci­mien­to de los Ser­vi­cios So­cia­les que mal­tra­ta­ba a sus hi­jas», lo que mo­ti­vó que in­ter­vi­nie­sen los téc­ni­cos mu­ni­ci­pa­les. En otra oca­sión, co­gió a «la hi­ja de 6 años [de la de­nun­cian­te] por la ca­ra, di­cién­do­le que su ma­dre es­ta­ba de­nun­cia­da».

La sen­ten­cia alu­de a in­sul­tos, in­ten­tos de agre­sión y de­nun­cias fal­sas por ma­los tra­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.