Ale­ma­nia sa­le en de­fen­sa de sus dipu­tados an­te la ira de Er­do­gan

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - JUAN CAR­LOS BA­RRE­NA

Las re­la­cio­nes ger­mano-tur­cas se en­cuen­tran al bor­de del pun­to de con­ge­la­ción por la cam­pa­ña en­ca­be­za­da por el pre­si­den­te de Tur­quía, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, con­tra los on­ce dipu­tados del Bun­des­tag ori­gi­na­rios de su país, que ini­cia­ron o res­pal­da­ron la re­cien­te re­so­lu­ción de la Cá­ma­ra ba­ja ale­ma­na que ca­li­fi­ca de ge­no­ci­dio la ma­sa­cre con­tra el pue­blo ar­me­nio co­me­ti­da por el Im­pe­rio Oto­mano ha­ce un si­glo. Los exa­brup­tos de Er­do­gan hi­cie­ron reac­cio­nar ayer a los pre­si­den­tes del Bun­des­tag y el Par­la­men­to Eu­ro­peo, Nor­bert Lam­mert y Mar­tin Schulz, que cri­ti­ca­ron du­ra­men­te al má­xi­mo man­da­ta­rio tur­co.

«Nun­ca pen­sé que fue­ra po­si­ble que un pre­si­den­te de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­to en el si­glo XXI re­la­cio­ne su crí­ti­ca con­tra dipu­tados de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­tos del Bun­des­tag ale­mán con du­das so­bre su ori­gen tur­co que ca­li­fi­can su san­gre de co­rrup­ta», di­jo Lam­mert en el pleno par­la­men­ta­rio, an­te el que sub­ra­yó que «cual­quie­ra que in­ten­te pre­sio­nar con ame­na­zas a dipu­tados de­ter­mi­na­dos de­be sa­ber que ata­ca a la to­ta­li­dad del Par­la­men­to». Sus pa­la­bras fue­ron sa­lu­da­das con un so­no­ro aplau­so ce­rra­do de to­dos los asis­ten­tes, in­clui­do el de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, que días pa­sa­dos ha­bía ca­li­fi­ca­do de «in­com­pren­si­ble» la sa­li­da de tono de Er­do­gan.

En pa­re­ci­dos tér­mi­nos se pro­nun­ció Schulz en una car­ta per­so­nal al pre­si­den­te tur­co, fil­tra­da por me­dios ger­ma­nos, en la que con­de­nó enér­gi­ca­men­te la in­ten­ción de An­ka­ra de acu­sar de co­la­bo­rar con el te­rro­ris­mo a dipu­tados de aquel país y Ale­ma­nia. «Una se­rie de colegas del Bun­des­tag ata­ca­dos per­so­nal­men­te por us­ted, pe­ro tam­bién miem­bros del Par­la­men­to tur­co afec­ta­dos por me­di­das de­ci­di­das por us­ted, se cuen­tan des­de ha­ce años co­mo mis colegas y me son en par­te muy cer­ca­nos per­so­nal­men­te. Me sien­to obli­ga­do a pro­te­ger­los en lo que sea po­si­ble», es­cri­be.

Des­pués de apro­bar­se la re­so­lu­ción so­bre el ge­no­ci­dio ar­me­nio ca­li­fi­ca­da de «ver­gon­zo­sa» por An­ka­ra, el má­xi­mo man­da­ta­rio tur­co ha­bía cri­ti­ca­do con du­re­za a los dipu­tados ale­ma­nes de ori­gen tur­co y afir­ma­do que son el bra­zo po­lí­ti­co del prohi­bi­do Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán (PKK). Er­do­gan lle­gó a exi­gir que se so­me­tie­ran a un aná­li­sis de san­gre pa­ra de­mos­trar su per­te­nen­cia al pue­blo tur­co. Sus ata­ques se di­ri­gen des­de en­ton­ces so­bre to­do con­tra el pre­si­den­te de Los Ver­des, Cem Öz­de­mir, ini­cia­dor de la re­so­lu­ción, y con­tra la co­mi­sio­na­da del Go­bierno pa­ra Mi­gra­ción, Re­fu­gia­dos e In­te­gra­ción, Ay­dan Özu­guz, y otros nue­ve dipu­tados de ori­gen tur­co. To­dos ellos su­fren des­de en­ton­ces ame­na­zas, in­clu­so de muer­te, en las re­des so­cia­les y a tra­vés de co­rreos elec­tró­ni­cos, tam­bién por par­te de mu­chos sim­pa­ti­zan­tes de Er­do­gan en­tre los ca­si tres mi­llo­nes de ciu­da­da­nos de ori­gen tur­co re­si­den­tes en Ale­ma­nia.

Öz­de­mir cuen­ta con pro­tec­ción po­li­cial. El lí­der de Los Ver­des se­ña­ló que «el ra­di­ca­lis­mo de ex­tre­ma de­re­cha no es un pri­vi­le­gio ale­mán. Tam­bién exis­te en Tur­quía y en­tre los tur­co-ger­ma­nos». En Tur­quía es­tá con­si­de­ra­do «per­so­na non gra­ta».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.