Es­pa­ña, la ano­ma­lía eu­ro­pea

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Ma­nuel La­go

La no­che del 26 de ju­nio los ojos de Eu­ro­pa es­ta­rán pues­tos en Es­pa­ña, por­que el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes va a te­ner efec­tos que van más allá de nues­tras fron­te­ras. Des­de ha­ce años, los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea tie­nen in­tere­ses con­tra­pues­tos, se­gún su po­si­ción en re­la­ción a la deu­da. Los paí­ses que, co­mo no­so­tros, son deu­do­res fren­te a los acree­do­res, con Ale­ma­nia a la ca­be­za.

Di­cho de for­ma ge­né­ri­ca, los acree­do­res uti­li­zan su po­der pa­ra im­po­ner des­de ha­ce sie­te años, en los paí­ses del sur, un pro­gra­ma de re­duc­ción del gas­to pú­bli­co por un la­do y de de­va­lua­ción del tra­ba­jo por otro. Las con­se­cuen­cias de es­ta po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad com­pul­si­va y de re­cor­tes la­bo­ra­les ya son más que evi­den­tes pa­ra to­do el mun­do: un em­peo­ra­mien­to ge­ne­ra­li­za­do de las con­di­cio­nes de vi­da y de tra­ba­jo de la ma­yo­ría so­cial y que además es res­pon­sa­ble de que la re­ce­sión ha­ya du­ra­do mu­cho más en la UE que en cual­quier otro si­tio. Y que aho­ra es­te­mos en una fa­se de cre­ci­mien­to me­dio­cre, re­cu­pe­ra­ción in­su­fi­cien­te y ele­va­do des­em­pleo.

An­te la evi­den­cia del fra­ca­so de es­ta es­tra­te­gia, y del do­lor que pro­du­ce en la so­cie­dad, en la Fran­cia de Ho­llan­de pri­me­ro, en la Ita­lia de Ren­zi des­pués, se­gui­do de la Gre­cia de Tsi­pras y del Por­tu­gal de Cos­ta, sus go­bier­nos in­ten­ta­ron apli­car una po­lí­ti­ca di­fe­ren­te… Pe­ro no pu­die­ron. La con­clu­sión es más que evi­den­te: un país ais­la­do no pue­de sa­lir­se de la or­to­do­xia im­pues­ta por la troi­ka, no es po­si­ble ha­cer una po­lí­ti­ca an­ti­aus­te­ri­dad en un so­lo país. La im­per­fec­ta ar­qui­tec­tu­ra eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal de la UE, que tie­ne en el eu­ro su má­xi­ma ex­pre­sión, es una ca­mi­sa de fuer­za que li­mi­ta al ex­tre­mo el mar­gen de ma­nio­bra de los go­bier­nos. En ese pul­so del nor­te acree­dor y del sur deu­dor, en­tre la aus­te­ri­dad y la po­lí­ti­ca ex­pan­si­va, Es­pa­ña es una ano­ma­lía: uno de los paí­ses con más deu­da ex­te­rior y con el ma­yor nu­me­ro de des­em­plea­dos y sin em­bar­go tie­ne un go­bierno de la de­re­cha que obe­de­ce com­pla­ci­do el dic­ta­do de la or­to­do­xia neo­li­be­ral. Una ano­ma­lía que es uti­li­za­da co­mo la gran coar­ta­da por la Troi­ka, por­que so­mos la cu­ña que rom­pe la po­si­bi­li­dad de con­for­mar un fren­te de paí­ses que re­pre­sen­tan más del 50% del PIB de la UE y que, por lo tan­to, ten­drían fuer­za su­fi­cien­te, si ac­túan uni­dos, pa­ra mo­di­fi­car al me­nos par­cial­men­te la es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca de la UE.

Por eso no de­be­mos se­guir go­ber­na­dos por el mis­mo par­ti­do que re­cor­tó en 50.000 mi­llo­nes el gas­to pú­bli­co y que apli­có una po­lí­ti­ca la­bo­ral que ha he­cho de nues­tro país uno de los más de­sigua­les del con­ti­nen­te. Ne­ce­si­ta­mos un cam­bio de go­bierno pa­ra que, en­tre otras co­sas, mo­di­fi­que la co­rre­la­ción de fuer­zas en la UE pa­ra aca­bar con la aus­te­ri­dad com­pul­si­va, pa­ra me­jo­rar nues­tras vi­das y dar­le es­pe­ran­za al pro­yec­to eu­ro­peo que va a la de­ri­va.

El re­sul­ta­do de las elec­cio­nes es­pa­ño­las va a ser ce­le­bra­do la no­che del pró­xi­mo día 26, bien por los ban­que­ros de Fránc­fort o bien por los tra­ba­ja­do­res en huel­ga de Fran­cia, los pen­sio­nis­tas grie­gos o los jó­ve­nes pa­ra­dos por­tu­gue­ses. Ca­da uno, cuan­do va­ya a vo­tar, de­be­ría sa­ber con quién le gus­ta­ría ce­le­brar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.