El zar­pa­zo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

Un emi­gran­te de Te­rra de Montes, que ha­bía vi­vi­do vein­ti­séis años en Lom­bar­día —ja­más de­cía Ita­lia—, ex­pli­ca­ba a los ve­ci­nos lo fá­cil que era en­ten­der­se en Mi­lán: «Bran­co di­se bian­co, pan di­se pa­ne, e zar­pa­zo di­se sor­pas­so». Los es­tu­dian­tes de en­ton­ces, muy pa­ga­dos de la rup­tu­ra ge­ne­ra­cio­nal que es­tá­ba­mos pro­ta­go­ni­zan­do, ci­tá­ba­mos sus lec­cio­nes en tono bur­les­co, po­nien­do al po­bre Mar­co Po­lo —que así le lla­má­ba­mos— co­mo ejem­plo de ig­no­ran­te osa­día. Y tu­vie­ron que pa­sar cua­ren­ta y cin­co años, has­ta ayer mis­mo, pa­ra que yo me die­se cuen­ta de que aquel hom­bre era un po­li­tó­lo­go vi­sio­na­rio, que, va­lién­do­se de una me­to­ni­mia cons­cien­te, ade­lan­ta­ba el sig­ni­fi­ca­do que va a te­ner en Es­pa­ña el cé­le­bre sor­pas­so.

El brete que es­pe­ra al PSOE no es que va­ya a su­frir un sor­pas­so, que, aun­que plan­tea gra­ves di­le­mas y exi­ge asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des, es al­go nor­mal en el ofi­cio de la po­lí­ti­ca. El pro­ble­ma —Mar­co Po­lo di­xit— es que va a re­ci­bir un zar­pa­zo que pue­de man­dar­lo al ce­men­te­rio, y que ha­rá inú­ti­les to­das las asun­cio­nes de res­pon­sa­bi­li­da­des que quie­ran ha­cer­se el 27J pa­ra mi­ti­gar el gol­pe, evi­tar el co­lap­so e ini­ciar la con­va­le­cen­cia. A Sán­chez, aun­que sue­ne pa­ra­dó­ji­co, le pue­de con­ve­nir el zar­pa­zo, por­que ca­si le obli­ga a ser —de­trás del vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro, ge­ne­ral Ro­drí­guez— el vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do de Igle­sias. Pe­ro al PSOE lo po­ne a los pies de los ca­ba­llos, con una ago­nía len­ta y do­lo­ro­sa de la que es muy po­si­ble que no se re­cu­pe­re ja­más.

Si el re­sul­ta­do del 26J se apro­xi­ma a lo que di­ce el CIS, es­ta­mos an­te una au­tén­ti­ca ca­tás­tro­fe, ya que, con me­nos ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra que en di­ciem­bre, nos ve­re­mos abo­ca­dos a es­co­ger —re­su­mien­do mu­cho— en­tre un go­bierno atra­bi­lia­rio de PSOE, Po­de­mos, con­fluen­cias e in­de­pen­den­tis­tas— pre­si­di­do por Igle­sias—, o ir a las ter­ce­ras elec­cio­nes. Y, aun­que es evi­den­te que la pre­sión pa­ra ha­cer cual­quier Go­bierno, o pa­ra sa­lir por pe­te­ne­ras, va a ven­cer la re­sis­ten­cia de es­ta ca­ter­va de fra­ca­sa­dos a la que le es­ta­mos en­tre­gan­do el po­der y el Es­ta­do, no por eso nos va­mos a li­brar de lo que es­tá pa­san­do en Ca­ta­lu­ña, y que, des­cri­to en sus tér­mi­nos esen­cia­les, es el em­pe­ño en go­ber­nar sin te­ner con qué, de con­fun­dir los de­seos con la reali­dad, y de iden­ti­fi­car la re­ge­ne­ra­ción del país con ir ti­ran­do de cual­quier ma­ne­ra ha­cia cual­quier des­tino.

Las es­pe­ran­zas so­lo pue­den es­tar en que el CIS se ha­ya equi­vo­ca­do, que la ciu­da­da­nía es­pa­bi­le y evi­te el sor­pas­so, que el PP su­me ma­yo­ría con Ciu­da­da­nos, o que Igle­sias ten­ga tan­to éxi­to que pue­da go­ber­nar con los in­de­pen­den­tis­tas y los ba­ta­su­nos e ini­ciar, con to­da le­gi­ti­mi­dad, la de­mo­li­ción del Es­ta­do. Por­que in­clu­so la tie­rra que­ma­da es me­jor que es­ta in­cer­ti­dum­bre tra­pa­llei­ra ha­cia la que to­dos ca­mi­na­mos —en me­tá­fo­ra de Isaías— «co­mo ove­jas que van al ma­ta­de­ro», fie­les a la con­tu­ma­cia, y «vién­do­las ve­nir».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.