El PP cree que el CIS le fa­vo­re­ce por­que alen­ta­rá el vo­to del mie­do a Po­de­mos

Ra­joy da por amor­ti­za­do al PSOE y re­cla­ma el apo­yo de to­dos los es­pa­ño­les mo­de­ra­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - GON­ZA­LO BAREÑO

El re­sul­ta­do que le otor­ga la en­cues­ta del CIS no es ni mu­cho me­nos aquel al que as­pi­ra­ba y si­gue as­pi­ran­do, pe­ro Ma­riano Ra­joy tie­ne en es­te mo­men­to la cam­pa­ña en el pun­to que desea­ba. Con Uni­dos Po­de­mos co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va a un Go­bierno del PP y con el PSOE a la ba­ja y per­dien­do op­cio­nes co­mo re­cam­bio mo­de­ra­do y sin trau­mas. Los po­pu­la­res pre­ten­den po­la­ri­zar el vo­to plan­tean­do so­lo dos al­ter­na­ti­vas: la de un Go­bierno ra­di­cal for­ma­do por una amal­ga­ma de par­ti­dos li­de­ra­da por Po­de­mos, o la de un Eje­cu­ti­vo en­ca­be­za­do por Ra­joy que ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad, la mo­de­ra­ción, el ac­tual or­den cons­ti­tu­cio­nal y la pro­fun­di­za­ción en unas re­for­mas que han per­mi­ti­do sa­lir de la cri­sis. Y el son­deo del CIS no ha he­cho sino re­for­zar esa es­tra­te­gia.

El PP no se cree los son­deos

El ob­je­ti­vo es dar por he­cho que el PSOE se­rá am­plia­men­te su­pe­ra­do por los de Pa­blo Igle­sias y no ten­drá nin­gu­na po­si­bi­li­dad de go­ber­nar. Y que, por tan­to, si se quie­re lu­char con­tra quie­nes pre­ten­den aca­bar con el mo­de­lo po­lí­ti­co ac­tual so­lo ca­be vo­tar al PP. Una ape­la­ción al vo­to útil di­ri­gi­da por tan­to no so­lo a los vo­tan­tes de Ciu­da­da­nos, con quie­nes se dispu­tan el es­pa­cio po­lí­ti­co, sino tam­bién a los sec­to­res so­cia­lis­tas más mo­de­ra­dos.

Des­de Gé­no­va se res­ta tras­cen­den­cia en to­do ca­so a una en­cues­ta del CIS que po­ne muy di- fí­cil que Ra­joy si­ga go­ber­nan­do. Es­ti­man que des­de la irrup­ción de las nue­vas fuer­zas po­lí­ti­cas los son­deos son una lo­te­ría que siem­pre aca­ba be­ne­fi­cian­do a Po­de­mos. Pe­ro, aún así, es­ti­man que esas pre­vi­sio­nes fa­vo­re­cen al PP por­que con­si­guen asus­tar a los vo­tan­tes mo­de­ra­dos que, por pri­me­ra vez, ven co­mo una po­si­bi­li­dad real la hi­pó­te­sis de que Pa­blo Igle­sias aca­be sien­do el pre­si­den­te del Go­bierno. Eso, a su jui­cio, ten­drá un efec­to mo­vi­li­za­dor en una bue­na pare del tra­di­cio­nal vo­tan­te po­pu­lar que en los úl­ti­mos tiem­pos se ha que­da­do en ca­sa el día de las elec­cio­nes, de­sen­can­ta­do con las po­lí­ti­cas del PP y los ca­sos de co­rrup­ción que afec­tan al par­ti­do.

Ga­nas de una Es­pa­ña mo­de­ra­da

«Veo a la gen­te muy bien y creo que tie­nen ga­nas de una Es­pa­ña mo­de­ra­da», di­jo ayer Ra­joy en San­ta Po­la (Ali­can­te), lo­ca­li­dad en la que tie­ne asig­na­da una pla­za co­mo re­gis­tra­dor de la pro­pie­dad, y en don­de pi­dió tam­bién el vo­to a to­dos los es­pa­ño­les que crean que el país ne­ce­si­ta un «Go­bierno res­pon­sa­ble».

Los ana­lis­tas del PP man­tie­nen que es muy di­fí­cil asig­nar es­ca­ños en es­te mo­men­to por­que di­fe­ren­cias muy pe­que­ñas en vo­tos pue­den ha­cer bai­lar asien­tos en un nú­me­ro gran­de de cir­cuns­crip­cio­nes en fun­ción de quién apro­ve­che me­jor los res­tos y quién mo­vi­li­ce al ele­va­do nú­me­ro de in­de­ci­sos, con lo que las hor­qui­llas pue­den lle­gar a ser muy amplias. No des­car­tan, de he­cho, lle­gar has­ta los 130 es­ca­ños. Al­go que, de man­te­ner­se Ciu­da­da­nos en el ac­tual ni­vel de los 40 dipu­tados, si­tua­ría a la hi­po­té­ti­ca alian­za de es­tos dos par­ti­dos muy cer­ca ya de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, de 176 ac­tas.

Ri­ve­ra, con­tra los dos ex­tre­mos

Esa po­si­bi­li­dad es­tá, sin em­bar­go muy com­pli­ca­da, por­que bue­na par­te de los vo­tos que po­dría re­cu­pe­rar el PP pro­ce­den pre­ci­sa­men­te de an­ti­guos vo­tan­tes emi­gra­dos a la for­ma­ción de Ri­ve­ra. Has­ta un 10 % de los lla­ma­dos a las ur­nas du­dan en es­te mo­men­to en­tre apo­yar al PP o al par­ti­do na­ran­ja. Ciu­da­da­nos tra­ta­rá de rom­per esa es­tra­te­gia de Ra­joy de re­cla­mar el apo­yo de to­dos los vo­tan­tes mo­de­ra­dos si­tuan­do a su vez en los ex­tre­mos al PP y a Uni­dos Po­de­mos.

Ayer, Ri­ve­ra afir­mó que la «Es­pa­ña de las opor­tu­ni­da­des» no la re­pre­sen­tan Ra­joy ni Igle­sias sino «la gen­te sen­sa­ta, mo­de­ra­da y ra­zo­na­ble». «No que­re­mos ex­tre­mis­mos, que­re­mos so­lu­cio­nes y, so­bre to­do, que­re­mos una Es­pa­ña de opor­tu­ni­da­des», al­go que, a su jui­cio, no pa­sa por «se­guir igual que has­ta aho­ra», co­mo de­fien­de Ra­joy, ni por «los ven­de­do­res de hu­mo que quie­ren vol­ver a los ban­dos», en alu­sión a Po­de­mos.

JO­SE JOR­DAN AFP

Ma­riano Ra­joy asis­tió ayer a la tra­di­cio­nal subas­ta de pes­ca­do en la lon­ja de la lo­ca­li­dad ali­can­ti­na de San­ta Po­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.