Es­te car­te­ro tam­bién lla­ma dos ve­ces

Se can­só de re­par­tir ma­las no­ti­cias con el co­rreo; se pre­sen­tó con UP­yD en las au­to­nó­mi­cas y aho­ra vuel­ve al rue­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - MARILUZ FE­RREI­RO

Jo­sé Ca­ne­do es mo­vi­mien­to. Sa­lu­da a la ve­ci­na que cru­za la Rúa do Vi­lar, en San­tia­go. Bro­mea con el pe­re­grino de pe­ga que ador­na la en­tra­da del Ca­fé Ca­sino. «Es­te se­gu­ro que le vo­ta a Ra­joy», di­ce el nú­me­ro uno de Ciu­da­da­nos al Con­gre­so por A Co­ru­ña. Su ca­sa es un mar de pa­pe­les, un cam­pa­men­to de gue­rra elec­to­ral don­de pa­sa re­vis­ta Zar­pas, un ga­ta­zo. «A no­sa ca­sa non é de fo­to de Ca­sa y

Jar­dín, é das de Ikea», di­ce Lucía, la es­po­sa del can­di­da­to.

«Eu na­cín ao pé dun­ha la­rei­ra», cuen­ta Ca­ne­do. Era un do­min­go de 1957 y se an­to­ja­ba com­pli­ca­do lle­gar al hos­pi­tal des­de Val do Du­bra. Su abue­lo es­cu­chó su llan­to de be­bé, su­po que era un ni­ño y di­jo que «xa po­día ir tran­qui­lo á mi­sa». Su vi­da es uno de esos pa­rén­te­sis tan pro­pios de Ga­li­cia. Pa­dres que emi­gra­ron a Sui­za y Ale­ma­nia. Hi­jos que vi­ven en Ma­drid. Fue cria­do por sus abue­los, pe­ro re­cuer­da una in­fan­cia fe­liz. Su ma­dre tra­ba­ja­ba en una fá­bri­ca en Ale­ma­nia y com­ple­ta­ba la jor­na­da en ca­sa de la je­fa. Los ni­ños nun­ca re­pe­tían ro­pa. So­lo es­tre­na­ban. «Man­dá­ban­nos a Es­pa­ña a rou­pa... Pa­re­cia­mos ri­ca­chóns». Cuan­do te­nía ca­tor­ce años, sus pa­dres re­gre­sa­ron y mon­ta­ron un bar en Ga­le­ras, en San­tia­go. To­ca­ba ayu­dar en el ne­go­cio y es­tu­diar: «Sem­pre com­pa­xi­nei di­fe­ren­tes cou­sas na mi­ña vi­da». Tri­ple apues­ta in­clu­so. Bar por la ma­ña­na, Co­rreos por la tar­de y FP noc­turno. El cóc­tel le pro­du­jo una úl­ce­ra. Pe­ro di­ce que del bar le que­da el gus­to de tra­tar con la gen­te.

Con­fie­sa que apro­bó las opo­si­cio­nes de Co­rreos gra­cias a los re­sú­me­nes de Lucía. «Era un pou­co va­go», di­ce él. «Non ti­ña tem­po», co­rri­ge ella. «Ser fun­cio­na­rio dou­me un­ha es­ta­bi­li­da­de pa­ra crear un­ha fa­mi­lia», apun­ta Ca­ne­do. De re­pen­te, to­do cam­bia cuan­do es­cu­cha la pa­la­bra Pa­drón. Las fra­ses se en­tre­cor­tan. Los ojos se em­pa­ñan. «Le­vá­ba­me moi ben coa xen­te. Can­do mar­chei bo­tá­ron­me en fal­ta. Eu son un ho­me moi sen­ti­men­tal», ex­pli­ca. De Pa­drón a Ma­drid. Una so­la ca­lle. Hi­la­rión Es­la­va. Tan lar­ga que ha­bía que re­par­tir­la.

Más mo­vi­mien­to. Se rie­ron de él cuan­do se pre­sen­tó a las prue­bas pa­ra ser di­rec­tor de su­cur­sal de Ca­ja Pos­tal. Por­que era un car­te­ro. Pe­ro lo con­si­guió. Tras va­rias fu­sio­nes ban­ca­rias aca­bó en el BBVA. Bueno, no aca­bó ahí. «No 2008, can­do me fal­ta­ba un mes pa­ra os cin­cuen­ta, pre­xu­bi­lá­ron­me. Foi fa­tal pa­ra min». Di­ce que se veía «co­mo un inú­til» en ca­sa. En­ton­ces su mu­jer te­nía cán­cer. Y él su­frió su pri­me­ra an­gi­na de pe­cho. «Bah, xa ti­ven tres ou ca­tro», apun­ta. So­li­ci­tó el re­torno a Co­rreos y fi­nal­men­te lo con­si­guió en San­tia­go. «Car­tei­ro da Xun­ta e no Po­lí­gono do Tam­bre... ». Des­cu­brió que los car­te­ros en los úl­ti­mos tiem­pos ha­bían cam­bia­do las pos­ta­les de Na­vi­dad por mu­chas ma­las no­ti­cias.

Y no se que­dó pa­ra­do. Mo­vi­mien­to sin­di­cal, mo­vi­mien­tos ve­ci­na­les... «Xa me di­cían moi­tos que co­mo se­gui­ra así, aca­ba­ba en po­lí­ti­ca». Fue can­di­da­to a la Xun­ta por UP­yD en el 2012, pe­ro la aven­tu­ra aca­bó en de­cep­ción con el par­ti­do. Ha vi­vi­do el as­cen­so y las tur­bu­len­cias ga­lle­gas de Ciu­da­da­nos. Pe­ro di­ce que la po­lí­ti­ca aún me­re­ce la pe­na. «Son un ser­vi­dor pú­bli­co. Non ve­ño a bus­car na­da pa­ra min, ve­ño in­ten­tar axu­dar, a mi­ña vi­da xa es­tá fei­ta». Al ver­lo co­rrer su fa­mi­lia pien­sa en su co­ra­zón. Pe­ro su mu­jer no lo du­da: «É que o des­fru­ta tan­to que hai que apoia­lo».

SAN­DRA ALON­SO

Jo­sé Ca­ne­do ha tra­ba­ja­do co­mo car­te­ro en Pa­drón, Ma­drid y San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.