Is­rael cer­ca a los pa­les­ti­nos en res­pues­ta al aten­ta­do de Tel Aviv

Sus­pen­de 80.000 per­mi­sos pa­ra via­jar du­ran­te el Ra­ma­dán

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

La pe­que­ña lo­ca­li­dad de Yat­ta, al sur de He­brón, ama­ne­ció to­ma­da por el Ejér­ci­to de Is­rael. En cuan­to se su­po que los dos jó­ve­nes pa­les­ti­nos que ma­ta­ron a cua­tro per­so­nas e hi­rie­ron a otras nue­ve al abrir fue­go de ma­ne­ra in­dis­cri­mi­na­da en una ca­fe­te­ría de Tel Aviv la no­che del miér­co­les eran de es­te lu­gar, se im­pu­so «un com­ple­to blo­queo» y se re­vo­ca­ron «los per­mi­sos de tra­ba­jo al clan de los te­rro­ris­tas». Is­rael vuel­ve a re­cu­rrir a la mano du­ra des­pués del aten­ta­do más san­grien­to que su­fre des­de el es­ta­lli­do en oc­tu­bre de la bau­ti­za­da co­mo in­ti­fa­da de los cu­chi­llos, aun­que en es­te ca­so se em­plea­ron ar­mas au­to­má­ti­cas.

Dos­cien­tos miem­bros del clan de los Maham­ra no po­drán vol- ver a tra­ba­jar en sue­lo is­rae­lí y al me­nos un fa­mi­liar di­rec­to de los au­to­res de los aten­ta­dos fue lle­va­do a de­pen­den­cias po­li­cia­les pa­ra ser in­te­rro­ga­do. El si­guien­te pa­so con­sis­ti­rá en el de­rri­bo de las ca­sas de las fa­mi­lias, una me­di­da ha­bi­tual que el nue­vo mi­nis­tro de De­fen­sa, Avig­dor Lie­ber­man, quie­re agi­li­zar pa­ra que el cas­ti­go se pro­duz­ca de la ma­ne­ra más rá­pi­da. Las prin­ci­pa­les vías de ac­ce­so han que­da­do cor­ta­das y «la vi­da no po­drá se­guir co­mo an­tes. Un pue­blo que ha al­ber­ga­do a te­rro­ris­tas pa­ga­rá un al­to pre­cio por ello», se­ña­ló el nú­me­ro dos de Lie­ber­man, que ade­lan­tó que «so­lo se per­mi­ti­rá la en­tra­da y sa­li­da por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias»..

Los dos pa­les­ti­nos bur­la­ron las me­di­das de se­gu­ri­dad y en­tra­ron de for­ma ile­gal a Is­rael des­de una par­te de Cis­jor­da­nia en la que el mu­ro no es­tá con­clui­do, lo que lle­vó al Ga­bi­ne­te de Se­gu­ri­dad a anun­ciar el ini­cio a fi­na­les de mes de las obras pa­ra ce­rrar del to­do el pa­so y, mien­tras tan­to, se re­for­za­rá pre­sen­cia mi­li­tar con dos ba­ta­llo­nes. Al cer­co de Yat­ta y la lle­ga­da de más tro­pas a la zo­na hay que su­mar la sus­pen­sión de los 80.000 per­mi­sos que se ha­bían con­ce­di­do a los pa­les­ti­nos de Ga­za y Cis­jor­da­nia pa­ra po­der atra­ve­sar sue­lo is­rae­lí du­ran­te el mes sa­gra­do del Ra­ma­dán pa­ra re­unir­se con sus fa­mi­lias o re­zar en Al Aq­sa.

Es­te ti­po de me­di­das de cas­ti­go co­lec­ti­vo se apli­can des­de oc­tu­bre, pe­ro no han da­do has­ta el mo­men­to el re­sul­ta­do es­pe­ra­do y los ata­ques de «lo­bos so­li­ta­rios» no se de­tie­nen.

ATEF SAFADI EFE

Fu­ne­ral de una de las víc­ti­mas mor­ta­les del aten­ta­do en el cen­tro co­mer­cial de Tel Aviv.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.