Un an­fi­trión con pies de ba­rro

El dis­cre­to ni­vel de la za­ga fran­ce­sa, sin Va­ra­ne por le­sión, res­ta op­cio­nes a uno de los fa­vo­ri­tos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa -

Kom­pany se ba­jó del bar­co a los 9 mi­nu­tos y to­do el Ber­na­béu se fro­tó las ma­nos. Per­día el City a uno de los me­jo­res cen­tra­les de Eu­ro­pa (si se pa­sa por al­to su que­ren­cia a la en­fer­me­ría) y Pe­lle­gri­ni in­ten­ta­ba lle­nar su hue­co con un ar­ma­rio. Sal­ta­ba al cés­ped Man­ga­la, en una es­ce­na tan­tas ve­ces vi­vi­da en Man­ches­ter, don­de lle­van un par de años pro­ban­do el tru­co de co­lar a un fran­cés que no las hue­le en la pla­za de un bel­ga que co­jea. A la di­rec­ti­va ci­ti­zen hay que re­co­no­cer­le la per­se­ve­ran­cia: ya en ve­rano ha­bían que­ri­do cam­biar al ga­lo por un ar­gen­tino en Mes­ta­lla. La ope­ra­ción se frus­tró, el Va­len­cia con­fió en Ab­den­nour pa­ra su­plir a Ota­men­di (otro ejer­ci­cio de tri­le­ris­mo) y Man­ga­la se hi­zo el digno: «Hu­bie­ra si­do un pa­so atrás». Se­gu­ra­men­te: ha­bría cam­bia­do el cuar­to pues­to de la Pre­mier por el 12 de la Li­ga y a la com­pren­si­va afi­ción del Etihad por la iras­ci­ble de Mes­ta­lla, pe­ro qui­zá Es­pa­ña le hu­bie­se da­do la opor­tu­ni­dad de em­pe­zar ca­si de ce­ro, sin el pe­so de los más de 50 mi­llo­nes de eu­ros que cos­tó su tras­pa­so des­de el Oporto, y de una se­rie de in­for­tu­nios que le per­si­guen sin tre­gua des­de su se­gun­do par­ti­do en In­gla­te­rra (pe­nal­ti y gol en pro­pia puer­ta).

«Los afi­cio­na­dos del City no han vis­to lo me­jor de mí», sos­tu­vo el fran­cés an­tes de per­der en el Ber­na­béu una se­mi­fi­nal de Cham­pions. «Mi ob­je­ti­vo ha si­do de­mos­trar­me que pue­do ha­cer al­go bueno», afir­mó. Y en eso, en «me­jo­rar la for­ma de de­fen­der», ha in­ver­ti­do Man­ga­la «ca­da en­tre­na­mien­to y ca­da par­ti­do» has­ta vol­ver a ca­sa con la ta­rea pen­dien­te. Con Fran­cia po­drá pro­bar­se, al­ter­nan­do es­ce­na­rio y com­pa­ñía. En es­ta oca­sión es pro­ba­ble que su pre­sen­cia chi­rríe me­nos, por­que se­rá un ga­lo su­plien­do a otro ga­lo.

La fal­ta de Va­ra­ne dis­pa­ra las op­cio­nes de Man­ga­la en el eje de una za­ga de cir­cuns­tan­cias, don­de pe­lea­rá por el pues­to con otros dos sos­pe­cho­sos. Ni Kos­cielny (en el Ar­se­nal), ni Ra­mí (en el Se­vi­lla) han da­do mo­ti­vos a Des­champs pa­ra en­ca­rar la Eu­ro­co­pa tran­qui­lo. Los es­col­tas de Llo­ris, es­ca­sos de cin­tu­ra, tie­nen pin­ta de ir a con­ver­tir­se en los pies de ba­rro del an­fi­trión del tor­neo, que fi­gu­ra en­tre los can­di­da­tos al tí­tu­lo por su fe­no­me­nal cen­tro del cam­po y su acep­ta­ble pe­ga­da.

FRANCK FIFE

Des­champs son­ríe du­ran­te el en­tre­na­mien­to de la se­lec­ción fran­ce­sa en Saint De­nis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.