Se­ño­rías, bien­ve­ni­dos a la cas­ta

Dipu­tados de PP y PSOE afean a los de En Ma­rea que aho­ra se aco­jan a los pri­vi­le­gios que an­tes cri­ti­ca­ban, co­mo el fi­ni­qui­to de 8.000 eu­ros por cua­tro me­ses de tra­ba­jo

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - JUAN CAPEÁNS

Ha pa­sa­do una se­ma­na des­de que se co­no­cie­ron las lla­ma­das «in­dem­ni­za­cio­nes de tran­si­ción» en el Se­na­do y un día des­de la pu­bli­ca­ción de la lis­ta de con­gre­sis­tas que tam­bién per­ci­bi­rán un fi­ni­qui­to de más de 8.000 eu­ros por cua­tro me­ses de tra­ba­jo. El di­ne­ro, ase­gu­ran en el Con­gre­so, ya de­be­ría es­tar en sus cuen­tas. En las ofi­ci­nas de guar­dia de San Je­ró­ni­mo y Bai­lén no se ha re­gis­tra­do ni una so­la re­nun­cia, aun­que de­jan la ven­ta­ni­lla abier­ta por si al­guno de los 384 ex­car­gos elec­tos re­ci­be al­gún in­gre­so, pú­bli­co o pri­va­do, que les obli­ga­ría a re­nun­ciar. Son 54 días que co­bran sin ne­ce­si­dad de tra­ba­jar, que han re­tra­ta­do a to­do el ar­co po­lí­ti­co y que han in­co­mo­da­do a los elec­tos de la nue­va po­lí­ti­ca, que pa­ra pa­sar por ca­ja se han ali­nea­do sis­te­má­ti­ca­men­te con los par­ti­dos de siem­pre. Es­tos úl­ti­mos afean a los otros que ha­gan aho­ra lo que an­tes cri­ti­ca­ban.

El de­ba­te de los co­ches ofi­cia­les que­da a años luz. La lu­cha en­tre la nue­va y la vie­ja po­lí­ti­ca se di­ri­me aho­ra en las ca­ta­cum­bas del me­tro, el trans­por­te pú­bli­co que sue­le uti­li­zar el dipu­tado po­pu­lar Miguel Lo­ren­zo, uno de los que no ha co­bra­do la in­dem­ni­za­ción por te­ner su des­pa­cho de abo­ga­dos abier­to. «Me lla­ma la aten­ción lle­gar en me­tro al Con­gre­so y ver a los de Po­de­mos ba­jar del ta­xi a la puer­ta», la­men­ta. El uso de es­te me­dio es­tá fo­men­ta­do por am­bas Cá­ma­ras, que en­tre­gan a ca­da po­lí­ti­co una tar­je­ta-ta­xi car­ga­da con 3.000 eu­ros anua­les pa­ra sus des- pla­za­mien­tos por Ma­drid (el tra­yec­to de Ba­ra­jas al cen­tro cues­ta 30 eu­ros). ¿Gas­tos anec­dó­ti­cos? Na­da re­sul­ta anec­dó­ti­co cuan­do un bo­lí­gra­fo se mul­ti­pli­ca por 616 car­gos elec­tos. Fo­lio a fo­lio, nó­mi­na a nó­mi­na, Con­gre­so y Se­na­do su­man un pre­su­pues­to de 145 mi­llo­nes de eu­ros anua­les.

¿Cuán­to ha ali­via­do la nue­va po­lí­ti­ca es­te dis­pen­dio? Por par­te de Ciu­da­da­nos, na­da. Los dipu­tados na­ran­jas re­ci­ben sus suel­dos ín­te­gros, y to­dos los que pu­die­ron co­brar la in­dem­ni­za­ción, lo hi­cie­ron. Otro ca­so es el de Po­de­mos-En Ma­rea, que se re­mi­te a su «có­di­go éti­co» pa­ra in­ten­tar jus­ti­fi­car los co­bros. Ex­pli­có los de­ta­lles, tras sal­tar la po­lé­mi­ca, el ex­se­na­dor por A Co­ru­ña Gar­cía Bui­trón: «Del to­tal de la nó­mi­na per­ci­bi­mos 1.900 eu­ros, y de la in­dem­ni­za­ción pa­ra gas­tos (1.822 eu­ros) so­lo nos lle­ga la mi­tad. El res­to va pa­ra el pro­yec­to Im­pul­sa», una ini­cia­ti­va de Po­de­mos que reúne fon­dos con las nó­mi­nas de car­gos que aca­ban en ma­nos de aso­cia­cio­nes afi­nes (300.000 eu­ros el año pa­sa­do).

Es­te des­vío in­dig­na a la ex­dipu­tada Do­lo­res Ga­lo­vart, la úni­ca so­cia­lis­ta que ha re­nun­cian­do a la in­dem­ni­za­ción a pe­sar de re­unir los re­qui­si­tos pa­ra co­brar: «¡Que nun­ca máis nos lla­men cas­ta!», cla­ma la jue­za vi­gue­sa en re­fe­ren­cia a Po­de­mos. La can­di­da­ta sos­tie­ne que lo que le im­por­ta a los ciu­da­da­nos es que, va­ya a don­de va­ya, ese di­ne­ro sa­le del bol­si­llo co­mún.

«No uti­li­zo la tar­je­ta de trans­por­te, voy en me­tro y me lla­ma la aten­ción ver lle­gar en ta­xi a los de Po­de­mos» Miguel Lo­ren­zo Par­ti­do Po­pu­lar (Con­gre­so-A Co­ru­ña) «Que ‘nun­ca máis’ nos lla­men cas­ta, me in­dig­na que Po­de­mos di­ga que ellos so­lo co­bran una par­te» Do­lo­res Ga­lo­vart PSOE (Con­gre­so-Pon­te­ve­dra) «Co­bra­mos unos 1.900 eu­ros, y de los 1.800 de com­ple­men­to re­ci­bi­mos la mi­tad, el res­to va pa­ra Im­pul­sa» Jo­sé M. Gar­cía Bui­trón En Ma­rea (Se­na­do-A Co­ru­ña)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.