Ur­dan­ga­rin ga­nó ca­si 2 mi­llo­nes tras sa­lir del Ins­ti­tu­to Nóos

El ex­du­que or­ques­tó con su ex­so­cio un sis­te­ma pa­ra sos­la­yar la or­den de la Zar­zue­la de no tra­ba­jar jun­tos

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

Los téc­ni­cos de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria po­nen con­tra las cuer­das a Iña­ki Ur­dan­ga­rin. Los cua­tro pe­ri­tos que ayer in­ter­vi­nie­ron en el jui­cio del ca­so Nóos de­ja­ron cla­ro que el cu­ña­do de Fe­li­pe VI, le­jos de des­vin­cu­lar­se del Ins­ti­tu­to Nóos y de Die­go To­rres tal y co­mo le or­de­nó la Zar­zue­la en la pri­ma­ve­ra del 2006, or­ques­tó con su ex­so­cio un sis­te­ma su­brep­ti­cio pa­ra se­guir tra­ba­jan­do jun­to y sos­la­yar las ins­truc­cio­nes de la Ca­sa Real. Y a la vis­ta de los da­tos fa­ci­li­ta­dos por los es­pe­cia­lis­tas de Ha­cien­da, al ex­du­que no le fue mal: ob­tu­vo 1.876.366 de be­ne­fi­cios en­tre el 2006 y el 2008.

El ar­did de Ur­dan­ga­rin, de acuer­do con los pe­ri­tos, fue sen­ci­llo. El re­par­to del di­ne­ro de la épo­ca des­pués de Nóos fue de un 42 % pa­ra Ur­dan­ga­rin y un 58 % pa­ra Die­go To­rres. «Si­guie­ron tra­ba­jan­do con­jun­ta­men­te. Cam­bió el cri­te­rio, pe­ro la ac­ti­vi­dad si­guió sien­do la mis­ma», se­ña­ló la es­pe­cia­lis­ta, que abun­dó en que la úni­ca di­fe­ren­cia con Nóos es que a par­tir del avi­so de la Zar­zue­la se de­di­ca­ron a re­par­tir­se la car­te­ra de clien­tes.

Cuan­tio­sos be­ne­fi­cios

Se­gún Ha­cien­da, los ex­so­cios, con ese sis­te­ma, ga­na­ron 4,48 mi­llo­nes de eu­ros del 2006 al 2008, cuan­do el ma­ri­do de Cris­ti­na de Bor­bón ha­bía aban­do­na­do ya la su­pues­ta or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro. El tán­dem Ur­dan­ga­rin-To­rres, en teo­ría ya di­suel­to, ope­ró con nor­ma­li­dad du­ran­te esos tres años. El di­ne­ro que en el re­par­to le to­có al yerno de Juan Car­los I fue to­do ca­na­li­za­do a tra­vés de Ai­zoon, la em­pre­sa que com­par­te con Cris­ti­na de Bor­bón, y que su­pues­ta­men­te fue usa­da pa­ra de­frau­dar. Con la sa­li­da de Nóos, Ur­dan­ga­rin, se­gún Ha­cien­da, se vol­có en Ai­zoon, que pa­só a te­ner clien­tes «pri­va­dos». Los ne­go­cios con ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas se los que­dó Die­go To­rres.

Una de las ins­pec­to­ras de Ha­cien­da de­ta­lló la nue­va fór­mu­la que usó el yerno del en­ton­ces je­fe del Es­ta­do pa­ra se­guir ha­cien­do lo mis­mo que has­ta en­ton­ces. Dos de las em­pre­sas que has­ta el 2006 ha­bían tra­ba­ja­do con el Ins­ti­tu­to Nóos pa­sa­ron di­rec­ta­men­te a con­tra­tar Ur­dan­ga­rin o a la em­pre­sa que com­par­te con la in­fan­ta. Te­le­fó­ni­ca, por ejem­plo, pa­gó al Ins­ti­tu­to Nóos 200.000 eu­ros en el 2005. Y en el 2006, has­ta la mar­cha de Ur­dan­ga­rin por or­den de la Zar­zue­la, ha­bía des­em­bol­sa­do 122.000. Ese mis­mo año, ya di­rec­ta­men­te a Ur­dan­ga­rin, le abo­nó la di­fe­ren­cia has­ta com­ple­tar los 200.000 eu­ros del ejer­ci­cio an­te­rior. Los téc­ni­cos de Ha­cien­da in­ci­die­ron en que tan­to la so­cie­dad del ma­tri­mo­nio Ur­dan­ga­rin-Bor­bón co­mo el res­to de com­pa­ñías del en­tra­ma­do sir­vie­ron pa­ra ocul­tar, con fal­sa fac­tu­ra­ción cru­za­da, los be­ne­fi­cios que ob­te­nía el tán­dem Ur­dan­ga­rin-To­rres por con­tra­tos con em­pre­sas pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.