Un pa­no­ra­ma otra vez im­po­si­ble

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Fernando Óne­ga

Si los ciu­da­da­nos vo­ta­mos el día pró­xi­mo día 26 co­mo di­ce la en­cues­ta del CIS, el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co se­ría: pri­me­ro, apa­sio­nan­te; se­gun­do, alar­man­te; y ter­ce­ro, di­fí­cil de ges­tio­nar. A par­tir de es­tas tres per­cep­cio­nes, pon­gan us­te­des los ca­li­fi­ca­ti­vos que quie­ran, que to­dos pue­den ser acer­ta­dos. Por mi par­te, so­lo un mí­ni­mo pró­lo­go: con­fío po­co en el acier­to de la en­cues­ta. Y con­fío po­co, por­que ofre­ce da­tos di­fí­ci­les de creer: que el PP ha­ya per­di­do vo­tos y es­ca­ños des­de el 20 de di­ciem­bre; que el me­dio pun­to per­di­do por el PSOE se trans­for­me en la pér­di­da de una de­ce­na de es­ca­ños por mu­chos pro­di­gios que ha­ga la ley D’Hont; que Uni­dos Po­de­mos ten­ga aho­ra mis­mo más vo­to di­rec­to que el Par­ti­do Po­pu­lar, y que el por­cen­ta­je de in­de­ci­sos su­pere el trein­ta por cien­to. Si es­to úl­ti­mo es ver­dad, to­do pue­de ocu­rrir to­da­vía: por ejem­plo, que al­guien al­can­ce la ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

Pe­ro lo que hoy te­ne­mos es el pro­nós­ti­co del CIS, que pa­ra mu­chos es la Bi­blia. Di­je que, si el ba­ró­me­tro se cum­ple, el pa­no­ra­ma es apa­sio­nan­te por­que mues­tra un país que ha da­do un vuel­co po­lí­ti­co. La iz­quier­da con­fir­ma la for­ta­le­za que ha­bía em­pe­za­do a mos­trar en di­ciem­bre y pue­de ha­cer­se con el po­der si lo­gra un en­ten­di­mien­to en for­ma de coa­li­ción o de pac­to de le­gis­la­tu­ra. La úni­ca for­ma de evi­tar­lo se­ría la gran coa­li­ción, di­fí­cil de acep­tar por la mi­li­tan­cia del Par­ti­do So­cia­lis­ta. Ten­dría que ha­ber un gran odio (o un gran mie­do) a Po­de­mos pa­ra que en­tre­gue el po­der a la de­re­cha.

Es alar­man­te por­que, si al­go con­fir­ma el son­deo, es que cam­bió el signo del bi­par­ti­dis­mo y no pa­ra bien. Hay un gran electorado que aban­do­nó la mo­de­ra­ción y pre­fie­re una al­ter­na­ti­va ra­di­cal. Cuan­do eso ocu­rre, es que hay un gran des­con­ten­to so­cial. Hay mu­cha gen­te que ya no se con­for­ma con cam­biar al go­bierno por su al­ter­na­ti­va tra­di­cio­nal, sino que quie­re so­lu­cio­nes más drás­ti­cas, sin pa­rar­se a pen­sar si son fac­ti­bles o le con­vie­nen al país. Es­te sí que es el vo­to de la in­dig­na­ción.

Y se­ría un pa­no­ra­ma di­fí­cil de ges­tio­nar por­que, a pe­sar de las gran­des di­fe­ren­cias, es­ta­mos an­te un em­pa­te vir­tual en­tre los tres gran­des, PP, PSOE y el con­glo­me­ra­do de Po­de­mos, con un pa­pel de bi­sa­gra de Ciu­da­da­nos, in­su­fi­cien­te pa­ra dar el po­der a Ra­joy o a Sánchez. Un re­sul­ta­do así nos si­tua­ría otra vez an­te la po­si­bi­li­dad de te­ner que re­pe­tir elec­cio­nes. El PP pier­de au­to­ri­dad pa­ra exi­gir la pre­si­den­cia y el PSOE y Po­de­mos no la tie­nen por in­su­fi­cien­cia de ca­da uno.

Son pri­me­ras im­pre­sio­nes. ¿Y la es­pe­ran­za? Que vuel­va a ocu­rrir lo de di­ciem­bre: que la ma­yo­ría de­ci­da su vo­to en la úl­ti­ma se­ma­na. En si­tua­cio­nes co­mo la ac­tual, es cuan­do fun­cio­nan el mie­do y el rea­lis­mo. Creo que va a ocu­rrir. Tie­ne que ocu­rrir, pe­ro ig­no­ro a fa­vor de quién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.