A la bús­que­da del vo­tan­te de a pie

Los par­ti­dos hu­yen de gran­des mí­ti­nes pa­ra ga­nar­se al ciu­da­dano en la ca­lle y a tra­vés de la te­le­vi­sión y las re­des

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - MA­RÍA CEDRÓN

La ciu­da­da­nía es­tá can­sa­da. Los par­ti­dos lo sa­ben y no du­dan en re­co­no­cer­lo. An­te ellos tie­nen el re­to de le­van­tar del so­fá a los ciu­da­da­nos no com­pro­me­ti­dos con nin­gu­na ban­de­ra. Lle­gar al vo­tan­te de a pie, el que no va a los mí­ti­nes, se ha con­ver­ti­do en el gran ob­je­ti­vo de cam­pa­ña de los par­ti­dos. ¿Cúal es la es­tra­te­gia que usa­rán?. Huir de los gran­des mí­ti­nes, re­cu­rrir a las re­des so­cia­les, pa­tear la ca­lle y tam­bién «ha­brá mu­cha te­le», co­mo re­co­no­ce el vi­ce­se­cre­ta­rio de cam­pa­ña del PP, Fer­nan­do Mar­tí­nez-Mai­llo. Y tan­to que ha­brá te­le. Has­ta el can­di­da­to po­pu­lar, Ma­riano Ra­joy, en­tra con más fuer­za que ha­ce unos me­ses en el te­rreno de la po­lí­ti­ca-es­pec­tácu­lo al ir a una pro­pues­ta que, al pa­re­cer, no ha­bía acep­ta­do has­ta aho­ra y pa­ra la que en la an­te­rior cam­pa­ña ha­bía de­le­ga­do en So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría.

Por­que el pro­duc­to de An­te­na 3 que pu­so a bai­lar a la vi­ce­pre­si­den­ta no es el pro­gra­ma ama­ble de Ber­tín Os­bor­ne al que ha­bía ido el pre­si­den­te y en el que se des­ve­ló co­mo un as del fut­bo­lín. Tam­po­co ha he­cho as­cos, co­mo el res­to de can­di­da­tos, a en­fren­tar­se a las pre­gun­tas de los más pe­que­ños en el pro­gra­ma 26-J, Quie­ro go­ber­nar, de Te­le­cin­co, don­de su­peró en au­dien­cia al can­di­da­to de Po­de­mos, el que más re­cu­rri­rá al me­dio ca­tó­di­co eclip­san­do a su so­cio de IU.

Afán por el már­ke­ting

Ese afán por el már­ke­ting de la sor­pre­sa que tie­ne Po­de­mos lo cri­ti­can des­de el PSOE, que, aun­que no re­cha­za en­trar en la cam­pa­ña es­pec­tácu­lo con el pa­so de Pe­dro Sán­chez por pro­gra­mas co­mo el de Su­sa­na Gri­so o el de la pro­duc­to­ra de Ana Ro­sa, vol­ve­rá a echar mano de la nos­tal­gia que im­pri­me su mar­ca, «la mis­ma a lo lar­go de 137 años de his­to­ria». Re­cuer­dan des­de Fe­rraz que «otros se pre­sen­tan en un con­glo­me­ra­do de par­ti­dos con la úni­ca pro­pues­ta de da­ñar al PSOE». No hay más que com­pro­bar co­mo pa­ra re­for­zar esa idea re­cu­pe­ra­rá a Gon­zá­lez y a Za­pa­te­ro pa­ra dos ac­tos de cam­pa­ña.

De esa for­ma to­ma dis­tan­cia so­bre la fór­mu­la de su prin­ci­pal con­trin­can­te en es­ta cam­pa­ña en la ba­ta­lla por ser la se­gun­da fuer­za más vo­ta­da: «A Po­de­mos le fal­ta ideo­lo­gía y le so­bra már­ke­ting co­mo he­mos vis­to con un pro­gra­ma en for­ma de ca­tá­lo­go sue­co. Lo que im­por­ta a Po­de­mos: la foto, el di­se­ño», ar­gu­men­tan esas mis­mas fuen­tes.

La te­le tam­bién se­rá el mo­do de en­trar en los ho­ga­res que usa­rá el can­di­da­to de Ciu­da­da­nos. Cues­tio­na­do por al­gu­nos por no aca­bar de co­nec­tar con el hom­bre o mu­jer de a pie, ha­ce unos días tra­tó de ba­jar a tie­rra con­fe­san­do, por ejem­plo, an­te el es­pec­ta­dor que no ha­bía con­su­mi­do nun­ca es­ti­mu­lan­tes. Pe­ro lo que ha­rá es­ta vez Ri­ve­ra, al con­tra­rio de lo ocu­rri­do ha­ce seis me­ses, es mo­de­rar su pro­ta­go­nis­mo om­ni­pre­sen­te pa­ra ju­gar la ba­za del ti­rón de otros ros­tros co­mo el de la dipu­tada ca­ta­la­na Inés Arri­ma­das.

Ba­jar a la ca­lle

Es­ta no se­rá des­de lue­go una cam­pa­ña de gran­des mí­ti­nes. Los po­pu­la­res no quie­ren des­apro­ve­char la dis­tan­cia cor­ta con el ciu­da­dano, uno de los te­rre­nos don­de Ra­joy ga­na en­te­ros. «Re­sul­ta el can­di­da­to que más em­pa­ti­za con la gen­te», di­ceMar­tí­nez-Mai­llo. Es al­go que tras­mi­te cuan­do pa­sea por la ca­lle. Que es­tá en su sal­sa. Qui­zá por eso el PP de­ja a un la­do la car­te­le­ría y lan­za una cam­pa­ña «más aus­te­ra en la que no ha­brá car­te­le­ría, ni gran­des mí­ti­nes con múl­ti­ples ora­do­res». Lo que ha­rá es cen­trar­se en la ca­lle, el te­rreno en el que me­jor jue­ga Ra­joy.

No so­lo el PP de­ja­rá ale­tar­ga­da la fór­mu­la de ese can­di­da­to que, a mo­do de es­tre­lla de rock lle­na afo­ros con fans lle­ga­dos en au­to­bús des­de pue­blos o ciu­da­des cer­ca­nas al lu­gar en el que ac­túa. El mi­tin es­pec­tácu­lo no in­tere­sa por­que en es­ta atí­pi­ca cam­pa­ña lo que im­por­ta es mo­vi­li­zar al que tie­ne du­das. Sán­chez ha re­cu­rri­do ya al puer­ta a puer­ta en Mós­to­les e irá a los ac­tos del Día del Or­gu­llo.

Pa­ra Uni­dos Po­de­mos es­ta cam­pa­ña tam­po­co se­rá igual por­que aho­ra el par­ti­do mo­ra­do va en coa­li­ción con Iz­quier­da Uni­da. Aun­que su gran es­tra­te­gia es la sor­pre­sa, la te­le y las re­des so­cia­les, el res­pon­sa­ble de Dis­cur­so de Po­de­mos, Jor­ge Mo­runo, in­di­ca que «va­mos a con­ti­nuar pa­tean­do bas­tan­te el país en una cam­pa­ña muy co­ral con pro­ta­go­nis­mo del ciu­da­dano».

AN­TO­NIO COR­TÉS

Mi­guel Án­gel Vi­so (PP) y Rocío de Fru­tos (PSOE) se cru­za­ron re­par­tien­do pro­pa­gan­da en la fe­ria de Ribadavia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.