Me­jo­rar las con­di­cio­nes: ¿uto­pía o reali­dad?

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - Patricio Sán­chez Pro­fe­sor de la Univ. de Vi­go

La in­ne­ga­ble me­jo­ra de los agre­ga­dos eco­nó­mi­cos del mer­ca­do la­bo­ral es­con­de, co­mo siem­pre que se ha­bla de eco­no­mía, lu­ces y som­bras. Una de sus prin­ci­pa­les som­bras re­si­de en el au­men­to de la pre­ca­rie­dad del em­pleo. Cuan­do se ha­bla de pre­ca­rie­dad, y más con­cre­ta­men­te de có­mo com­ba­tir­la, nos en­con­tra­mos con el pro­ble­ma de que es­te con­cep­to en­glo­ba reali­da­des di­fe­ren­tes. Por tan­to, el pri­mer pa­so es acla­rar a qué nos re­fe­ri­mos.

La pre­ca­rie­dad la­bo­ral tie­ne tres gran­des di­men­sio­nes: ines­ta­bi­li­dad en el em­pleo, di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y vul­ne­ra­bi­li­dad. Una vez iden­ti­fi­ca­das, el si­guien­te ob­je­ti­vo se­ría abor­dar­las de ma­ne­ra in­di­vi­dua­li­za­da. Con res­pec­to a la pri­me­ra di­men­sión, el ob­je­ti­vo a per­se­guir pa­sa­ría por la dis­mi­nu­ción de la tem­po­ra­li­dad, que es uno de los ras­gos más ca­rac­te­rís­ti­cos de la nue­va con­tra­ta­ción. Aquí el ob­je­ti­vo se­ría no tan­to crear em­pleos in­de­fi­ni­dos sino que las du­ra­cio­nes (aún sien­do tem­po­ra­les) abar­ca­ran un ma­yor pe­río­do de tiem­po. El con­di­cio­nan­te eco­nó­mi­co, que su­po­ne el se­gun­do vec­tor, se re­fle­ja prin­ci­pal­men­te en los sa­la­rios. So­bre es­to, se­rían re­co­men­da­bles po­lí­ti­cas que per­mi­tie­sen ga­ran­ti­zar un mí­ni­mo de co­ber­tu­ra eco­nó­mi­ca pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res con suel­dos ajus­ta­dos a las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías pro­fe­sio­na­les y acor­des a las ca­pa­ci­da­des exi­gi­das. La úl­ti­ma di­men­sión es la que más afec­ta­da se ha vis­to y ha in­ci­di­do en los es­tra­tos so­cia­les con ma­yo­res di­fi­cul­ta­des. Por ello, se de­be­ría ini­ciar un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de de­re­chos per­di­dos, fo­men­tan­do la ac­ce­si­bi­li­dad de los em­plea­dos a pres­ta­cio­nes y be­ne­fi­cios so­cia­les.

Es­ta­ble­ci­dos los ob­je­ti­vos y es­bo­za­das las po­lí­ti­cas pa­ra con­se­guir­las, res­ta­ría plan­tear cuá­les se­rían las me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra su pues­ta en mar­cha. Es­tas de­be­rían co­men­zar por la edu­ca­ción y for­ma­ción que se su­po­nen un pi­lar fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo. Com­ple­men­ta­ria­men­te, con­ven­dría desa­rro­llar otras ini­cia­ti­vas de ca­rác­ter trans­ver­sal, co­mo el re­fuer­zo de la ins­pec­ción de tra­ba­jo o la apues­ta por la in­no­va­ción que per­mi­ta me­jo­rar los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos. En de­fi­ni­ti­va, es­ta­mos an­te un pro­ble­ma com­ple­jo, pe­ro si exis­te con­cien­cia pa­ra su me­jo­ra pue­de con­se­guir­se. El pro­ble­ma re­si­de, por tan­to, en que la pre­ca­rie­dad for­me par­te de la agen­da de quien to­ma las de­ci­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.