Un ex­per­to idea una fór­mu­la se­lec­ti­va que li­qui­da ni­dos de avis­pa asiá­ti­ca en so­lo seis días

Uti­li­za una mez­cla de car­ne pi­ca­da, hon­gos y bac­te­rias

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - ELE­NA SILVEIRA

Es for­ma­dor, api­cul­tor, ex­per­to en in­sec­tos y vo­lun­ta­rio en el ser­vi­cio mu­ni­ci­pal de emer­gen­cias de Cam­bre, en A Coruña. Se lla­ma Lo­lo An­dra­de y ha ha­lla­do una fór­mu­la efi­caz y res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te pa­ra eli­mi­nar ni­dos de avis­pa asiá­ti­ca en apro­xi­ma­da­men­te seis días. Ha in­ves­ti­ga­do y pro­ba­do va­rios mé­to­dos, que in­ten­ta di­fun­dir y apli­car en to­da Ga­li­cia pa­ra evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de es­tos bi­chos tan agre­si­vos. Aun­que, su fór­mu­la mágica pa­ra aca­bar con las avis­pas asiá­ti­cas con­sis­te en un con­glo­me­ra­do de es­tos mé­to­dos que se apli­can en va­rias fa­ses.

Lo pri­me­ro es in­for­mar a la po­bla­ción. Pa­ra ello ha edi­ta­do car­te­les que ayu­dan a iden­ti­fi­car los ni­dos pri­ma­rios, don­de la reina se pre­pa­ra pa­ra for­mar su ejér- ci­to de avis­pas. Sue­len es­tar a co­bi­jo en nues­tras pro­pias ca­sas: «Las rei­nas crían en las ca­sas de los hu­ma­nos. Reúnen to­das las con­di­cio­nes: hay in­sec­tos con los que se pue­den ali­men­tar y es­tán al abri­go. El 99 % de los ni­dos pri­ma­rios sue­len en­con­trar­se en hue­cos o ba­jo ale­ros de los te­ja­dos de las ca­sas».

Cuan­do co­mien­za la pri­ma­ve­ra, Lo­lo An­dra­de ins­ta­la las pri­me­ras tram­pas con ce­bo. Las co­lo­ca en lu­ga­res don­de ya ha­bían apa­re­ci­do ni­dos, pues la reina sue­le hi­ber­nar en un ra­dio de 500 me­tros cua­dra­dos. Las lle­na con un atra­yen­te pa­re­ci­do a la ja­lea real que se­gre­gan las lar­vas y, cuan­do van a ali­men­tar­se, ya no sa­len más. «En la mez­cla tam­bién echa­mos al­cohol, ya que ahu­yen­ta a las abe­jas», acla­ra.

Es jus­ta­men­te aho­ra, que em­pie­zan a apa­re­cer las pri­me­ras avis­pas au­tóc­to­nas, cuan­do re­ti­ra esas tram­pas. Las sus­ti­tu­ye por unos ce­ba­de­ros lle­nos de una mez­cla mor­tal pa­ra las ve­lu­ti­nas. «El ce­bo pro­tei­co es car­ne pi­ca­da con otro ele­men­to olo­ro­so e im­preg­na­da con bac­te­rias y hon­gos na­tu­ra­les (en­tre ellos la Beau­ve­ria bas­sia­na)», ex­pli­ca Lo­lo An­dra­de. «Tan so­lo un ejem­plar que ha­ya co­mi­do de es­ta mez­cla pue­de co­lap­sar un avis­pe­ro en­te­ro en tres a ocho días y que­da inu­ti­li­za­do». Por­que la tro­fa­la­xia (el me­ca­nis­mo me­dian­te el cual se ali­men­tan unas a otras o trans­fie­ren fe­ro­mo­nas) per­mi­te esa con­ta­mi­na­ción ma­si­va.

Un ter­ne­ro en 17 días

An­dra­de ex­pli­ca que esa mez­cla atrae a otros in­sec­tos al ce­ba­de­ro, pe­ro él y sus co­la­bo­ra­do­res cri­ban la en­tra­da: «Las abe­jas no se acer­can, por­que la mez­cla tam­bién lle­va al­cohol. Y, aun­que apa­re­cen bi­chos de to­do ti­po, so­lo de­ja­mos en­trar a las ve­lu­ti­nas. Con un par de ho­ras con­se­gui­mos in­fec­tar a bas­tan­tes ejem­pla­res, y ellas mis­mas con­ti­núan des­pués el tra­ba­jo», acla­ra. Aun­que pa­re­ce po­co tiem­po, es­te ex­per­to po­ne un ejem­plo de la vo­ra­ci­dad de las avis­pas asiá­ti­cas: «Re­cien­te­men­te com­pro­ba­mos que son ca­pa­ces de des­pe­da­zar un ter­ne­ro muer­to en el mon­te en so­lo 17 días. Y so­lo de­ja­ron la piel y los hue­sos».

Es­tos co­me­de­ros los sue­len co­lo­car en lu­ga­res don­de hay avis­pe­ros. «Y si in­fec­tan otros ni­dos, lo so­le­mos des­cu­brir en oto­ño, cuan­do caen las ho­jas y que­dan al des­cu­bier­to». El mé­to­do es­tá dan­do ya re­sul­ta­do en Cam­bre, don­de el ser­vi­cio de emer­gen­cias ha eli­mi­na­do 32 ni­dos pri­ma­rios. «¿Qué si pa­ten­to el sis­te­ma? No. Es­tas co­sas no se pue­den pa­ten­tar. Mis in­ves­ti­ga­cio­nes son sin áni­mo de lu­cro», di­ce An­dra­de.

M. MÍGUEZ

Dos miem­bros del equi­po de Pro­tec­ción Ci­vil de Cam­bre mos­tran­do ayer un ni­do de avis­pa asiá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.