Oba­ma lo­gra que San­ders se su­me a la cam­pa­ña de Clin­ton con­tra Trump

Afir­ma que su ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do es me­jor can­di­da­ta que él ha­ce ocho años

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - MER­CE­DES GA­LLE­GO

«Du­ran­te más de un año, a lar­go de mi­les de ki­ló­me­tros y en los 50 Es­ta­dos de la Unión, la gen­te se ha he­cho oír y hoy so­lo quie­ro aña­dir mi voz». La voz de Ba­rack Oba­ma, que ayer se pro­nun­ció por pri­me­ra vez en fa­vor de su ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do Hi­llary Clin­ton, te­nía que ser la úl­ti­ma, por el pe­so mo­ral que en­cie­rra en el Par­ti­do De­mó­cra­ta, pe­ro tam­bién re­sul­ta la más con­tun­den­te: «No creo que ha­ya ha­bi­do nun­ca al­guien tan cua­li­fi­ca­do pa­ra ser pre­si­den­te de EE.UU.».

Fuen­tes de la Ca­sa Blan­ca ya ha­bían fil­tra­do que Oba­ma es­ta­ba «desean­do» sal­tar al rue­do, pe­ro se ha aguan­ta­do has­ta que ha vo­ta­do el úl­ti­mo es­ta­do y ha te­ni­do opor­tu­ni­dad de ex­pli­car­le en per­so­na a su ri­val, Ber­nie San­ders, que la cam­pa­ña se aca­bó. Clin­ton ya es, ofi­cial­men­te, la no­mi­na­da que as­pi­ra a con­ti­nuar el le­ga­do de Oba­ma si ga­na en no­viem­bre. El se­na­dor de Ver­mont to­da­vía quie­re es­pe­rar has­ta que vo­ten los úl­ti­mos ciu­da­da­nos el mar­tes en Was­hing­ton DC, una ciu­dad ad­mi­nis­tra­ti­va que no tie­ne ca­rác­ter de es­ta­do ni pue­de cam­biar el re­sul­ta­do de las pri­ma­rias, pe­ro que se­gui­rá dan­do fuer­za al mo­vi­mien­to que creó.

«Le he da­do las gra­cias al pre­si­den­te Oba­ma y al vi­ce­pre­si­den­te Bi­den por la im­par­cia­li­dad que han te­ni­do du­ran­te to­do el pro­ce­so», agra­de­ció al ter­mi­nar la au­dien­cia que le con­ce­die­ron en la Ca­sa Blan­ca. «Me die­ron su pa­la­bra al prin­ci­pio (de las pri­ma­rias) y la han cum­pli­do».

Eso no im­pi­dió que a Oba­ma se le no­ta­se en al­gu­nas en­tre­vis­tas el des­agra­do que le pro­du­ce ser com­pa­ra­do con el sep­tua­ge­na­rio se­na­dor que se ha con­ver­ti­do en el pri­mer so­cia­lis­ta con po­si­bi­li­da­des de ga­nar la no­mi­na­ción. Oba­ma sien­te, sin em­bar­go, una pro­fun­da ad­mi­ra­ción por esa mu­jer que en la cam­pa­ña del 2008 «hi­zo to­do lo que yo pe­ro co­mo Gin­ger Ro­gers, de es­pal­da y con ta­co­nes», con­fe­só a Po­li­ti­co ha­ce me­ses. Ayer su­bió al­gu­nos gra­dos el ni­vel de los cum­pli­dos y ad­mi­tió que es has­ta me­jor can­di­da­ta de lo que fue él, por­que se­gún di­jo, nun­ca ha ha­bi­do en la his­to­ria al­guien me­jor pre­pa­ra­da pa­ra la pre­si­den­cia.

«Sé lo di­fí­cil que pue­de ser es­te tra­ba­jo, por eso sé que Hi­llary lo pue­de ha­cer muy bien», afir­mó en un ví­deo que col­gó ayer en Fa­ce­book la cam­pa­ña de Clin­ton. «Tie­ne el va­lor, la com­pa­sión y el co­ra­zón pa­ra ha­cer el tra­ba­jo. Y lo di­go co­mo al­guien que ha de­ba­ti­do con ella más de 20 ve­ces. In­clu­so des­pués de los du­ro que pe­lea­mos en esa cam­pa­ña, co­mo tes­ta­men­to de su per­so­na­li­dad, acep­tó ser­vir a nues­tro país co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do».

San­ders, que la cri­ti­có por su vo­to en fa­vor de la in­va­sión de Irak y los mu­chos dis­cur­sos pa­ga­dos que ha da­do pa­ra em­pre­sas fi­nan­cie­ras co­mo Gold­man Sach, se ha com­pro­me­ti­do a su­mar­se a la cam­pa­ña de­mó­cra­ta tan pron­to co­mo aca­ben las pri­ma­rias, aun­que so­lo sea pa­ra evi­tar la vic­to­ria de Trump. «Ni fal­ta ha­ce que di­ga que ha­ré to­do lo que es­té en mi mano y tra­ba­ja­ré tan du­ro co­mo pue­da pa­ra ase­gu­rar­me que no lle­ga a ser pre­si­den­te de EE.UU.», de­cla­ró tras ha­blar con Oba­ma.

GARY CA­ME­RON REUTERS

Oba­ma in­tro­du­ce al se­na­dor Ber­nie San­ders en el com­ple­jo de la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.