Na­cio­na­lis­tas ga­lle­gos, o sea, del BNG

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Xo­sé Car­los Ca­nei­ro

La lo­cu­ción «o sea», que apa­re­ce en el tí­tu­lo de es­ta co­lum­na, per­te­ne­ce al he­cho ex­pre­si­vo de lo inex­cu­sa­ble­men­te ver­da­de­ro, sin atis­bo de error, ca­te­gó­ri­co, in­dis­cu­ti­ble y con­clu­yen­te. O sea, se­pa­ra­do, y no ósea, que ha­ce re­fe­ren­cia a los hue­sos, y tam­po­co oxea, que es la ter­ce­ra per­so­na del ver­bo oxear, es­pan­tar pá­ja­ros, aun­que he te­ni­do la ten­ta­ción de co­lo­car am­bas ex­pre­sio­nes tam­bién en el fron­tis­pi­cio de es­ta co­lum­na. Si­go. No ca­be re­cur­so al­guno con­tra el aser­to y ar­gu­men­tar­lo des­de otro pun­to de vis­ta re­sul­ta­rá ar­duo. Lo di­go por­que yo sí ten­go mo­ti­vos y cau­sas y jui­cios pa­ra afir­mar lo que afir­mo, que en Ga­li­cia el na­cio­na­lis­mo se lla­ma BNG y que to­do lo de­más es una far­ma­co­pea de un­güen­tos elec­to­ra­les que no di­rec­cio­nan a par­te al­gu­na, o sí, mien­to, con­du­cen a caer en las ma­nos de los sien­ten a Ga­li­cia co­mo Ex­tre­ma­du­ra o Cas­ti­lla-La Man­cha. No lo di­go yo, sino el ex­se­na­dor de Po­de­mos, o Ma­rea Atlán­ti­ca, o Ano­va más Iz­quier­da Uni­da y otros trein­ta gru­pos po­lí­ti­cos, Jo­sé Gar­cía Bui­trón. Lo afir­mó cuan­do le pre­gun­ta­ron por la ca­ren­cia de pro­pues­tas pa­ra Ga­li­cia en las 98 pá­gi­nas de pro­gra­ma de Go­bierno que el po­de­mis­mo en­tre­gó al PSOE. Lo di­jo, y así se pu­bli­có en es­te pe­rió­di­co: «Tam­po­co hay nin­gu­na pro­pues­ta so­bre Ex­tre­ma­du­ra o Cas­ti­lla-La Man­cha».

¿Ga­li­cia, pa­ra los cua­tro­cien­tos mil que vo­ta­ron a la Ma­rea, es co­mo Ex­tre­ma­du­ra? Lo du­do. Pe­ro los que man­dan en ese con­glo­me­ra­do de par­ti­dos, Pa­blo Igle­sias y com­pa­ñía, lo con­si­de­ran así.

En el BNG pien­san otra co­sa. Y en es­ta cam­pa­ña van a ir de cara con su pro­pues­ta: se ba­sa, sim­ple­men­te, en pen­sar que Ga­li­cia es Ga­li­cia y no Ex­tre­ma­du­ra o Cas­ti­lla-La Man­cha. Que Ga­li­cia tie­ne su iden­ti­dad, sus re­cur­sos enaje­na­dos, su con­for­ma­ción ideo­sin­crá­ti­ca par­ti­cu­lar o dis­tin­ta o dis­tin­gui­da. Que las de­ci­sio­nes pa­ra Ga­li­cia es pre­ci­so to­mar­las des­de Ga­li­cia y con leon­ti­na ga­lle­ga. Que no es pre­ci­so clau­di­car a la pers­pec­ti­va ma­dri­le­ñis­ta de los que se han da­do en lla­mar «la nue­va po­lí­ti­ca»: ¿nue­va po­lí­ti­ca aque­lla que es­tá alia­da con el in­ter­na­cio­na­lis­mo co­mu­nis­ta, de­ci­mo­nó­ni­co y fra­ca­sa­do, de Iz­quier­da Uni­da?

Ha­cen bien los del BNG. Son na­cio­na­lis­tas ga­lle­gos, no hay du­da. En ellos man­dan ellos, na­die más. De­ci­den lo que de­ci­den, pe­ro no les im­po­nen na­da des­de fue­ra. No tie­nen mu­cho pe­so, di­cen sus enemi­gos, pe­ro el pe­so es su­yo, pro­pio, no fic­ti­cio o cir­cuns­tan­cial. Du­ran­te los vein­te años que es­tu­vie­ron pre­sen­tes en Ma­drid hi­cie­ron que Ga­li­cia se no­ta­se, y mu­cho. Has­ta han cam­bia­do el mo­do de pro­ce­der de otros dipu­tados y se­na­do­res: por­que un dipu­tado o se­na­dor del BNG no va al fo­ro a le­van­tar la mano vo­tan­do lo que dic­tan los man­da­ta­rios de Ma­drid, sino a abri­gar sus ideas y pro­po­si­cio­nes y pro­gra­ma.

Por eso afir­mo en el tí­tu­lo que los na­cio­na­lis­tas ga­lle­gos son del BNG, y por lo tan­to, vo­ta­rán BNG. Por­que no ha­cer­lo es vo­tar al ad­ver­sa­rio. Al no na­cio­na­lis­ta. Yo soy un pa­trio­ta es­pa­ñol, di­jo Pa­blo Igle­sias. A ese vo­ta­rán, pre­ci­sa­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.