Pablo Igle­sias Su­per­mán

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Ro­ber­to L. Blan­co Valdés

Aun­que na­die se ha atre­vi­do aún a apun­tar que el lí­der de Po­de­mos po­dría ha­ber na­ci­do en el mis­mo pla­ne­ta Kry­pton del que pro­ce­de Su­per­man, lo cier­to es que a es­tas al­tu­ras son ya in­du­da­bles las fuer­tes se­me­jan­zas que pre­sen­ta Igle­sias con el hom­bre vo­la­dor.

La más evi­den­te se re­fie­re a su co­mún ca­pa­ci­dad de trans­for­mis­mo. El te­rrá­queo Clark Kent se con­vier­te en Su­per­mán con una fa­ci­li­dad más que pas­mo­sa: fue­ra ca­mi­sa, y ha­la, ¡a vo­lar!, pa­ra re­pa­rar pe­no­sos en­tuer­tos tal que a lo­mos de Ro­ci­nan­te lo ha­cía don Qui­jo­te. Igle­sias se trans­for­ma —es ver­dad— sin re­cu­rrir al es­trip­tís, pe­ro no con me­nos ra­pi­dez: co­men­zó sien­do un iz­quier­dis­ta ra­di­cal, lue­go anun­ció (co­mo el mi­nis­tro fran­quis­ta Fer­nán­dez de la Mo­ra) el cre­púscu­lo de las ideo­lo­gías, y aho­ra, qui­zá co­mo fru­to de tan­to cam­bio, tie­nen una em­pa­na­da ideo­ló­gi­ca de lo­mo, es de­cir, de to­mo y lo­mo: Igle­sias di­ce ser un so­cial­de­mó­cra­ta que reivin­di­ca el le­ga­do co­mu­nis­ta o, qui­zá —no ca­be afir­mar­lo a cien­cia cier­ta—, un co­mu­nis­ta que reivin­di­ca el le­ga­do de la so­cial­de­mo­cra­cia, lo que, en su ca­so, vie­ne a ser lo mis­mo, pues, ha­blan­do de ideas, Igle­sias cree que el or­den de fac­to­res no al­te­ra el pro­duc­to. Pe­ro eso sí: ca­da vez que se exi­ge la li­ber­tad de los pre­sos po­lí­ti­cos en­car­ce­la­dos en Ve­ne­zue­la por los au­to­ri­ta­rios he­re­de­ros de Hu­go Chá­vez, su an­ti­guo pro­tec­tor, Igle­sias se com­por­ta co­mo un ver­da­de­ro reac­cio­na­rio y di­ce no: que les den a los pre­sos po­lí­ti­cos y si­gan en la cár­cel, que él es­tá ocu­pa­do en de­nun­ciar la lla­ma­da ley mor­da­za del PP.

Aho­ra bien, cuan­do el con­du­ca­tor de Po­de­mos se com­por­ta co­mo un ge­nuino Su­per­man es al pro­cla­mar que no hay Lex Lut­hor en la UE ni en el FMI que pue­de obli­gar­lo a ha­cer lo que no quie­re. Su pro­gra­ma de re­for­mas, que so­lo cua­dra tras un ejer­ci­cio de eco­no­mía crea­ti­va más pro­pio de los her­ma­nos Zipi y Za­pe que de un po­lí­ti­co res­pon­sa­ble e in­for­ma­do, sal­drá ade­lan­te, sos­tie­ne Igle­sias, pe­se a lo que di­ga el BCE, la Co­mi­sión, el par­la­men­to de Es­tras­bur­go o la ma­dre que a to­dos ellos los pa­rió. Por­que co­mo a él, que es muy ma­cho, aun­que sea tam­bién un ge­nuino por­ta­voz de esa co­rrec­ción po­lí­ti­ca lin­güís­ti­ca de gé­ne­ro que ha des­te­rra­do co­mo reac­cio­na­ria la for­ma de ha­blar del 99,9 por cien­to de los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les, no ha­brá quien le pa­re cuan­do lle­gue a la Mon­cloa. Él go­ber­na­rá co­mo si el mun­do no exis­tie­se y no se de­ja­rá achan­tar por los mal­va­dos ale­ma­nes, que han obli­ga­do a rea­li­zar un gi­ro de 180 gra­dos tan­to a Ale­xis Tsi­pras, a quien —aho­ra que di­ri­ge un ajus­te de ca­ba­llo— ya no reivin­di­ca, co­mo a Ho­llan­de.

Por­que Igle­sias, al igual que los ni­ños mal­cria­dos, cree que pue­de ha­cer lo que le pe­te. Y tam­bién que los ajus­tes que im­pul­san o han im­pul­sa­do mu­chos Go­bier­nos en Eu­ro­pa y en Es­pa­ña (los del PSOE y el PP) no son el fru­to de una cri­sis for­mi­da­ble, sino so­lo de la mal­dad de unos po­lí­ti­cos que odian a sus pue­blos res­pec­ti­vos, a los que quie­ren ma­cha­car por­que esa es su pla­cen­te­ra vo­ca­ción. Pa­re­ce que el sue­ño de Sú­per­pa­blo de lle­gar a la Mon­cloa no va a pro­du­cir­se por aho­ra. Pe­ro, si fue­ra el ca­so, ¡ay!, que Dios con co­ja con­fe­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.