Afec­ta­dos por el ca­so Ma­ju­fer re­cu­rren el au­to de ar­chi­vo de sie­te lí­neas

«La de­ci­sión se es­ca­pa a to­da nor­ma­li­dad», ase­gu­ra uno de los per­ju­di­ca­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada -

De La­ra ha­bía re­cla­ma­do al Con­ce­llo una in­gen­te can­ti­dad de do­cu­men­tos

La de­ci­sión del juez de so­bre­seer, con un pá­rra­fo de sie­te lí­neas, el ca­so de la Pa­na­de­ría Ma­ju­fer, ubi­ca­da en Pe­na da Mu­la, en la pa­rro­quia de Piu­gos, ha ge­ne­ra­do po­lé­mi­ca y tam­bién re­cha­zo por par­te de los afec­ta­dos que pre­sen­ta­ron re­cur­sos con­tra el mi­ni au­to. Uno de los pro­mo­to­res de la de­nun­cia, que pro­vo­có que la jue­za De La­ra pa­sa­se años con la in­ves­ti­ga­ción abier­ta, ex­pre­só su sor­pre­sa por la de­ci­sión ju­di­cial. «Con to­da la do­cu­men­ta­ción re­ca­ba­da y to­do ti­po de prue­bas de las irre­gu­la­ri­da­des, en­tien­do que la de­ci­sión del ar­chi­vo pro­vi­sio­nal de la cau­sa es­ca­pa a to­da nor­ma­li­dad», apun­tó uno de los de­nun­cian­tes.

A lo lar­go de la in­ves­ti­ga­ción, la jue­za De La­ra im­pu­tó a va­rias per­so­nas, en­tre ellas a un arquitecto téc­ni­co mu­ni­ci­pal y lla­mó a de­cla­rar a nu­me­ro­sos fun­cio­na­rios. Además, re­cla­mó al Ayun­ta­mien­to nu­me­ro­sa do­cu­men­ta­ción y le pi­dió que iden­ti­fi­ca­ra a to­do el per­so­nal que pa­só por el ser­vi­cio de ar­chi­vos des­de el año 1992 has­ta enero de 2011, así co­mo a las fun­cio­na­rias en­car­ga­das de tra­mi­ta­ción de li­cen­cias de pri­me­ra ocu­pa­ción en­tre 2008 y 2009.

El po­lé­mi­co ex­pe­dien­te de la pa­na­de­ría fal­tó va­rios años del ar­chi­vo mu­ni­ci­pal. Mien­tras tan­to, el es­ta­ble­ci­mien­to po­dría ha­ber es­ta­do fun­cio­nan­do irre­gu­lar­men­te a sa­bien­das de fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les. Tan­to la ar­chi­ve­ra co­mo a una au­xi­liar fue­ron lla­ma­das a de­cla­rar co­mo tes­ti­gos, pe­ro no su­pie­ron a dón­de fue a pa­rar la do­cu­men- ta­ción que lle­gó a ser re­cla­ma­da en nu­me­ro­sas oca­sio­nes. El ex­pe­dien­te no es­ta­ba en el ar­chi­vo ni cons­ta­ba co­mo pres­ta­do, pe­ro un día la do­cu­men­ta­ción apa­re­ció sú­bi­ta­men­te en­ci­ma de una me­sa. Eso ocu­rrió en sep­tiem­bre de 2010.

Pa­re­ce que la jue­za no lle­gó a sa­ber quién sa­có el do­cu­men­to, aun­que po­dría ser al­gu­na per­so­na re­la­cio­na­da con la sec­ción de ur­ba­nis­mo. En su mo­men­to, la ins­truc­to­ra so­li­ci­tó a la ar­chi­ve­ra un in­for­me so­bre la fe­cha de la de­vo­lu­ción, iden­ti­dad de la per­so­na que se lo en­tre­gó y que le pre­sen­ta­ra la fi­cha o im­pre­so de la de­vo­lu­ción.

La Pa­na­de­ría Ma­ju­fer fue crea­da en 2004 por tres so­cios. Se­gún las de­nun­cias pre­sen­ta­das, fun­cio­na­ría sin cum­plir to­dos los re­qui­si­tos. Pa­re­ce que al­gu­nos ve­ci­nos de la zo­na in­for­ma­ron al Con­ce­llo de la si­tua­ción. Una vez re­ci­bi­das dos de­nun­cias, la jue­za en­vió a in­ves­ti­ga­do­res a la sec­ción de li­cen­cias del Con­ce­llo en bus­ca de do­cu­men­ta­ción pa­ra con­cre­tar si real­men­te hu­bo que­jas en el con­sis­to­rio y cuál fue la ac­ti­tud mos­tra­da des­de las ins­ti­tu­ción mu­ni­ci­pal.

La ca­li­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca en Pe­na da Mu­la no con­tem­pla­ría, ex­pre­sa­ron los in­ves­ti­ga­do­res en su mo­men­to, la po­si­bi­li­dad de cons­truir una na­ve pa­ra pa­na­de­ría en la zo­na.

La jue­za lle­gó a in­ves­ti­gar las cuen­tas de la em­pre­sa y tam­bién a los so­cios. De he­cho, fue impu­tado un fun­cio­na­rio ads­cri­to al ser­vi­cio de Ar­qui­tec­tu­ra del Con­ce­llo de Lugo, con fun­cio­nes de ins­pec­tor de obras, por­que su­pues­ta­men­te lle­gó a ad­qui­rir una par­te de la pa­na­de­ría que lue­go ven­dió a un cons­truc­tor.

Ese fun­cio­na­rio, en su de­cla­ra­ción, di­jo que com­pró una par­te por 18.000 eu­ros y cin­co me­ses des­pués la ven­dió por 25.000. Es­ti­mó que, aún sien­do fun­cio­na­rio pú­bli­co, no te­nía in­com­pa­ti­bi­li­dad pa­ra te­ner una par­te en el ne­go­cio.

Es­te in­ves­ti­ga­do sig­ni­fi­có que, cuan­do se pu­so al día so­bre el fun­cio­na­mien­to, vio «irre­gu­la­ri­da­des que no le gus­ta­ban». Esa fue una de las ra­zo­nes por las que ven­dió su par­te. Re­cha­zó que le pi­die­ran que agi­li­za­ra los trá­mi­tes de las li­cen­cias, pe­ro un pri­mo que for­ma­ba par­te de la so­cie­dad le plan­teó que le mi­ra­ra có­mo es­ta­ba el asun­to por­que no te­nía tiem­po pa­ra ir al Ayun­ta­mien­to. En cuan­to a los in­for­mes que emi­tió en su día so­bre Ma­ju­fer di­jo que to­ma­ba da­tos, pe­ro era un su­pe­rior quien se ocu­pa­ba de la pos­te­rior re­vi­sión.

PRADERO

La pa­na­de­ría cen­tró la in­ves­ti­ga­ción de De La­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.