El PSOE bus­ca el cuerpo a cuerpo con Igle­sias tras el ba­ta­ca­zo de los son­deos

El PP pi­de a los elec­to­res so­cia­lis­tas el vo­to pa­ra fre­nar el «ex­tre­mis­mo» Los dipu­tados de Po­de­mos vio­la­ron su có­di­go éti­co con las in­dem­ni­za­cio­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

La en­cues­ta del CIS ha de­ja­do al PSOE no­quea­do. No so­lo con­fir­ma el sor­pas­so en vo­tos y es­ca­ños que pro­nos­ti­ca­ban otros son­deos, sino que si­túa a los so­cia­lis­tas a tan­ta dis­tan­cia de Uni­dos Po­de­mos que ha­ce muy di­fí­cil pen­sar en la re­mon­ta­da. El va­ra­pa­lo ha si­do de tal en­ver­ga­du­ra que ha he­cho sal­tar por los ai­res la es­tra­te­gia que te­nía di­se­ña­da Pe­dro Sán­chez. El prin­ci­pal ad­ver­sa­rio ha de­ja­do de ser Ma­riano Ra­joy y aho­ra es, sin du­da, Pa­blo Igle­sias.

El can­di­da­to so­cia­lis­ta ini­cia la cam­pa­ña en un es­ce­na­rio de pe­sa­di­lla, el peor po­si­ble, su­pe­ra­do por la iz­quier­da y ba­jo la pre­sión cons­tan­te de te­ner que con­tes­tar una y otra vez si ha­rá pre­si­den­te Ra­joy o a Igle­sias. Al­go que pue­de des­tro­zar su dis­cur­so. Al PSOE le que­da en­co­men­dar­se a ese ter­cio del elec­to­ra­do que aún no ha de­ci­di­do su vo­to.

Sán­chez, puer­ta a puer­ta

Pe­ro Sán­chez no quie­re dar mues­tras de ner­vio­sis­mo. Por eso ha des­pa­cha­do la de­mo­le­do­ra pre­vi­sión del CIS qui­tán­do­le im­por­tan­cia. Ayer ini­ció en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Mós­to­les su cam­pa­ña puer­ta a puer­ta, ca­sa por ca­sa, pa­ra bus­car el vo­to. Una ope­ra­ción de más al­can­ce me­diá­ti­co que efec­ti­vo, ya que las vi­si­tas es­ta­ban pre­via­men­te pre­pa­ra­das pa­ra que le re­ci­bie­ran fa­mi­lias afi­nes pa­ra que no hu­bie­ra con­tra­tiem­pos. En to­do ca­so, el ob­je­ti­vo del PSOE, en reali­dad su úni­ca op­ción pa­ra evi­tar el desas­tre, es mo­vi­li­zar a sus tra­di­cio­na­les vo­tan­tes que han caí­do en el desáni­mo o han op­ta­do por Po­de­mos.

El pa­pel de po­li­cía ma­lo se lo ce­dió ayer a Su­sa­na Díaz, que to­mó la ini­cia­ti­va de ba­jar al cuerpo a cuerpo con Igle­sias, con­tra el que di­ri­gió to­da su ar­ti­lle­ría,- del que di­jo que «no es de fiar» y «so­lo quie­re el po­der». «No es ca­sua­li­dad que el se­ñor Igle­sias se quie­ra dis­fra­zar aho­ra de so­cial­de­mó­cra­ta; si hay al­go que le ha ca­rac­te­ri­za­do to­do es­te tiem­po es que no es de fiar, por­que uno no se le­van­ta una ma­ña­na co­mu­nis­ta, al día si­guien­te de aba­jo o de arri­ba y aho­ra pa­re­ce que es so­cial­de­mó­cra­ta». Díaz anun­ció una ofen­si­va de su par­ti­do en la ca­lle pa­ra con­tar a los ciu­da­da­nos sus re­ce­tas y no atra­par­los en «la cam­pa­ña en­tre el mie­do, la ra­bia y el ren­cor».

El pre­si­den­te de Ara­gón, Ja­vier Lam­bán, si­guió la mis­ma lí­nea y pi­dió a Po­de­mos que «se qui­te de una vez no la ca­re­ta sino las mil ca­re­tas que vie­ne uti­li­zan­do en los úl­ti­mos tiem­pos». Por su par­te, An­to­nio Her­nan­do pu­so a los lí­de­res del PP y de Po­de­mos en el mis­mo ni­vel, lo que da idea de cuál va ser a la es­tra­te­gia so­cia­lis­ta. «Mi­llo­nes de per­so­nas no quie­ren pa­sar de Ra­joy a Igle­sias», ase­gu­ró. De es­te úl­ti­mo di­jo que «di­vi­de a los es­pa­ño­les». «Po­de­mos lin­da al es­te con irán y al oes­te con Ve­ne­zue­la», afir­mó más tar­de en un mi­tin.

Lo­bo con piel de cordero

Los es­tra­te­gas so­cia­lis­tas van a in­ci­dir en el men­sa­je de que Igle­sias es un po­lí­ti­co en el que no se pue­de con­fiar, mo­vi­do por la am­bi­ción per­so­nal y ca­paz de to­do con tal de lo­grar el po­der, un lo­bo que se po­ne la piel de cordero so­cial­de­mó­cra­ta pa­ra tra­tar de en­ga­ñar a los elec­to­res. Pe­ro la cla­ve pa­ra el PSOE es sa­car de la apa­tía a sus po­ten­cia­les vo­tan­tes. La ta­rea es ase­gu­rar pri­me­ro el vo­to de las 750.000 per­so­nas que es­co­gie­ron la pa­pe­le­ta del PSOE el 20D y aho­ra no sa­ben a quién vo­ta­rán y di­sua­dir a las 300.000 que aho­ra di­cen que se que­da­rán en ca­sa. Ade­más, po­ten­ciar el tras­va­se de los de­sen­can­ta­dos con Po­de­mos. En Fe­rraz se afe­rran a que el PSOE es el par­ti­do con el que más se iden­ti­fi­can los ciu­da­da­nos y el que pre­fie­ren que ga­ne, se­gún el CIS. La en­cues­ta tam­bién pa­re­ce abo­nar su te­sis de que la con­ver­sión de Po­de­mos a la so­cial­de­mo­cra­cia no es creí­ble. So­lo el 6,3 % de los vo­tan­tes de la for­ma­ción mo­ra­da se con­si­de­ran so­cial­de­mó­cra­tas, a los que se pue­de su­mar otro 5,2 % que lo ha­cen cuan­do se les pre­gun­ta por se­gun­da vez con qué otra ideo­lo­gía se iden­ti­fi­can. Un 16,9 % di­cen ser so­cia­lis­tas y un 23,8 %, pro­gre­sis­tas.

Con el vien­to a fa­vor al ini­cio de la cam­pa­ña, Pa­blo Igle­sias no quie­re su­bir el tono con­tra el PSOE, a quien di­ce con­si­de­ra un alia­do pa­ra for­mar un Go­bierno pro­gre­sis­ta. Al mis­mo tiem­po, reite­ra que ya no lo ve co­mo ri­val. «Nues­tro ob­je­ti­vo es ga­nar al PP y nos va­mos a es­for­zar mu­cho pa­ra con­se­guir­lo», di­jo ayer.

«Si al­go ha ca­rac­te­ri­za­do a Igle­sias en es­te tiem­po es que no es de fiar. So­lo quie­re el po­der»

Su­sa­na Díaz Pre­si­den­ta de An­da­lu­cía «Po­de­mos se tie­ne que qui­tar de una vez las mil ca­re­tas que vie­ne uti­li­zan­do en los úl­ti­mos tiem­pos»

Ja­vier Lam­bán Pre­si­den­te de Ara­gón «Mi­llo­nes de es­pa­ño­les no quie­ren pa­sar de Ra­joy a Igle­sias, que di­vi­de a los es­pa­ño­les»

An­to­nio Her­nan­do Por­ta­voz del PSOE en el Con­gre­so

ZI­PI

Pe­dro Sán­chez fue ayer ca­sa por ca­sa en Mós­to­les pa­ra pe­dir el vo­to a los so­cia­lis­tas. EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.