«Es to­do fal­so. Es­toy muy tran­qui­lo»

De Gea nie­ga su im­pli­ca­ción en un ca­so de pros­ti­tu­ción y abu­sos se­xua­les

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - 24

El mun­do del fút­bol se vio ayer sal­pi­ca­do por el ca­so Tor­be, des­pués de que la víc­ti­ma que des­en­ca­de­nó la in­ves­ti­ga­ción al em­pre­sa­rio del porno con­ta­se a la Po­li­cía que fue obli­ga­da en el 2012 a man­te­ner re­la­cio­nes con Iker Mu­niain y otro fut­bo­lis­ta —iden­ti­fi­ca­do co­mo Is­co por va­rios me­dios— con­tra su vo­lun­tad en una ci­ta que ha­bría con­tra­ta­do De Gea.

La no­ti­cia, pu­bli­ca­da por el di­gi­tal Eldia­rio.es, pro­vo­có la in­me­dia­ta reac­ción de los ju­ga­do­res im­pli­ca­dos en la de­nun­cia. «Soy el pri­mer sor­pren­di­do con es­ta no­ti­cia. Es una men­ti­ra y una fal­se­dad», afir­mó el por­te­ro de la se­lec­ción es­pa­ño­la que ofre­ció una rue­da de pren­sa en la fran­ce­sa Is­la de Ré, don­de se en­cuen­tra con­cen­tra­do el equi­po na­cio­nal de fút­bol que par­ti­ci­pa­rá en la Eu­ro­pa. Iker Mu­niain, otro de los im­pli­ca­dos acu­sa­do por la jo­ven de abu­so se­xual tam­bién ne­gó las acu­sa­cio­nes des­de su cuen­ta ofi­cial de Twit­ter, don­de hi­zo un lla­ma­mien­to a to­dos los afi­cio­na­dos a que con­fíen en su tes­ti­mo­nio.

Se­gún in­for­ma­ción pu­bli­ca­da por el dia­rio di­gi­tal, un juz­ga­do ma­dri­le­ño in­ves­ti­ga es­te su­pues­to ca­so de pro­xe­ne­tis­mo y por­no­gra­fía con me­no­res. La su­pues­ta red es­ta­ría li­de­ra­ra por el pro­duc­tor y ac­tor Ignacio Allen­de Fer­nán­dez, alias Tor­be, en pri­sión in­con­di­cio­nal des­de el pa­sa­do 28 de abril. La pre­sun­ta tra­ma for­ma­da por seis per­so­nas fue des­man­te­la­da tras la de­nun­cia de una me­nor que fue cap­ta­da en un bar de Ma­drid pa­ra par­ti­ci­par en la gra­ba­ción de ví­deos. La chi­ca acep­tó en un prin­ci­pio tras ofre­cer­le el de­no­mi­na­do rey del porno es­pa­ñol en­tre 300 y 450 eu­ros, pe­ro lue­go se ne­gó y fue coac­cio­na­da y obli­ga­da con­tra su vo­lun­tad a rea­li­zar es­ce­nas se­xua­les me­dian­te el con­su­mo de dro­gas, se­gún la ver­sión de la Po­li­cía Na­cio­nal. Es­ta tes­ti­go pro­te­gi­da fue el sos­tén de una ope­ra­ción que per­mi­tió a los agen­tes en­car­ga­dos de la in­ves­ti­ga­ción cru­zar da­tos con otras pes­qui­sas lle­va­das a ca­bo en Mur­cia. En ella, dos mu­je­res, una es­pa­ño­la y otra ex­tran­je­ra, de­nun­cia­ron que es­ta­ban sien­do obli­ga­das a pros­ti­tuir­se en esa co­mu­ni­dad. La re­la­ción de to­do ello lle­vó a los po­li­cías a dar con un en­tra­ma­do in­ter­na­cio­nal que, su­pues­ta­men­te, pro­veía de mu­je­res ucra­nia­nas pa­ra ro­dar es­ce­nas por­no­grá­fi­cas, a me­nu­do en con­tra de su vo­lun­tad.

En un ho­tel de lu­jo

Pre­ci­sa­men­te, la de­cla­ra­ción po­li­cial de una de es­tas chi­cas, tam­bién tes­ti­go pro­te­gi­da, iden­ti­fi­có al por­te­ro del Man­ches­ter Uni­ted Da­vid de Gea, a Iker Mu­niain y a un ter­cer fut­bo­lis­ta —Is­co pa­ra va­rios me­dios— co­mo las per­so­nas im­pli­ca­das en un en­cuen­tro se­xual en un cén­tri­co ho­tel de Ma­drid en el 2012. Lo hi­zo el pa­sa­do 6 de ma­yo, tras la de­ten­ción de Tor­be. La víc­ti­ma re­la­tó a los agen­tes que fue a un ho­tel ma­dri­le­ño a una fies­ta pri­va­da con otra mu­jer y dos hom­bres. Ha­bían si­do ad­ver­ti­da por el pre­sun­to pro­xe­ne­ta que te­nían que cum­plir con los de­seos de los clien­tes y que no iban a co­brar na­da de ellos. La tes­ti­go pro­te­gi­da pre­ci­só que el en­cuen­tro fue pro­mo­vi­do por De Gea, «el cual se­ría la per­so­na que ha­bría su­fra­ga­do los gas­tos de ese even­to ese día.

An­te la ne­ga­ti­va de la chi­ca, es­ta re­la­tó que Tor­be le «co­gió fuer­te­men­te del bra­zo, no de­jan­do ré­pli­ca al­gu­na, te­nien­do que ac­ce­der a rea­li­zar to­do lo que ellos qui­sie­ran, man­te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les con la chi­ca nue­va y ella».

El in­for­me po­li­cial se­ña­la que am­bas chi­cas «fue­ron abu­sa­das se­xual­men­te por par­te de los chi­cos, ya que si se ne­ga­ban era agre­di­das fí­si­ca­men­te por am­bos, así co­mo tras fi­na­li­zar con los de­seos se­xua­les de am­bos fut­bo­lis­tas, (es­tos) pro­fi­rie­ron ame­na­zas pa­ra que to­do lo su­ce­di­do en esa ha­bi­ta­ción nun­ca sa­lie­ra a la luz y (...) no co­bra­ron na­da por to­das las agre­sio­nes fí­si­cas, se­xua­les... re­ci­bi­das, lle­ván­do­se to­das las ga­nan­cias Tor­be».

Fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción se­ña­la­ron que el in­for­me po­li­cial ya es­tá en ma­nos del juez de ins­truc­ción, que ha da­do tras­la­do a la Fis­ca­lía pa­ra que ana­li­ce los de­ta­lles de las de­cla­ra­cio­nes de la víc­ti­ma y los men­sa­jes de mó­vil. Con to­do ello de­be de­ci­dir aho­ra si les ci­ta a de­cla­rar co­mo in­ves­ti­ga­dos, co­mo tes­ti­gos o no to­ma nin­gu­na me­di­da con­tra los fut­bo­lis­tas. Más in­for­ma­ción so­bre el ca­so en la pá­gi­na 46

JUAN­JO MAR­TÍN EFE

El por­te­ro de la se­lec­ción aban­do­na la sa­la de pren­sa en el ho­tel de con­cen­tra­ción en Fran­cia tras res­pon­der a los pe­rio­dis­tas.

In­for­mes po­li­cia­les. La tes­ti­go de­cla­ró a la po­li­cía que en el en­cuen­tro se­xual los ju­ga­do­res la agre­die­ron e in­sul­ta­ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.